Sentencia SL12897-2014 de septiembre 24 de 2014

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Rad.: 42645

Acta 34

Magistrada Ponente

Dra. Elsy del Pilar Cuello Calderón

Bogotá, D.C., veinticuatro de septiembre de dos mil catorce.

EXTRACTOS: «IV. Recurso de casación

Interpuesto por la demandada, concedido por el tribunal y admitido por la Corte, se procede a resolver.

V. Alcance de la impugnación

Pretende el recurrente que la Corte case la sentencia recurrida, para que, en sede de instancia, confirme el fallo de primera instancia e imponga las costas al actor.

Con tal propósito formula un cargo, por la causal primera de casación, que fue replicado.

VI. Cargo único

La censura acusa la sentencia por violación indirecta en la modalidad de aplicación indebida del artículo 268 del CST en relación con los artículos 1º, 3º, 9º, 10, 13, 16, 18, 19, 20, 21, 127, 193, 259, 260 del CST; las leyes 1a de 1932, 206 de 1938, 63 de 1940, 49 de 1943, 6a de 1945, 53 de 1945, 64 de 1946, 24 de 1947, el Decreto 2340 de 1946; los artículos 14, 36, 151 y 289 de la Ley 100 de 1993, 1º y 2º del Decreto 813 de 1994 y 145 del CPT.

Aduce como error de hecho haber dado por probado, sin estarlo, que el actor acreditó labores por más de 10 años en tareas propias de la actividad ferroviaria, que le daban derecho a reclamar la pensión especial, lo cual obedeció a la valoración errónea del folio 17 en el que se relacionaron los diferentes cargos que desempeñó.

En el desarrollo del cargo, afirma que no hay discusión sobre la existencia del vínculo contractual, la fecha de su iniciación, el salario devengado, ni que el actor desplegó funciones en el Departamento de Ferrocarriles de la entidad demandada, en diferentes cargos; solo que en su criterio el demandante no podría ser beneficiario de pensión especial, con base en el artículo 268 del CST y demás normas concordantes, por no haber desempeñado funciones ferroviarias de excepción.

Destaca que, de acuerdo con las disposiciones legales que citó el tribunal, el personal de excepción con derecho a la pensión especial correspondía a “los maquinistas, fogoneros, ayudantes de fogoneros, trabajadores de calderos, fundidores, mineros, trabajadores de talleres, mecánicos ajustadores, sus ayudantes, mecánicos y ayudantes de autoferros, motores de explosión, revisadores de material rodante, frenos de aire y el que desempeñaba funciones iguales a la de los talleres centrales y los motoristas y ayudantes de autoferros se asimilan al personal de casillas de locomotoras”, de donde se infiere que todos los que el actor pregona haber desarrollado, no se encuentran en ese régimen.

Precisa que con la documental que sirvió de soporte al sentenciador, algunos de los cargos desempeñados, esto es, “obrero conservación de vías y obras en operación ferrocarriles-vías y obras, frenero en operación ferrocarriles-tráfico y ayudante de locomotora diésel en Departamento Ferrocarriles-Ferrocarril Interno”, no se enlistan como actividad ferroviaria.

Señala que el hecho de laborar en el Departamento de Ferrocarriles, no implica necesariamente desempeñar una de las funciones de excepción que la ley prevé como generadora de la pensión especial de que trata el artículo 268 del CST.

Agrega que en la sentencia de radicación 32994 del 2 de septiembre de 2008, esta Sala indicó que el cargo de operador de locomotora diésel, no corresponde a los de excepción, y por tanto, tampoco el de su ayudante puede dar lugar a la pensión especial, pues la prestación fue creada a favor de los maquinistas de locomotoras a vapor en razón de la exposición a las calderas operadas por carbón.

Indica que al asimilar algunos cargos de excepción propios de la actividad ferroviaria, el Tribunal aplicó indebidamente el artículo 268 del CST y por ende, debe casarse la sentencia que incurrió en tal error.

VII. Réplica

La oposición indica que el tribunal encontró que los cargos de frenero y ayudante de locomotoras, sí corresponden a aquellos de excepción que dan derecho a la pensión especial de ferroviario, como lo prevé la ley, que fija dicho beneficio para quien haya desempeñado esas funciones por más de 10 años, para lo que se remite a los artículos 5º de la Ley 53 de 1945 y el 8º del Decreto 2340 de 1946 y a las sentencias del 2 de agosto y 5 de septiembre ambas de 2000, cuya radicación no indicó.

Recaba en que el cargo no muestra la evidencia de un error protuberante del tribunal y por ello no se puede quebrar el fallo.

VIII. Consideraciones

El Tribunal se fundamentó en que de acuerdo a la certificación de folio 17, los cargos desarrollados por el demandante, le dan derecho a la prestación reclamada.

La censura radica su inconformidad en que las labores ejecutadas por el actor que constan en la documental ya referida, no corresponden a los cargos de excepción generadoras de la pensión erradamente concedida.

El documento denunciado como mal apreciado, es del siguiente tenor textual:

“El Director División Recursos Humanos certifica:

Que el señor Luis Emigdio de Jesús Tinjacá Rocha, identificado con la cédula de ciudadanía X.XXX.XXX de XXXX, trabaja para esta compañía desde el 1º de abril de 1981, tiene contrato a término indefinido, con una asignación mensual de setecientos cincuenta y seis mil seiscientos setenta y dos pesos con cero centavos ($756.672.00) m/cte.

Durante su permanencia ha desempeñado los siguientes cargos: cargos: (sic)

— Del 1º de abril de 1981 hasta el 15 de enero de 1986 como obrero conservación de vías y obras en operación ferrocarriles-vías y obras.

— Del 16 de enero de 1986 hasta el 19 de marzo de 1992 como frenero en operación ferrocarriles-tráfico.

— Del 20 de marzo de 1992 hasta la fecha como ayudante locomotora diésel en departamento ferrocarriles-ferrocarril interno.

La presente certificación se expide en Belencito a 2 de noviembre de 2006”.

Las normas que se ocupan del derecho pensional de trabajadores dedicados a la actividad ferroviaria, prevén una pensión especial de jubilación a favor de quienes por espacio mínimo de 10 años desempeñen funciones de: maquinistas, fogoneros, ayudantes de fogoneros, trabajadores de calderos, fundidores y mineros, trabajadores de talleres o las actividades aludidas en el artículo 6º de la Ley 53 de 1945, es decir, mecánicos ajustadores y sus ayudantes, mecánicos y ayudantes de autoferros, motores de explosión, revisadores de material rodante y frenos de aire, al igual que quienes desplieguen funciones similares o iguales a las ejecutadas en los talleres centrales.

Conforme al documento de folio 17 atrás transcrito, surge que ninguna de las labores encomendadas al actor se ubica en los cargos de excepción que legalmente dan lugar a la pensión impetrada, por lo que es evidente el error en el que incurrió el sentenciador.

Ahora, aun cuando el tribunal también se amparó en la sentencia de radicación 14074, ha de señalarse que allí, se aludió a un fogonero y maquinista, que sí son beneficiarios de la pensión especial, por lo que tampoco fue acertada la decisión del sentenciador.

Además de lo indicado en precedencia y que evidencia la equivocación fáctica en la que incurrió el ad quem al considerar que las labores ejecutadas por Tinjacá Rocha le otorgaban el derecho, basta indicar que el tema particular ya ha sido objeto de análisis en diferentes oportunidades, en las cuales se ha precisado que solo los cargos estrictamente relacionados en las normas pertinentes, pueden dar lugar al derecho pretendido; así en la sentencia de radicación 35650 del 25 de octubre de 2011, en un proceso seguido contra la misma demandada y en el que se discutió similar asunto, se dijo:

El fundamento esencial del tribunal para negar la pensión especial de jubilación de ferroviario, consistió en que revisados los cargos que desempeñó el actor al servicio de la demandada, esto es el de “obrero de conservación de vías y obras”, “frenero” y “ayudante de locomotora diésel”, no son de aquellos dispuestos en el artículo 6º de la Ley 53 de 1945, para optar por el beneficio pensional reclamado.

Como en las acusaciones no se discuten los cargos que ha desempeñado el demandante y que dio por demostrados el tribunal, es claro que no incurrió en ninguna de las violaciones a las normas legales denunciadas, pues los mismos no hacen parte de aquellos que dan derecho para acceder a la pensión especial de jubilación de ferroviarios que pretende el actor le sea reconocida.

Ello es así, conforme con el texto de las normas que tuvo en cuenta el tribunal (L. 1ª/32, art. 1º; L. 206/38, art 1º; L. 63/40, art. 1º; L. 53/45, arts. 5º y 6º y D. 2340/46, art. 8º), de las cuales se infiere que el régimen especial de pensión a los 20 años de servicio y cualquier edad, cobija exclusivamente a “los maquinistas, fogoneros, ayudantes de fogoneros, trabajadores de calderos, fundidores y mineros, trabajadores de talleres y las actividades enlistadas en el artículo 6º de la Ley 53 de 1945”, actividades estas que se relacionan con “el personal ferroviario de mecánicos ajustadores y sus ayudantes, mecánicos y ayudantes de autoferros, motores de explosión, revisadores de material rodante y frenos de aire, y el que desempeñe funciones similares o iguales a las de los talleres centrales, se considerarán para efectos de esta ley, como personal de talleres”.

Tal como puede observarse, entre los citados cargos no se encuentran los que ha desempeñado el demandante, como “obrero conservación de vías y obras”, “frenero” y ayudante de locomotora diésel”, los que inclusive ya han sido analizados por la Corte para definir que no son de aquellos que permiten acceder a la pensión especial de jubilación de ferroviarios. Es así como en sentencia del 22 de julio de 2009, en la que se reiteraron otras en ese mismo sentido, se dijo:

“Con todo, importa anotar que esta Sala de la Corte ha explicado que el aludido cargo de frenero no es de aquellos cuyo desempeño permita gozar de la pensión especial de jubilación de los trabajadores ferroviarios, como lo asentó en la sentencia del 20 de octubre de 2004, radicación 23462, en la que se acudió a decisiones anteriores sobre el mismo tema:

En cuanto al tercer error de hecho denunciado, se entiende de acuerdo con lo expuesto en la demostración del cargo, que pretende acreditar que el juzgador de segundo grado incurrió en un yerro fáctico al no dar por demostrado que las actividades desempeñadas por el actor, tales como las de frenero y operador de locomotora diésel son exclusivamente ferroviarias.

Aseveración que es infundada por cuanto la parte actora pretende la pensión especial de jubilación a cualquier edad según se indica en el hecho 4 de la demanda inicial (fl. 13, cdno. ppal.), toda vez que las labores desempeñadas y reseñadas en el ataque no están previstas en los preceptos que regulan esta prestación especial. Conviene anotar entonces como se hizo al resolver los cargos anteriores que sobre este tema la Sala en sentencia del 26 de octubre de 2000, radicada con el número 14880, señaló, conforme a la legislación que regula este derecho pensional, cuáles eran las actividades que por excepción dan lugar a esta prestación.

En esa providencia se dijo:

El artículo 1º de la Ley 206 de 1.938 dispone: “El personal de maquinistas, fogoneros, ayudantes de fogoneros, trabajadores de calderos, fundidores y mineros tiene derecho, al cumplir los veinte años de servicio, continua o discontinuamente, en una empresa ferroviaria, oficial o particular, a la jubilación de que habla el artículo 1º de la Ley 1a de 1932, cualquiera que sea la edad”.

Si bien es cierto que de los artículos 1º de la Ley 206 de 1938 y 1º de la Ley 63 de 1940 se deduce que se requiere haber servido durante 20 años en determinadas labores para tener derecho a la pensión especial de jubilación, no es menos cierto que con posterioridad se expidió la Ley 53 de 1945, en cuyo artículo 5º se dispuso: “Los trabajadores ferroviarios que disfruten del beneficio de la pensión mensual vitalicia de jubilación al completar veinte años de servicios continuos o discontinuos cualquiera que sea la edad, de que tratan las leyes 206 de 1938 y 63 de 1940, solo requerirán para ser pensionados en las condiciones que dichas leyes establecen, que la mayoría del tiempo de servicio corresponda a actividad a que dichas disposiciones legales se refieren”.

Y el artículo 8º del Decreto 2340 de 1946, estableció que solo se requiere haber trabajado 10 años en los oficios de excepción para tener derecho a la pensión especial de jubilación.

Como quiera que las actividades de frenero y operador de locomotora diesel desempeñadas por el actor no hacen parte de las relacionadas en las normas citadas como actividades de excepción, ni se demostró su posible equivalencia con aquellas, es razón por la cual tampoco se lograría demostrar el tercero de los yerros endilgados al tribunal, pues como se dijo en la sentencia de 3 de agosto de 2000 radicación 13857 al resolver un caso similar al presente “De los preceptos reseñados se deduce que el régimen especial de pensión a los 20 años de servicio y cualquier edad, cobija exclusivamente a los maquinistas, fogoneros, ayudantes de fogoneros, trabajadores de calderos, fundidores y mineros, trabajadores de talleres y las actividades enlistadas en el artículo 6º de la Ley 53 de 1945” (actividades estas que se relacionan con el personal ferroviario de mecánicos ajustadores y sus ayudantes, mecánicos y ayudantes de autoferros, motores de explosión, revisadores de material rodante y frenos de aire, y el que desempeñe funciones similares o iguales a las de los talleres centrales, se considerarán para efectos de esta ley, como personal de talleres) (Resaltado fuera de su texto original).

Así las cosas, es evidente el desacierto del juzgador y por ello habrá de casarse la sentencia.

En sede de instancia, bastan las breves anteriores reflexiones para confirmar la sentencia absolutoria dictada por el Juzgado Veinte Laboral del Circuito de Bogotá, el 29 de junio de 2007, con costas en ambas instancias.

Sin costas en el recurso extraordinario, dada su prosperidad.

Acéptese como abogada sustituta de la demandada recurrente a la doctora Alida del Pilar Mateus Cifuentes, en los términos del poder obrante de folios (13 a 24)

IX. Decisión

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, CASA la sentencia dictada el diecinueve (19) de junio de dos mil nueve (2009) por la Sala Laboral de Descongestión del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, dentro del proceso ordinario laboral seguido por Luis Emigdio de Jesus Tinjaca Rocha contra Acerias Paz del Rio.

En sede de instancia CONFIRMA la sentencia absolutoria dictada por el Juzgado Veinte Laboral del Circuito de Bogotá proferida el veintinueve (29) de junio de dos mil siete (2007), conforme lo expuesto.

Costas como se dijo.

Cópiese, notifíquese, publíquese, cúmplase y devuélvase el expediente al tribunal de origen».