Sentencia SL13472-2017/47924 septiembre 5 de 2017

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

SALA DE DESCONGESTIÓN 1

Rad.: 47924

Magistrado Ponente:

Dr. Martín Emilio Beltrán Quintero

Acta 9

Bogotá, D.C., cinco de septiembre de dos mil diecisiete.

EXTRACTOS: «IV. Recurso de casación

Interpuesto por la sociedad demandada, concedido por el tribunal y admitido por la Corte, se procede a resolver.

[...].

VIII. Consideraciones

La censura, en este cargo, busca que se determine jurídicamente que para el caso del reajuste de la pensión, por razón del reporte de salarios inferiores a los realmente devengados, el término de la prescripción comienza a correr desde el momento en que la respectiva obligación se hace exigible, esto es, que la reclamación debe hacerse en vigencia del contrato de trabajo, que es cuando el empleador tiene la obligación de pagar cotizaciones y no como lo estableció el tribunal, desde el momento de reconocimiento de la pensión de jubilación. Del mismo modo, persigue que se declare que el ad quem se equivocó al conceder los intereses moratorios previstos en el artículo 141 de la Ley 100 de 1993, en relación con la deuda de diferencias pensionales, en la medida en que los mismos solo proceden por no cancelarse la mesada completa, además que se trata de diferencias en el IBC sobre una pensión legal de jubilación que no pertenece al sistema integral de la citada Ley 100. En este orden se abordará el estudio de la acusación, así:

1. Sobre el primer punto, debe advertirse que las partes en sede de casación no discuten sobre la eventual imprescriptibilidad de la reclamación por factores salariales, sino que la controversia lo es en relación a la fecha de exigibilidad de la prescripción, cuando el empleador cotiza por debajo del salario realmente devengado, y en tales circunstancias el análisis de la Sala será única y exclusivamente sobre el tema planteado por la demandada recurrente, debido al carácter riguroso del recurso extraordinario de casación.

Al respecto, le asiste la entera razón al tribunal y no a la censura, por cuanto la Sala ha venido sosteniendo que mientras no se cumplan los requisitos para configurar el derecho a la pensión, esto es, en tanto la prestación pensional se encuentre en periodo de formación, no es exigible esta clase de reclamación, para el caso en que el empleador efectúe las cotizaciones para el riesgo de pensión con un salario inferior al verdaderamente devengado. En este sentido, la orientación de la Sala se ha plasmado, entre otras, en las sentencias CSJ SL, 27 de febrero de 2013, radicado 42530; CSJ SL792-2013; y CSJ SL2944-2016. En la primera de ellas se dijo:

“[...].

Ahora bien, atendiendo la senda de ataque de las acusaciones, no existe controversia en torno a que el actor cotizó a Caprecom y al Instituto de Seguros Sociales, en virtud a distintas relaciones laborales para diferentes empleadores, y como trabajador independiente; tampoco genera discusión que laboró para la demandada del 1º de septiembre de 1973 al 15 de agosto de 1978, y que ella no lo afilió ni realizó cotización a ninguna entidad de seguridad social, por lo que el tema puntual que suscita discrepancia en el recurso, se circunscribe a determinar la viabilidad de la prescripción de los aportes para pensión que dejó de cancelar la universidad con destino al sistema de seguridad social en pensiones, la Corte ha mantenido una misma línea de pensamiento en cuanto ha indicado que mientras la pensión se encuentre en período de formación, no es exigible y por tanto no prescribe el derecho que le asiste al accionante para poder reclamar el cálculo actuarial o bono pensional que le permita completar el número de semanas o aportes requeridos.

Al efecto es pertinente rememorar lo estudiado en la sentencia del 6 de mayo de 2010, radicación 35083, en cuanto al fijar el criterio que actualmente orienta la jurisprudencia de esta Sala, en lo que tiene que ver con la prescripción de las cotizaciones al sistema de pensiones, expuso:

“Según ese criterio, mientras no se cumplan los requisitos para configurar el derecho pensional obviamente no es exigible y, por lo tanto, no puede comenzar a correr el término prescriptivo; y las cotizaciones son un elemento constitutivo del derecho a la pensión, que mientras no se paguen en la densidad exigida en la ley, impiden la causación del derecho, de tal suerte que, en materia de prescripción, le deben ser aplicadas las mismas reglas, pues carece de todo sentido que el derecho en sí mismo considerado no se vea afectado por el fenómeno de la prescripción, pero que ello no ocurra respecto de los elementos que lo conforman, que, en verdad, le son inherentes”.

La anterior posición jurisprudencial también ha sido desarrollada en las sentencias del 18 de febrero de 2004, radicación 21378, el 22 de noviembre de 2011, radicación 40250 y el 8 de mayo de 2012, radicación 38266.

Como consecuencia de lo visto, el tribunal incurrió en las violaciones a las normas denunciadas, al concluir que los aportes que no realizó la demandada se encontraban prescritos, por lo que el cargo prospera”.

Siguiendo las directrices precedentes, no puede comenzar a correr el término prescriptivo, tal y como lo sugiere la censura, en vigencia del contrato de trabajo, ya que las cotizaciones son un elemento constitutivo del derecho a la pensión que, mientras no se pague en la densidad exigida por la ley, impiden la causación del derecho.

Lo anterior permite a la Sala concluir que el tribunal no incurrió en los yerros jurídicos endilgados por la censura, respecto de la figura de la prescripción.

2. En cuanto al segundo aspecto planteado por la entidad recurrente, respecto de la condena al pago de intereses moratorios impuesta por el ad quem, la Sala encuentra acertado el reproche de la censura, pues esta corporación ha establecido, en innumerables ocasiones, que los intereses moratorios consagrados en el artículo 141 de la Ley 100 de 1993, proceden únicamente para pensiones causadas en vigencia de dicha normativa y, en el sub judice, la pensión de jubilación sobre la cual se piden diferencias pensionales, fue reconocida conforme la Ley 33 de 1985, por lo que la condena frente a dichos intereses resultaba improcedente. Así lo manifestó la Sala en sentencia CSJ SL, 16 de septiembre de 2008, radicado 34358, reiterada en CSJ SL, 17 de mayo de 2011, radicado 36511, cuando sostuvo que:

“[...] Le asiste razón a la entidad impugnante, porque es lo cierto que de tiempo atrás esta Sala de la Corte ha explicado que los intereses por mora de que trata el artículo 141 de la Ley 100 de 1993, solamente proceden respecto del pago de mesadas de pensiones causadas al amparo de esa normatividad, pero no de prestaciones que se hayan consolidado antes de la vigencia de esa ley de seguridad social, al abrigo de normas distintas, como es el caso de la pensión otorgada a la actora, cuya naturaleza convencional no ofrece duda a la Corte.

En efecto, la jurisprudencia de esta la Sala de Casación, sostenida mayoritariamente de tiempo atrás, ha definido que los intereses moratorios son una sanción establecida en la Ley 100 de 1993, respecto del incumplimiento de las pensiones por ella reguladas. Luego, no puede el juez, por vía de analogía, ni por aplicación de principio de favorabilidad extender su aplicación a prestaciones que el referido estatuto de seguridad social no regula”.

Así mismo, es criterio mayoritario de la Sala de Casación Laboral que los intereses moratorios consagrados en la Ley 100 de 1993 no tienen lugar cuando se trata de diferencias o reajustes pensionales, tal y como ocurre en el caso bajo estudio. Así lo expuso la Sala en Sentencia CSJ SL13098-2016, cuando adujo que:

“[...].

En cuanto a la súplica de los intereses moratorios de conformidad con el artículo 141 de la Ley 100 de 1993, según el criterio mayoritario de la Sala, en los eventos de diferencias pensionales, derivadas de reajustes o de reliquidaciones, no hay lugar a los mismos. En sentencia de la CSJ SL, 3 de septiembre de 2003, radicado 21027, entre otras, se puntualizó:

“Además, ha sostenido esta corporación que los intereses moratorios “[...] solo proceden en el caso que haya mora en el pago de las mesadas pensionales, pero no cuando, como en este asunto ocurre, lo que se presenta es un reajuste a las mismas por reconocimiento judicial” (Rad. 13717, jun 30/2000), argumento este plenamente aplicable a este caso, pues la condena consistió en “los reajustes pensionales causados por su liquidación equivocada, actualizados anualmente a partir del 1º de enero de 1998, atendiendo el IPC certificado por el DANE para el año inmediatamente anterior””.

Entonces, como en el sub lite no se está en presencia de mora en el pago de mesadas completas, sino de diferencias derivadas de la reliquidación de la prestación, la preceptiva del artículo 141 de la Ley 100 de 1993 no resulta aplicable”.

Por lo expuesto en precedencia, el cargo resulta parcialmente fundado y, en consecuencia, se casará la sentencia recurrida únicamente, en cuanto le impuso a la demandada el pago de intereses moratorios. Dada la prosperidad del cargo en ese sentido, la Sala se abstiene de estudiar el segundo ataque relativo a tales intereses, por cuanto persigue el mismo fin.

Sin costas en el recurso de casación, por cuanto el cargo es fundado.

En sede de instancia, bastan las mismas consideraciones expuestas en sede de casación, para confirmar parcialmente el fallo del juzgado, en cuanto a la absolución atinente al pago de intereses moratorios. De otro lado, se condenará a la indexación de las sumas causadas y no pagadas, porque se trata simplemente de reconocer la pérdida que sufrió el dinero por el paso del tiempo, para lo cual se revocará dicho fallo de primer grado, respecto a la absolución impartida frente a esta súplica.

IX. Decisión

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, CASA la sentencia dictada por la por la Sala Civil Familia Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Sincelejo, el 22 de julio de 2010, en el proceso ordinario laboral que le instauró Pedro Manuel Padilla Gómez a la Electrificadora de la Costa Atlántica S.A. ESP Distrito Sucre - Electrocosta SA ESP, únicamente en cuanto a la condena impuesta a la demandada, por intereses moratorios.

NO SE CASA en lo demás.

En sede de instancia:

1. SE CONFIRMA parcialmente la sentencia del 14 de marzo de 2008, proferida por el Juzgado Segundo Laboral del Circuito de Sincelejo, solo en cuanto absolvió a la demandada al pago de intereses moratorios.

2. SE REVOCA el fallo de primera instancia, en cuanto absolvió al pago de la indexación de las diferencias pensionales, para en su lugar CONDENAR por este concepto, tal y como quedó explicado en la parte motiva de esta providencia.

3. Se mantienen las demás condenas, en la forma dispuesta por el tribunal.

Sin costas.

Notifíquese, publíquese, cúmplase y devuélvase el expediente al tribunal de origen.