Sentencia SL17294-2017/52528 de octubre 18 de 2017

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

SALA DE DESCONGESTIÓN 3

Magistrado ponente:

Dr. Donald José Dix Ponnefz

SL17294-2017

Rad.: 52528

Acta 15

Bogotá, D.C., dieciocho de octubre de dos mil diecisiete.

Decide la Sala el recurso de casación interpuesto por Luis Enrique Cruz Fula, contra la sentencia proferida por la Sala Laboral de Descongestión del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá D.C., el 30 de junio de 2011, en el proceso que instauró el Departamento de Cundinamarca contra el recurrente.

EXTRACTOS: «IV. Recurso de Casación.

Interpuesto por Luis Enrique Cruz Fula, concedido por el Tribunal y admitido por la Corte, se procede a resolver.

(…)

VIII. Consideraciones.

Desacierta el recurrente al solicitar en el alcance de la impugnación, que se case y se revoque la sentencia de segundo grado, pues una vez quebrada la providencia del Tribunal, ésta desaparece del mundo jurídico, luego no es posible revocar lo que no existe. No obstante, tal dislate es superable al entender la Sala que la aspiración del censor es la casación total de la sentencia proferida por el ad quem y que en sede de instancia se confirme la del a quo.

De igual modo, no es viable la denuncia del artículo 89 de la cláusula convencional, en tanto que esa disposición no es norma sustancial de carácter nacional.

Como se dijo en los antecedentes, el Tribunal al resolver la controversia se apoyó en el artículo 89 del convenio extralegal suscrito entre el Departamento de Cundinamarca y el Sindicato de Trabajadores oficiales de dicho ente, la certificación del Departamento Administrativo de Desarrollo Humano (fl. 42), el acta de conciliación (fls. 11 a 13), el interrogatorio de parte absuelto por el demandado, probanzas que lo condujeron a establecer que Cruz Fula no tenía derecho a la pensión vitalicia de jubilación que reconoció el Departamento de Cundinamarca.

Descalifica el recurrente la decisión del juez colegiado bajo el supuesto que no valoró el numeral 5 del acta de conciliación y el interrogatorio de parte rendido por el demandado, aseveraciones que resultan desacertadas pues tales medios de convicción fueron soporte probatorio de la decisión, luego, debió acusarlas como mal apreciadas.

Con todo, sabido es que de acuerdo con lo prescrito en el artículo 467 del Código Sustantivo del Trabajo, la convención colectiva tiene por objeto “fijar las condiciones que regirán los contratos de trabajo durante su vigencia”, es decir que la voluntad del legislador fue que lo acordado por las partes como resultado de la negociación colectiva, tuviera aplicación y regulara situaciones que se presenten en el transcurso del contrato de trabajo.

En efecto, dispuso el artículo 89 convencional:

Pensiones de Jubilación. El departamento continuará reconociendo y pagando a los trabajadores a su servicio, por conducto de la Caja de Previsión Social de Cundinamarca —Caprecundi— o la entidad que haga sus veces, la pensión de jubilación con 20 años de servicios, continuos, anteriores o posteriores, a la presente Convención Colectiva de Trabajo y 50 años de edad. Esta pensión será del 75% del promedio salarial devengado durante el último año de servicios.

Tendrán derecho a dicha pensión de jubilación, aunque no hayan cumplido los 50 años de edad, los trabajadores que habiendo laborado al servicio del Departamento por 20 años o más se encontraren absolutamente incapacitados para trabajar, así como también los que hallándose en las mismas circunstancias de servicio sean retirados por causa diferente de separación voluntaria o mala conducta comprobada.

Frente a la norma convencional invocada, el Tribunal encontró dos supuestos fácticos con los cuales se podía generar la pensión de jubilación del demandado, que de acuerdo a las consideraciones expuestas —23 años de servicios y 43 años de edad al momento del retiro— encajó la situación en el segundo caso, que es aquella pensión para los trabajadores que aunque no hayan cumplido la edad de 50 años, pero que hubieran laborado por 20 años o más, se encontraren absolutamente incapacitados para trabajar, o fueran retirados por causa diferente de la separación voluntaria o mala conducta comprobada.

De acuerdo a lo expuesto por el recurrente, específicamente en el segundo error de hecho, asevera que el Tribunal no dio por demostrado, estándolo que además de la bonificación ofrecida por acogerse al Plan E, denominado Plan de retiro voluntario, tiene derecho a la pensión de jubilación, de lo que infiere esta Sala que acepta que la terminación del contrato fue por mutuo consentimiento, no obstante, que en el tercer yerro aduce que tal figura es distinta al retiro voluntario.

Respecto al inciso 2 de la cláusula 89 convencional, esta Corporación en Sentencia CSJ SL, 26 en. 2010, rad. 36095, adoctrinó:

En tales condiciones, y siendo la opción plasmada en el inciso 2º del artículo 89 de la convención colectiva de trabajo, ya transcrita, la única que podría beneficiar al demandado, en tanto no cumplió 50 años de edad encontrándose al servicio del ente accionante, ni tampoco, con por lo menos 20 años de servicio, acumulara los 70 puntos a que alude el inciso 3º, Fernando Varón Guzmán no tenía derecho a que se le reconociera la pensión de jubilación, así hubiera marcado en el formato que se le extendió la opción E (fls. 1609 y 161), prevista para los trabajadores con derecho a pensión, pues es claro, por lo que se dejó explicado, que el accionado no tenía derecho a la pensión de jubilación, salvo lo previsto en el inciso 2º del artículo 89 de la convención colectiva mencionada, posibilidad que dilapidó al retirarse voluntariamente, mediante mutuo consentimiento plasmado en el acta de conciliación con su empleador (Negrillas fuera de texto).

De lo anterior se colige, que si el retiro del servicio fue voluntario, bien haya surgido de un acto unilateral, o consensuado, el fundamento para hacerse merecedor a la pensión convencional en estas condiciones debía radicar en una causa diferente a la separación voluntaria o mala conducta comprobada, luego, si la desvinculación de Cruz Fula fue sencillamente voluntaria, debe decirse que si ésta fue independiente o se originó en un acuerdo de voluntades (conciliación), tales eventos en nada alteran el supuesto contemplado en el texto extralegal, fuente que asigna el derecho reclamado, puesto que finalmente, dicho arreglo produjo el retiro voluntario, y de contera, la imposibilidad de reclamar el derecho de jubilación.

En ese orden, resulta inane lo relacionado con el Decreto 958 de mayo de 1996, por medio del cual se adoptó el Plan de retiro voluntario para los trabajadores oficiales de las Secretarías de Obras Públicas y Agricultura y Desarrollo Económico del Departamento de Cundinamarca, pues el ad quem partió de la nulidad de la que fuera objeto dicho compilado por el Consejo de Estado, y por ello estableció que tal decisión no podía afectar al demandado cuando se acogió al plan de retiro, en tanto que el derecho que había reconocido el ente territorial pendía del contenido del texto convencional, específicamente el inciso 2º del art. 89, lo que de acuerdo con las consideraciones expuestas, no fue el caso del demandado recurrente.

De todo lo dicho, estima esta Sala que el Tribunal no incurrió en los yerros fácticos que le atribuye la censura, lo que conlleva que el cargo resulte impróspero.

Costas en el recurso de casación a cargo del recurrente, por cuanto la acusación no salió avante y hubo réplica. En su liquidación, inclúyanse como agencias en derecho la suma de $3.500.000, que deberá realizar el juez de primer grado, conforme lo establece el artículo 366 del Código General del Proceso.

IX. Decisión.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, NO CASA la sentencia proferida por la Sala Laboral de Descongestión del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá D.C., el 30 de junio de 2011, en el proceso que instauró el Departamento de Cundinamarca contra Luis Enrique Cruz Fula.

Costas, conforme se estableció en la parte motiva.

Cópiese, notifíquese, publíquese, cúmplase y devuélvase el expediente al tribunal de origen».