Sentencia SL11921-2017/50760 de agosto 9 de 2017

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

SL11921-2017

Rad.: 50760

Acta 28

Magistrado Ponente:

Dr. Jorge Mauricio Burgos Ruiz

Bogotá D.C., nueve de agosto de dos mil diecisiete.

EXTRACTOS: «IV. Recurso de casación

Fue interpuesto por la parte demandada, concedido por el tribunal, y admitido por la Corte, se procede a resolver.

V. Alcance de la impugnación

Pretende el recurrente que la Corte “se case en su totalidad la sentencia recurrida y constituida en sede de instancia, revoque la sentencia de primera instancia y en su lugar absolver a la demandada de las pretensiones consignadas en la demanda”.

Con ese propósito, formula dos cargos, los cuales se estudiarán conjuntamente dado que persiguen la misma finalidad, comparten similar compendio normativo y se valen de argumentos similares.

VI. Cargo primero

Acusa la sentencia de “violatoria de la ley sustancial, por violación directa de los siguientes artículos 488 y 489 del Código Sustantivo del Trabajo, en relación con el artículo 63 de la Constitución Nacional, los artículos 1625 ordinal 10, 2512, 2517, 2535, 2536 modificado por el artículo 8º de la ley 791 de 2002, del Código Civil y 151 del Código de Procedimiento Laboral y de la Seguridad Social”.

A efectos de la demostración del cargo sostiene que la prescripción es una institución jurídica que proporciona, por efecto del transcurso del tiempo, seguridad en las relaciones jurídico patrimoniales, por cuanto permite adquirir el dominio de las cosas o extinguir las obligaciones.

Aduce que la discrepancia con la sentencia impugnada estriba en que al negar la prescripción del derecho a la indexación de la primera mesada pensional, sustentada en que este no se ve afectado por dicho fenómeno, constituye un desconocimiento a lo establecido en el artículo 488 del Código Sustantivo del Trabajo, a mas que “en jurisprudencias anteriores, el punto que se ataca si se reconocía la prescripción extintiva del derecho impetrado en la demanda, en atención a la naturaleza y fines de la prescripción extintiva de derechos por el transcurso del tiempo y la actitud pasiva del acreedor”.

Expone que el derecho a la pensión se adquiere cuando se cumplen los requisitos previstos en la ley, sin que el paso del tiempo lo afecte. Luego de transcribir el artículo 63 de la Constitución, afirma que no existe disposición que prevea la imprescriptibilidad del derecho a la actualización monetaria del derecho pensional.

Agrega que si el derecho a la pensión se adquiere cuando se cumplen los requisitos previstos en la norma para ello, momento en el cual ingresan al patrimonio de la persona, aun incluso sin que medie su reconocimiento, ello no sucede con los demás aspectos derivados de la prestación, por lo que el reclamo tardío conlleva la extinción del derecho pretendido.

Finalmente se refiere a los motivos que llevaron al legislador a expedir la Ley 791 de 2002, que redujo los términos de la prescripción extintiva.

VII. Réplica

Sostiene que en atención a que la sentencia cuestionada se soportó en pronunciamientos jurisprudenciales, el censor debió invocar la interpretación errónea como submotivo de vulneración.

Aduce que aun en el evento de dispensar tal desatino, lo cierto es que el ad quem se atuvo a la línea jurisprudencial trazada por la Corte, referente a la imprescriptibilidad del derecho a la indexación de la primera mesada pensional.

VIII. Cargo segundo

Acusa la sentencia por ser violatoria de la ley sustancial en forma indirecta y por aplicación indebida de los “artículos 488 y 489 del Código Sustantivo del Trabajo, artículo 267 modificado por el artículo 8º de la Ley 171 de 196(sic) en relación con los artículos 2512, 2517, 2535, 2542 y 2536 modificado por el artículo 8º de la ley 791 de 2002 del Código Civil y 151 del Código de Procedimiento Laboral y de la Seguridad Social”.

Como errores de hecho aduce que este consiste en “No dar por demostrado, estándolo, que el derecho impetrado en la demanda se hallaba prescrito”.

Para su demostración aduce que al interior del juicio se acreditó que al demandante le fue reconocida la pensión “el 9 de septiembre de 1996 con retroactividad al 27 de agosto de 1996”, y que solo hasta el 7 de junio de 2007 reclamó la indexación de su mesada pensional, misma que le fue negada por encontrarse prescrito el derecho, hechos estos que fueron acreditados al interior del juicio.

Acota a su vez, luego de referirse de modo general a lo plasmado por el ad quem en torno a la imprescriptibilidad de todos los componentes del derecho pensional y de la connotación que tiene la prescripción como modo de adquirir el dominio de las cosas y extinguir las obligaciones, que:

[…] Adquirido el derecho pensional el valor monetario de derecho pensional y una vez reconocido el derecho ingresa al patrimonio de la persona, la protección como derecho imprescriptible, deja esa condición porque de su goce se hace responsable el titular quien, si por el transcritos de tres años no hace efectiva la reclamación para mejorar el derecho patrimonial, pierde esa posibilidad.

El derecho pensional adquirido por el lleno de los requisitos y el reajuste anual automático, forma el todo del derecho pensional imprescriptible. En todo lo demás, como es el monto pensional, pierde la garantía protectora por formar parte de su patrimonio y responsables de su administración y conservación. El reclamo tardío extingue el derecho a la indexación de la primera mesada pensional por prescripción.

IX. Réplica

El opositor al recurso argumenta que el cargo se encuentra mal formulado, por cuanto se debió atacar la sentencia por la vía directa bajo la modalidad de interpretación errónea.

Agrega que el censor omitió demostrar el yerro cometido por el fallador de segundo grado, toda vez que en el desarrollo del cargo no explica los medios probatorios que no fueron valorados o, que habiendo sido examinados, lo que se dio por probado resulta contrario a lo que de ellos se extrae.

X. Consideraciones

La demanda de casación presentada no es justamente un modelo a seguir en lo que concierne a la técnica apropiada para desvirtuar la legalidad de la sentencia de segundo grado, pues de ella se extrae que la primera inconformidad de la impugnante, formulada por la vía directa, radica en que no se llamara a operar al asunto debatido las disposiciones que regulan la prescripción, a efectos de extinguir el derecho reclamado, cuando realmente el juez de segundo grado lo que estimó es que dada la naturaleza de la indexación procurada, está no podía resultar afectada por el no reclamo oportuno, es decir, no desconoció lo consagrado en el artículo 488 del Código Sustantivo del Trabajo, sino que al equiparar el derecho a la pensión con la actualización de la base salarial, consideró que esta era imprescriptible.

Ahora, en lo atinente al segundo cargo, es bien sabido que cuando la censura opta por acusar la violación indirecta de la ley sustantiva, sus argumentos han de estar orientados a poner en evidencia los dislates cometidos por el ad quem, exclusivamente, de cara a las inferencias fácticas determinantes de la decisión, ya sea porque no tuvo en cuenta un hecho que aparece nítidamente probado, ora porque las deducciones fácticas extraídas por el tribunal comportan una abierta contradicción con el contenido probatorio; exigiendo, en todo caso, que el dislate se ha de predicar respecto a pruebas calificadas.

Sin embargo en la sustentación de tal cargo, la impugnante no pone en entredicho los hechos establecidos por el ad quem, ni tampoco se ocupa explicar cuáles debió dar por acreditados, pese a que ello era lo correspondiente en un cargo por la vía indirecta.

Ahora bien, independientemente de las impropiedades técnicas en las que incurre la censura, lo cierto es que no le asiste razón a la parte recurrente cuando sostiene que el derecho a la actualización del ingreso base de liquidación prescribe después de cumplidos los tres años siguientes al reconocimiento de la pensión de jubilación por cuanto, como lo ha sostenido reiteradamente la jurisprudencia de esta Sala, el derecho a la indexación de la base salarial no está afectado por el fenómeno de la prescripción, sin embargo, y en esto yerra el tribunal, ello no se opone a la extinción del derecho a disfrutar las mesadas de tres años hacia atrás por la inercia del beneficiario, de suerte que cuando el reclamo se eleva una vez vencido el término de que trata el artículo 488 del Código Sustantivo del Trabajo, no resulta posible imponer su pago.

En las materias del derecho del trabajo y la seguridad social, sabido es, como ya se ha sentado por la Corte, que son dos los preceptos que de manera general y con el carácter de orden público reglan la prescripción extintiva de la acción o del derecho: los artículos 488 del Código Sustantivo del Trabajo y 151 del Código Procesal del Trabajo y de la Seguridad Social: el primero, en lo correspondiente a los derechos regulados en ese cuerpo normativo y, el segundo, en lo que tiene que ver con el ejercicio de las acciones que emanan de las leyes sociales. Pero es importante subrayar que ambas disposiciones contemplan una prescripción trienal cuyo término de consolidación empieza a correr desde la ‘exigibilidad’ de la respectiva obligación. También en ambas no basta para la pérdida o extinción del derecho el simple paso del tiempo previsto en la ley, sino que se requiere, además, la inactividad en el derecho o en el ejercicio de la acción durante ese mismo tiempo, pues a decir de la segunda disposición, la simple reclamación escrita del trabajador, recibida por el empleador, sobre un derecho o prestación debidamente determinados, interrumpe la prescripción, pero sólo por un lapso de tiempo igual.

En efecto, esta corporación en sentencia SL11762-2014, asentó respecto a la imprescriptibilidad de la indexación de la primera mesada pensional, que:

[…] 1. Sobre la imprescriptibilidad de la actualización o indexación de la primera mesada pensional.

Como es sabido, y la Sala lo tiene adoctrinado, no prescribe el mecanismo indexatorio para efectos de actualizar el ingreso base de liquidación de la pensión de jubilación, por cuanto lo que se persigue es mantener el valor real del IBL o salario base y no incrementarlo. Por tanto, dicha indexación de la primera mesada es integrante o inherente al status pensional. Al respecto, en sentencia de la CSJ SL, 7 jul. 2005, rad. 24554, se precisó:

en lo que corresponde al fondo del ataque, las enseñanzas o directrices plasmadas en la sentencia del 15 de julio de 2003 con radicación 19557, no se encajan dentro de los presupuestos del caso que ahora se somete a consideración de esta corporación, por lo siguiente:

En la sentencia que rememora el censor, se discutía la reliquidación del valor del monto inicial de la mesada pensional reconocida al trabajador demandante, con fundamento en que se omitió incluir como factores salariales: horas extras, recargos nocturnos, auxilio de transporte, bonificaciones, primas de vacaciones, navidad, alimentación y de servicios; mientras que en el sub lite, lo que se controvierte no son los elementos que sirvieron para conformar esa primigenia mesada sino su actualización como paliativo del fenómeno de la pérdida del poder adquisitivo de la moneda, bajo el amparo de una norma legal que estableció la actualización anual con base en la variación del índice de precios al consumidor certificado por el DANE (inciso 3 del artículo 36 de la Ley 100 de 1993).

La Corte en el mencionado pronunciamiento, manteniendo su criterio sobre la imprescriptibilidad del derecho pensional por su carácter vitalicio, modificó su jurisprudencia para precisar que la acción personal del pensionado tendiente a reclamar los factores económicos relacionados con los elementos integrantes para la obtención de la base salarial sobre la cual se calcula el quantum o monto de la prestación, en la forma como lo haya dispuesto el legislador, la convención o directamente las partes, prescribirá transcurrido el término que para tal efecto prevén los artículos 488 del Código Sustantivo del Trabajo y 151 del Código Procesal del Trabajo y de la Seguridad Social.

La solución aquí adoptada en ningún momento conduce a que se deba generalizar la prescripción trienal a todas las eventualidades que afecten la cuantía inicial de la mesada, pues la postura de la Corte en este puntual aspecto está dirigida a aquellas situaciones en que se deba incrementar el valor económico de la mesada pensional, por la omisión del empleador o entidad encargada de reconocer la prestación, de incluir todos los factores en la base de la liquidación, lo que genera unos créditos no satisfechos que se deben reclamar dentro del término hábil que dispone la ley, pues de no hacerlo el pensionado teniendo la oportunidad para ello, su inactividad conlleva la extinción del derecho a solicitar la reliquidación del monto de dicha pensión.

La actualización del ingreso base de liquidación de la pensión, no implica un incremento de la obligación original, pues no la hace más onerosa, sino que su finalidad es mantener el valor económico real de la moneda frente a la notoria pérdida de su poder adquisitivo, para el caso la aplicación de la revaluación sobre el mismo quantum con el que se reconoció el derecho pensional, respecto del cual el pensionado no tiene ninguna objeción, y en estas condiciones, la solicitud a dicha actualización monetaria no está sometida al término trienal de prescripción, pues ello haría nugatorio que las pensiones mantengan su poder adquisitivo

2. Prescripción de las mesadas causadas, pago de las diferencias pensionales e indexación o corrección monetaria de las sumas adeudadas.

Según quedó explicado en el punto anterior, conforme a la reiterada jurisprudencia de la Corte no prescribe el status de pensionado o el derecho a la pensión en sí mismo, como tampoco algunos derechos que se encuentran estrechamente ligados, tales como la indexación o actualización de la primera mesada.

Sin embargo, como el disfrute de la pensión es de tracto sucesivo y por regla general de carácter vitalicio, se admite la prescripción trienal de las mesadas pensionales exigibles que no se hubieran cobrado por su beneficiario durante el término prescriptivo común del derecho laboral y de la seguridad social.

En otras palabras, y de acuerdo a lo que se debate en este proceso, las diferencias en el valor de las mesadas, surgidas por efecto de la actualización o indexación de la primera mesada —que en este caso resultó procedente como se analizó en sede de casación—, existentes entre lo efectivamente pagado y lo que se ha debido cancelar, si se afectan por el paso del tiempo y se extinguen por su no reclamación oportuna.

(Las resaltas son de la Sala)

No puede pasarse por alto que la prescripción extintiva es sólo posible invocarla <conforme a una regla prácticamente universal>, por vía de excepción, esto es, como medio de defensa procesal; y muy ocasionalmente por vía de acción, es decir, como parte del petitum de la demanda judicial, además, que se condiciona su aplicación a la alegación expresa por parte del que se beneficia con ella, por lo que indudablemente se restringe que su reconocimiento pueda ser oficioso por parte de los administradores de justicia, de allí que la invocación del medio exceptivo deba ser claro y preciso y no dar lugar al querer interpretativo para que se fije su alcance por el juez a quien se encomienda la resolución del conflicto.

Así las cosas, es claro que el ad quem incurrió en el error endilgado por la censura, por cuanto si bien estimó que el derecho pretendido no se extingue por el paso del tiempo, postura que se acompasa con el criterio de la Sala, no entró a considerar si las diferencias pensionales causadas habían prescrito o no, por lo que cabe pensar que entendió erróneamente que respecto de éstas tampoco cabía aducir dicho fenómeno.

Fluye entonces que el tribunal se equivocó, pues como lo ha sostenido de manera constante y reiterada la jurisprudencia de la Sala, aunque el derecho a la actualización de la base salarial que conforma la pensión no prescribe, los beneficios económicos que de esa se derivan, tales como las diferencias generadas, si pueden desaparecer por el transcurso del tiempo y la tardanza de su titular en ejercer las acciones correspondientes.

En consecuencia, se casará la sentencia recurrida en este aspecto.

XI. Sentencia de instancia

En sede instancia, conforme al documento PEN-2846 del 29 de julio de 1997 (fls. 15 y 16), al actor le fue reconocida en la pensión proporcional de jubilación a partir del 27 de agosto de 1996, fecha en la que arribó a los sesenta años de edad, por lo que es a partir de la primera fecha en que estaba en posibilidad de reclamar la reliquidación y, por tanto, debe contarse el término de los tres años de prescripción, los cuales se vencieron en esa misma fecha del año 2000.

De igual forma, de los documentos obrantes folios 2 a 6, se desprende que el actor elevó solicitud tendiente al reajuste de la pensión el 7 de junio de 2007, por lo que interrumpió la prescripción de las mesadas causadas dentro de los tres años anteriores, toda vez que la demanda fue presentada dentro de los tres años siguientes, esto es, el 27 de agosto de 2008 (fl. 23).

En consecuencia, se declararán prescritas las mesadas causadas con anterioridad al 7 de junio de 2004, por lo que se casará parcialmente la sentencia del tribunal, en cuanto declaró no probada la excepción de prescripción, para, en su lugar, en sede de instancia, declarar parcialmente probada la excepción de prescripción respecto de las diferencias en las mesadas causadas con anterioridad al 7 de junio de 2004.

Sin costas en casación en razón al resultado favorable del recurso.

XII. Decisión

En mérito de lo expuesto la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando Justicia en nombre de la República de Colombia y por autoridad de la ley, CASA PARCIALMENTE la sentencia proferida por la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, de Descongestión, el 10 de diciembre de 2010, dentro del proceso ordinario laboral adelantado por Helí Gómez Gómez contra la Empresa Colombiana de Petróleos S.A. (Ecopetrol), en cuanto declaró no probada la excepción de prescripción y confirmó que la reliquidación de la pensión de jubilación se cancelara a partir del 27 de agosto de 1996. No casa en lo demás.

En sede de instancia se declara parcialmente probada la excepción de prescripción respecto de las mesadas causadas con anterioridad al 7 de junio de 2004.

Costas, como se indicó en la parte motiva.

Cópiese, notifíquese, publíquese y devuélvase al tribunal de origen».