Sentencia SL16153-2014/43046 de noviembre 12 de 2014

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

SL16153-2014

Rad.: 43046 Acta 40

Magistrada ponente:

Dra. Clara Cecilia Dueñas Quevedo

Bogotá, D.C., doce de noviembre de dos mil catorce.

EXTRACTO: «IV. Recurso de Casación

Interpuesto por la demandante, concedido por el Tribunal y admitido por la Corte, se procede a resolver.

V. Alcance de la Impugnación

Pretende la parte actora que la Corte case la sentencia recurrida, para que, en sede de instancia, revoque la del a quo, y en su lugar, acceda a las pretensiones de la demanda.

Con tal propósito formula un cargo, por la causal primera de casación.

VI. Cargo Único

Por la vía indirecta y en la modalidad de aplicación indebida, acusa a la sentencia recurrida de violar los artículos «1, 9, 10, 13, 16, 18, 21, del Código Sustantivo del Trabajo; 2, 11, 36 y 49 de la Ley 6ª de 1945; 18, 19, 27, 28, 29, 30, 31, 34, 37, 48 y 49 Decreto 2127 de 1945; 2 de la Ley 65 de 1946: 1, 2 y 6 del Decreto 1160 de 1947; 8º y 12 de la Ley 171 de 1961; 11, 21, 22 y 33 del Decreto 1611 de 1962; 27, 28, 29, 36, 39 y 414 del Decreto 3135 de 1968; 68, 72, 73, 74 y 80 del Decreto 1848 de 1969; 1º de la ley 44 de 1977; 3 y 10 de la Ley 71 de 1988; 5, 6, 7, 11, 19, 46, 47 y 74 de la Ley 100 de 1993; Transgresiones estas a las que fue compelido el Ad quem al cometer violación de medio de las siguientes normas procesales: Artículo 177 y 229 del Código de Procedimiento Civil y de los artículos 60, 61 y 145 del Código Procesal del Trabajo y de la Seguridad Social».

Señala que el quebrantamiento de las citadas disposiciones, se produjo por los siguientes errores de hacho manifiestos:

A.- Dar por demostrado sin estarlo que al hoy difunto Gustavo de Jesús (sic) Castañeda Ospina (q.e.p.d.) los Ferrocarriles Nacionales de Colombia lo despidió con justa causa.

B.- No dar por demostrado estándolo que al hoy fallecido Gustavo de Jesús (sic) Castañeda Ospina (q.e.p.d.) los Ferrocarriles Nacionales de Colombia lo despidió sin justa causa.

C.- Haber dado por demostrado sin estarlo que los Ferrocarriles Nacionales de Colombia cumplió plenamente el procedimiento previsto en el Reglamento Interno de Trabajo de dicha empresa en el momento del despido del finado Gustavo de Jesus (sic) Castañeda Ospina (q.e.p.d.).

D.- No haber dado por demostrado estándolo que los Ferrocarriles Nacionales de Colombia no cumplieron plenamente el procedimiento previsto en el Reglamento Interno de Trabajo de dicha empresa en el momento del despido del finado Gustavo de Jesús (sic) Castañeda Ospina (q.e.p.d.).

Refiere que los yerros fácticos se originaron en la apreciación indebida del Boletín de Personal No. 0237 del 20 de enero de 1986 (fl. 274), la Investigación Administrativa (fls. 354-506), el Reglamento Interno de Trabajo (fls. 553-595) y el documento de folio 312 que contiene el reconocimiento del auxilio de cesantía.

En sustento de su acusación, señala que del documento visible a folio 274, no se extrae que al señor Gustavo de Jesús Castañeda Ospina (q.e.p.d.) se le hubiere comunicado la decisión de despedirlo y dado la oportunidad de recurrir en apelación; que al compás del art. 44 del R.I.T., la empresa estaba obligada a producir el despido en una resolución administrativa; que el error del Tribunal consiste en «no haberse percatado que en el plenario brilla por su ausencia la Resolución Administrativa del despido (…)».

Añade que se desconoció el derecho de defensa del trabajador fallecido en la medida que la empresa no cumplió las formalidades previstas en el R.I.T., a más que el despido «no aparece contenido en ninguna comunicación escrita dirigida al mismo sino que lo que aparece en el paginario (sic) es una constancia que visible a folio 274 da cuenta que efectivamente el citado causante fue despedido».

Apunta que en virtud del «principio de oportunidad», el Tribunal no podía darle valor jurídico a lo relatado por el trabajador en la diligencia de descargos, ya que éste solo fue despedido 68 días después de haber rendido sus descargos, lo que significa que la empresa no le dio la suficiente importancia a su declaración «sino que… fue otro elemento más dentro del acervo probatorio recaudado en la investigación», además que, tampoco debió haberle dado mérito a las declaraciones extra proceso contenidas en la investigación administrativa.

Finalmente, reitera que el Tribunal no se percató de que en el plenario no existía «la comunicación o manifestación escrita suscrita por la citada empresa y dirigida al señor al señor Gustavo de Jesús (sic) Castañeda Ospina (q.e.p.d.) en la cual se le hiciese saber las causas o motivos que tuvo aquella entidad oficial para despedirlo: Ciertamente a folio 274 del cuaderno principal, lo que se aprecia sin ningún rescoldo de duda es que hay una constancia o boletín de novedad de personal expedido por los Ferrocarriles Nacionales de Colombia y que da fe que a mi cliente lo despidieron el 20 de Febrero de 1986, pero de ninguna manera dicha constancia suple la falencia en el informativo ora de la misiva ora carta ora memo ora memorando, etc., que dirigido al señor Gustavo de Jesús (sic) Castañeda Ospina (q.e.p.d.) por su patrono en comento le hubiese informado directamente los motivos que tuvo para tomar la decisión de despedirlo y así respetarle su Derecho Constitucional de Defensa, esto con la finalidad de que las motivaciones fácticas que al despedir se deben informar por el patrono a su trabajador no puedan ser cambiadas en el futuro».

VII. Réplica

Aduce que la censura no hizo ninguna consideración respecto a la comunicación de despido visible a folio 397; que el artículo 44 del R.I.T. no hace referencia a que la comunicación deba corresponder a una resolución «con distintas formalidades a las indicadas en el texto mismo»; que la censura deja de lado la valoración que hizo el Tribunal del expediente administrativo disciplinario en el que consta la actuación previa al despido y que en cambio se adentra en consideraciones como la inmediatez, que no fueron planteadas en la alzada. De todo lo anterior, concluye que el casacionista no atacó todos los fundamentos del fallo recurrido.

VIII. Consideraciones

El tema de la inmediatez del despido, que el recurrente denomina principio de oportunidad, y que trae a colación en el recurso extraordinario, se exhibe como un hecho nuevo, en la medida que no fue planteado en la demanda inicial y, por tanto, no fue debatido en las instancias. En consecuencia, no es posible abordar su estudio, so pena de desconocer el debido proceso y el derecho de defensa de la parte contraria.

En lo concerniente a la supuesta violación del procedimiento establecido en el Reglamento Interno de Trabajo para el despido, advierte la Sala que existe una discordancia entre las pruebas que el recurrente dice que el Tribunal valoró y las que en realidad apreció.

Así se afirma, por cuanto en la demanda de casación se da por sentado que el Tribunal apreció erróneamente el Boletín de Personal No. 0237 del 20 de enero de 1986 (fl. 274), y sobre esa base, se estructura toda una argumentación tendiente a demostrar que el juez colegiado se equivocó toda vez que dicho documento se limita a informar la fecha de terminación del contrato, pero no «suple la falencia en el informativo ora de la misiva ora carta ora memo ora memorando, etc., que dirigido al señor Gustavo de Jesús (sic) Castañeda Ospina (q.e.p.d.) por su patrono en comento le hubiese informado directamente los motivos que tuvo para tomar la decisión de despedirlo…».

Sin embargo, esta Sala al revisar el contenido del fallo recurrido en casación, advierte que el Tribunal en realidad no valoró ese documento, sino el que se encuentra visible a folio 397, el cual da cuenta de un comunicado dirigido por el Jefe de Departamento de Personal de la empresa Ferrocarriles Nacionales de Colombia al señor Gustavo de Jesús Castañeda Ospina (q.e.p.d.) en el que se le informa que la entidad ha tomado la decisión de dar por terminado su contrato de trabajo por «Haber faltado al trabajo sin causa justificada y sin permiso de su inmediato superior, lo que ocurrió en las siguientes fechas: 24 y 26 de septiembre de 1985; los días 6, 19 y 20 de octubre de 1985; 1, 13 y 22 de noviembre de 1985; 7 y 8 de diciembre de 1985, faltas estas por las cuales no se ha aplicado ninguna sanción; por haberse presentado con retardo en su horario de trabajo los días: 23, 28 y 29 de septiembre de 1985; 4, 7, 8, 9, 10 y 11 de noviembre de 1985 y 10 de diciembre del mismo año, hecho este por el cual tampoco se le ha aplicado sanción ninguna; y por ser reincidente en esta clase de conductas». Luego, la carta de terminación del contrato de trabajo con exposición de los motivos que dieron lugar a ello, que echa de menos el recurrente, sí existe en el expediente y, se reitera, fue valorada por el juez de alzada.

De otra parte, en la mentada misiva se aclaró que «surte los efectos de resolución administrativa

», precisión que también deja sin piso el argumento del casacionista conforme al cual la decisión de despido debía revestir la formalidad de resolución administrativa. De cualquier manera, el art. 44 del R.I.T. no expresa que el acto de despido deba ser una resolución administrativa, pues simplemente hace referencia a que concluido el procedimiento se dictará la «providencia del caso» (fls. 570-571).

Así las cosas, no evidencia la Sala ninguna afectación material al debido proceso en el trámite de despido que le adelantó la empresa al señor Castañeda Ospina (q.e.p.d.) y, en consecuencia, la acusación no ha de salir avante.

Dado que hubo réplica, las costas en el recurso extraordinario estarán a cargo de la parte recurrente. Como agencias en derecho se fija la suma de tres millones ciento cincuenta mil pesos ($3.150.000.00).

En mérito de lo expuesto la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando Justicia en nombre de la República de Colombia y por autoridad de la ley, no casa la sentencia proferida el 30 de julio de 2009, por la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, en el proceso adelantado por Ana Lucía Orozco Betancourt contra el Fondo de Pasivo Social de Ferrocarriles Nacionales de Colombia.

Costas como se indicó en la parte motiva.

Cópiese, notifíquese, publíquese, cúmplase y devuélvase el expediente al tribunal de origen».