Sentencia SL21934-2017/47035 de octubre 25 de 2017

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

SL21934-2017

Rad.: 47035

Magistrado Ponente:

Dr. Jorge Luis Quiroz Alemán

Acta 39

Bogotá, D. C., veinticinco de octubre dos mil diecisiete.

EXTRACTOS: «IV. Recurso de casación

Interpuesto por la activa, concedido por el tribunal y admitido por la Corte, se procede a resolver.

(…)

VII. Consideraciones

La inconformidad de la parte recurrente con el fallo atacado, radica en que conforme al principio de la condición más beneficiosa, es posible dar aplicación a los artículos 6º y 25 del Acuerdo 049/90, y obtener el reconocimiento de la pensión de sobrevivientes demandada.

Como el cargo se encaminó por la vía jurídica, quedan indemnes los siguientes soportes fácticos: (i) que la afiliada señora María Nelly Ramírez Ramírez falleció el 24 de julio de 2006; (ii) que dentro de los tres años anteriores al deceso no cotizó 50 semanas, y (iii) que para la época del óbito contaba con 404.82 semanas.

Pues bien, para resolver los cuestionamientos del impugnante, basta con decir que esta corporación ha reiterado de manera pacífica, que el derecho a la pensión de sobrevivientes debe resolverse en virtud de la norma que se encuentra vigente al momento del deceso del afiliado o pensionado, de ahí que, tal y como lo advirtió el ad quem, la disposición que gobierna el asunto es el artículo 12 la Ley 797/03, en tanto la señora María Nelly Ramírez Ramírez, falleció el 24 de julio de 2006, disposición legal que condiciona el acceso a dicha prestación a que la aportante hubiera cotizado por los menos 50 semanas en los 3 años anteriores a su deceso, exigencia que no satisfizo la causante, pues en ese lapso no efectuó ningún aporte, y con ello no dejó causado el derecho que ahora reclaman sus beneficiarios.

Ahora, si se analiza el presente asunto con apoyo en el parágrafo 1º del artículo 12 de la Ley 797/03, aspecto que no examinó el tribunal, tampoco habría lugar a quebrar la sentencia, pues no se reúnen las exigencias allí previstas, toda vez que el régimen de prima media anterior al fallecimiento de la afiliada —24 de julio de 2006— para obtener la pensión de vejez, no sería otro que el previsto en el artículo 33 original de la Ley 100 /93, que exige 1075 semanas de cotización para dicha anualidad, densidad que no alcanzó a completar, por cuanto en toda su vida laboral cotizó 404.82, como se afirmó en la demanda.

Tampoco es posible estudiar dicha prestación bajo la perspectiva del Acuerdo 049/90, por cuanto la afiliada no era beneficiaria del régimen de transición, toda vez que para el 1º de abril de 1994, contaba con 31 años de edad y sumaba 217.5 semanas cotizadas, que no corresponde a 15 años de servicio o de cotización.

Como el recurrente invoca el principio de la condición más beneficiosa a fin de que el asunto se defina con apoyo en los artículos 6º y 25 del Acuerdo 049/1990, resulta pertinente advertir que no es viable efectuar un ejercicio plus ultrativo de aplicación de normas, a fin de determinar cuál se ajusta a las condiciones particulares de los reclamantes o cuál resulta ser más favorable, puesto que se incurriría en desconocimiento de principios trascendentales del ordenamiento jurídico como la seguridad jurídica, y las reglas sobre vigencia de las leyes sociales en el tiempo.

En efecto, en la Sentencia SL12206-2014 se sostuvo que:

Por lo demás, no es procedente la aplicación de la condición más beneficiosa para acudir al Acuerdo 049 de 1990, pues dicho principio no se constituye en una patente de corso que habilite a quien no cumple los requisitos de la normatividad que le es aplicable, a efectuar una búsqueda histórica en la legislaciones anteriores para ver cual se ajusta a su situación, pues, esto desconoce el principio según el cual las leyes sociales son de aplicación inmediata y en principio rigen hacia el fututo.

Esta corporación en Sentencia CSJ SL, 9 dic. 2008 Rad. 32642, reiterada en las de 16 feb. 2010 Rad. 39804 y 15 mar. 2011 Rad. 42021, precisó:

… no es admisible aducir, como parámetro para la aplicación de la condición más beneficiosa, cualquier norma legal que haya regulado el asunto en algún momento pretérito en que se ha desarrollado la vinculación de la persona con el sistema de la seguridad social, sino la que regía inmediatamente antes de adquirir plena eficacia y validez el precepto aplicable conforme a las reglas generales del derecho (…) Lo que no puede el juez es desplegar un ejercicio histórico, a fin de encontrar alguna otra legislación, más allá de la Ley 100 de 1993 que haya precedido –a su vez– a la norma anteriormente derogada por la que viene al caso, para darle una especie de efectos ‘plusultractivos’, que resquebraja el valor de la seguridad jurídica. He allí la razón por la cual la Corte se ha negado a aplicar la condición más beneficiosa en los procesos decididos por las sentencias del 3 de diciembre de 2007 (Rad. 28876) y 20 de febrero de 2008 (Rad. 32.642).

(…)

Respecto de los casos que invoca el recurrente resueltos por esta corporación en que se aplicó la condición más beneficiosa y se concedieron las prestaciones de supervivencia de conformidad con el Acuerdo 049 de 1990, se trata de eventos en que los decesos ocurrieron antes de la vigencia de la reforma introducida por la Ley 797 de 2003, lo que implica que se trata de supuestos fácticos diferentes.

En esta medida, no le asiste razón a la censura cuando afirma que los artículos 6º y 25 del Acuerdo 049/90 eran aplicables al caso examinado, pues debido a la fecha del fallecimiento de la causante, esto es, el 24 de julio de 2006, la norma que regulaba el asunto era la Ley 797/03.

En estas condiciones, el cargo resulta infundado.

Sin costas en el recurso de casación, por cuanto no hubo réplica.

VIII. Decisión

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, NO CASA la sentencia dictada el 5 de mayo de 2010, por la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Ibagué, en el proceso que instauró Luis Alberto Gutiérrez, en nombre propio y en representación de su menor hijo A.F.G.R., en contra de la Administradora de Pensiones y Cesantías BBVA Horizonte y al Instituto de Seguros Sociales, hoy Colpensiones.

Sin costas.

Cópiese, notifíquese, publíquese, cúmplase y devuélvase el expediente al tribunal de origen».