Sentencia SL14199-2017/48139 de septiembre 6 de 2017

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

SL14199-2017

Radicación 48139

Acta 09

Magistrado Ponente:

Dr. Donald José Dix Ponnefz

Bogotá, D.C., seis de septiembre de dos mil diecisiete.

EXTRACTOS: «IV. Recurso de casación

Lo interpuso la parte demandante, concedido por el tribunal y admitido por la Corte, se procede a resolver.

(...).

XII. Consideraciones

La Sala asume el estudio conjunto de los seis cargos propuestos, en la medida en que se dirigen por la misma vía, denuncian similar compendio normativo, se valen de argumentos similares y persiguen un mismo propósito.

No generan controversia en esta sede, los siguientes aspectos fácticos: i) que la Empresa de Energía de Bogotá, mediante Resolución 8311 de octubre de 1995, reconoció pensión de jubilación al demandante a partir del 10 de julio de 1995 (fls. 169 a 172); ii) que el Instituto de Seguros Sociales por Resolución 13801 de 1998 concedió pensión de vejez a Luis Manrique Aranda a partir del 7 de diciembre de 1996 por estar cobijado por el régimen de transición del artículo 36 de la Ley 100 de 1993, y cumplir los requisitos previstos en el Acuerdo 49 de 1990, aprobado por el artículo 1º del Decreto 758 de ese mismo año.

De la lectura de los cargos formulados contra la sentencia proferida por el juez colegiado, se extrae que la inconformidad de la censura radica en que, a su juicio, la pensión de vejez que le reconoció el ente demandado no puede ser subrogada, y por ello, a pesar de admitir que no controvierte el tema de la compartibilidad, el instituto en observancia de la Ley 90 de 1946, solo podía subrogar pensiones de origen legal, y no la extralegal reconocida por la Empresa de Energía de Bogotá, por lo que considera que el pago del retroactivo de las mesadas pensionales que se causaron por virtud de la compartibilidad pensional le pertenece al asegurado y no al empleador.

De tal planteamiento se colige un dislate, o lo que podría entenderse como una tergiversación conceptual, en la medida en que no discrepa de la compartibilidad pensional, pero sí rechaza los efectos que de ella se derivan; pues al producirse tal figura jurídica una prestación subsume a la otra y, por ende, las diferencias las asume el empleador.

No obstante lo anterior, esta corporación de manera reiterada y pacífica, ha precisado que el carácter de compartible o compatible de la pensión de jubilación extralegal con la de vejez que otorga el ISS, depende necesariamente de si esta fue causada con anterioridad o posterioridad a la vigencia del Acuerdo 29 de 1985, aprobado por Decreto 2879 del mismo año, y por razones apenas obvias, en virtud de la compartibilidad de ambas pensiones, al asumir la entidad accionada el pago de la pensión de vejez, debe ordenar la cancelación del retroactivo de las mesadas por pensión de vejez.

En punto al tema, esta Sala de la Corte en sentencia CSJ SL, 4282 de 2017, señaló:

Sobre la figura de la compartibilidad pensional se ha entendido, desde los orígenes de la Ley 90 de 1946, que su finalidad es la subrogación total o parcial de una obligación que estaba en cabeza del empleador, pero que al reunirse los requisitos legales pertinentes, es asumida por la entidad de seguridad social a la que se encuentren inscritos los empleadores y afiliados sus trabajadores. La mencionada ley en punto a las pensiones legales y extralegales, solo vino a ser reglamentada en 1985 por medio del artículo 5º del Acuerdo 29, aprobado por el Decreto 2879 del mismo año, que consagró esa posibilidad para los empleadores inscritos al ISS, que a partir de la fecha de publicación del mismo otorgaran pensiones de jubilación reconocidas en convención, pacto, laudo arbitral o voluntariamente, siempre que continuaran cotizando para los riesgos de IVM hasta el momento en que los afiliados cumplieran los requisitos exigidos por el Instituto, dejando la obligación para esos empleadores de pagar el mayor valor frente a la pensión que venían reconociendo. Posteriormente, con el Acuerdo 49 de 1990, aprobado por el Decreto 758 del mismo año, se hizo una consagración similar. Solo se agregó en el parágrafo de su artículo 18 que esa compartibilidad pensional no operaría cuando, en la convención, pacto, laudo arbitral o acuerdo entre las partes, se dispusiera expresamente la compatibilidad entre las dos prestaciones.

El efecto de la compartibilidad es el de permitirle a los empleadores obligados a pagar pensiones de jubilación, liberarse de esta obligación, o al menos, disminuir la cuantía de la prestación, puesto que el ISS, previo el cumplimiento de los requisitos de ley, procede a cubrir el riesgo, siendo de cuenta del empleador solamente el mayor valor, si lo hubiere, entre la pensión otorgada por este Instituto y la que venía siendo pagada por aquel.

Bajo ese contexto, es claro que en ningún error incurrió el tribunal, por cuanto el análisis probatorio y jurídico lo encaminó a partir de los hechos ciertos e indiscutidos que al actor le había sido reconocida pensión de vejez por el ISS mediante Resolución 26511 de 18 de noviembre de 2003, y pensión de origen convencional por la Empresa de Energía de Bogotá mediante la Resolución 2059 de 20 de 1991, para arribar a la conclusión que si eran compartibles, dado que con anterioridad al 17 de octubre de 1985, es decir, antes de la vigencia del Acuerdo 29 de 1985, solo tenían esa vocación las pensiones de origen legal.

Sobre el particular, la Corte en Sentencia CSJ SL13251-2016, reiterando el criterio expuesto en anteriores providencias, así razonó:

... esta Sala se ha pronunciado en un sinnúmero de oportunidades para señalar que con el artículo 5º del Acuerdo 29 de 1985, aprobado por el Decreto 2879 de la misma anualidad, se dispuso por regla general la compartibilidad de las pensiones extralegales con la de vejez otorgada por el Instituto de Seguros Sociales, a fin de que esta entidad asuma el pago de la obligación pensional, quedando a cargo del empleador tan solo el mayor valor, si existiese, entre esta y aquellas, salvo pacto expreso de las partes en contrario, de suerte que, al ser compartibles en virtud del mandato legal, el retroactivo pensional causado desde el momento en que se cumplen los requisitos para acceder a la pensión de vejez debe ser reembolsado a la empresa que jubila al trabajador que viene pagando la totalidad de la pensión al trabajador, aún después de operada la subrogación.

Así las cosas, tampoco se equivocó el tribunal al determinar que el retroactivo solicitado no le pertenecía al actor, sino al empleador, por haber asumido el pago de las mesadas pensionales mientras le era reconocida la pensión por el ISS.

En este caso, se encuentra suficientemente demostrado y no existe controversia, que la pensión de jubilación que concedió la Empresa de Energía de Bogotá S.A. a Luis Vicente Manrique Aranda es de naturaleza extralegal, y que su reconocimiento de produjo con posterioridad al 17 de octubre de 1985, de lo que resulta que dicha prestación económica es compartible con la pensión de vejez que posteriormente le concedió el Instituto de Seguros Sociales, y por ende, el retroactivo que dispuso por las mesadas pensionales corresponden a la Empresa de Energía de Bogotá.

Conforme a lo precisado, estima la Sala que no se equivocó el sentenciador de alzada al concluir que el valor de las mesadas causadas en forma retroactiva no pertenecía al demandante sino a la Empresa de Energía de Bogotá que como empleador continuó pagando la pensión de jubilación convencional mientras se reconocía la legal de vejez.

Con fundamento en lo anotado, los cargos no prosperan.

Dado que hubo réplica, las costas en el recurso extraordinario están a cargo de la parte recurrente y, como agencias en derecho se fija la suma de tres millones quinientos mil pesos ($ 3.500.000), las cuales se liquidaran de acuerdo al artículo 366-6 del Código General del Proceso.

XIII. Decisión

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia en nombre de la República de Colombia y por autoridad de la ley, NO CASA la sentencia proferida el 30 de abril de 2010 por la Sala Laboral de Descongestión del Tribunal Superior de Bogotá D.C., en el proceso ordinario que promovió Luis Vicente Manrique Aranda contra el Instituto de Seguros Sociales hoy Colpensiones.

Costas en el recurso extraordinario, conforme se indicó.

Notifíquese, publíquese, cúmplase y devuélvase el expediente al tribunal de origen».