Sentencia SL2308-2017/48363 de febrero 15 de 2017

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Rad.: 48363

Magistrado Ponente:

Dr. Jorge Luis Quiroz Alemán

Acta 05

Bogotá, D.C., quince de febrero de dos mil diecisiete.

Decide la Sala el recurso de casación interpuesto por el Banco Cafetero en liquidación, contra la sentencia proferida por la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, el 30 de abril de 2010, en el proceso ordinario laboral que en su contra instauró la señora Gladys Ramírez Suárez.

I. Antecedentes

Gladys Ramírez Suárez llamó a juicio al Banco Cafetero en Liquidación, con el propósito de obtener la reliquidación de la pensión de jubilación, la diferencia entre lo causado y pagado y los intereses moratorios.

Fundamentó sus peticiones, básicamente, en que el Banco demandado mediante Resolución 29 de 1994 le reconoció la pensión de jubilación a partir del 28 de febrero de 1994, en cuantía de $ 113.735.06; que al momento de liquidar el monto pensional no tuvo en cuenta la pérdida del poder adquisitivo, entre la fecha de terminación del vínculo laboral y aquella en que se causó la prestación económica, y que agotó la vía gubernativa (fl. 1).

Al dar respuesta a la demanda, la parte accionada se opuso a las pretensiones; en cuanto a los hechos aceptó el reconocimiento de la pensión en favor de la demandante, en el quantum que se indicó, y la reclamación administrativa que elevó la actora el 14 de abril de 2008.

En su defensa, propuso las excepciones de inexistencia de las obligaciones reclamadas, pago, compensación y prescripción (fls. 26 a 31).

II. Sentencia de primera instancia

El Juzgado Primero Laboral del Circuito de Bogotá, mediante fallo de 6 de febrero de 2009, dispuso lo siguiente:

“Primero: CONDENAR al Banco Cafetero S.A. en liquidación, a reliquidar la pensión vitalicia de jubilación a la señora Gladys Ramírez Suárez: en consecuencia debe reconocer por tal concepto la cuantía mensual de cuatrocientos cuarenta y un mil ochocientos cincuenta y ocho pesos con cincuenta y seis centavos m/l ($ 441.858.65), desde Enero 23 de 1994, suma sobre la cual habrán de aplicarse los reajustes anuales establecidos en la ley, sobre la totalidad de las mesadas.

Segundo: CONDENAR al Banco Cafetero S.A. en liquidación a pagar a la señora Gladys Ramírez Suárez las diferencias resultantes por concepto de mesadas atrasadas y adicionales incorrectamente pagadas, junto con sus reajustes de ley, causadas entre la fecha de adquisición del derecho pensional -Enero 23 de 1994- y el momento en que se verifique el pago en la cuantía establecida pos este Juzgado.

Tercero: CONDENAR al Banco Cafetero S.A. en liquidación a pagar a la señora Gladys Ramírez Suárez la tasa máxima de intereses moratorios vigentes, previstos en el artículo 141 de la Ley 100 de 1993, sobre cada una de las diferencias, respecto de las mesadas pensionales causadas a su favor a partir de Enero 23 de 1994 y hasta la fecha en que se produzca el pago (fls. 74 a 82)”.

III. Sentencia de segunda instancia

Apeló la demandada. La Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, mediante sentencia de 30 de abril de 2010, modificó los numerales primero, segundo y tercero de la decisión de primer grado, en el sentido de que las condenas allí impuestas, emergen a partir del 14 de abril de 2005 y no desde el 23 de enero de 1994, y revocó el numeral cuarto para declarar probada en forma parcial la excepción de prescripción (fls. 95 a 113).

El tribunal consideró que los intereses moratorios consagrados en el artículo 141 de la Ley 100 de 1993, son viables para aquellas pensiones de que trata los regímenes anteriores, en atención a lo dispuesto en el artículo 36 de la normativa en mención.

Agregó que dichos intereses surgen en virtud de la precitada disposición, cuando se incurre en mora en el pago de las mesadas pensionales, y citó decisiones de las Salas Laboral y Civil de esta corporación, que han destacado su carácter resarcitorio, para concluir, con fundamento en lo anterior, sobre la procedencia de los réditos respecto de la reliquidación de la pensión de jubilación de que tratan la Ley 33 de 1985.

IV. Recurso de casación

Fue interpuesto por ambas partes, y concedido por el tribunal, la Corte aceptó el desistimiento que del mismo hizo la parte accionante, y admitió el formulado por la accionada, el que se procede a resolver.

V. Alcance de la impugnación

Pretende el recurrente que la Corte case parcialmente la sentencia del tribunal, en cuanto mantuvo, con modificación, la condena consignada en el numeral tercero de la parte resolutiva de la decisión del A quo y en sede de instancia, pide se revoque y se absuelva de los intereses moratorios.

Con tal propósito formula un cargo, por la causal primera de casación, que no fue replicado y enseguida se estudia.

VI. Cargo único

Acusa la sentencia censurada de violar la ley sustancial por vía directa, por interpretación errónea del artículo 141 de la Ley 100 de 1993, por aplicación indebida de los artículos 1º de la Ley 33 de 1985; 21 y 36 de la Ley 100 de 1993; 76 de la Ley 90 de 1946; 259 del CST; 1617 del CC; 8 de la Ley 10 de 1972, y 6º del Decreto 1672 de 1963.

En la fundamentación del cargo, indica que el tribunal construyó su conclusión en relación con los intereses moratorios, cuya condena confirmó, sobre criterios adoptados por la jurisprudencia de la Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia, empero, aduce que lo hace desbordando el marco conceptual señalado en la sentencia que transcribe, para proyectar las orientaciones que ahí se hacen a unas circunstancias que no son las que se analizan en el proceso, del cual se toma la transcripción mencionada.

Afirma que desde la contestación de la demanda, se ha sostenido que los intereses de mora que está pretendiendo la demandante, no son procedentes, habida cuenta que la pensión ventilada no corresponde a las diseñadas por el Sistema General de Pensiones creado por la Ley 100 de 1993 y, además, porque la accionada no ha incurrido en mora respecto del pago de la pensión reconocida a la señora Gladys Ramírez Suárez, toda vez que lo discutido era si había o no derecho al pago de unas diferencias surgidas de una base diferente de liquidación de la mesada.

Sigue diciendo el censor que el tribunal, para sostener su posición, transcribió un aparte de la sentencia de 20 de noviembre de 2007, pero no recabó que en esa providencia se construyó sobre el supuesto de “la demora en el pago de las mesadas pensionales”, y no solamente por una diferencia en su monto; que en ese mismo fallo se invocó el contenido de otro del 2 de septiembre de 2001, y en la misma transcripción a la que se acudió, se volvió a señalar que esos intereses corresponden a una medida “frente a la morosidad del pago de las mesadas”.

Refiere que el tribunal se equivocó al no reparar que la pensión que goza la demandante no es de las concebidas por el sistema general de pensiones, y que para el ad quem, por la vía del artículo 36 de la Ley 100 de 1993, es posible llegar hasta la Ley 33 de 1985, con base en la cual se le reconoció la pensión a la actora, lo que puede ser cierto, pero no significa que se trata de una pensión inmersa en la renombrada Ley 100.

Añade que la previsión del artículo 141 no es aplicable al presente caso y apoya su aseveración en la reiterada jurisprudencia de esta Sala, que ha considerado que para el caso de las pensiones como la debatida en este asunto, no procede la condena por los intereses moratorios, por no ser de aquellas que corresponden a la Ley 100 de 1993 (fls. 36 a 42).

VII. Consideraciones

El problema jurídico del presente cargo se circunscribe a dilucidar si los intereses moratorios establecidos en el artículo 141 de la Ley 100/1993, son procedentes en aquellos casos de reajuste de las mesadas de una pensión reconocida con fundamento en el art. 1 de la Ley 33/1985, por virtud del régimen de transición.

Al respecto, esta Sala se ha pronunciado en forma reiterativa sobre la improcedencia de los intereses moratorios frente a pensiones distintas a las reguladas en el sistema general de pensiones de la Ley 100/1993. Así lo ha definido, entre otras, en las sentencias CSJ SL 24 may. 2007, rad. 30325, CSJ SL, 1º sep. 2009, rad. 37045, ratificadas en fallos CSJ SL. 19 oct. 2011, rad. 49152, y CSJ SL1854-2015, precisamente en esta última se indicó:

“Ya esta Sala de la Corte ha tenido la oportunidad de precisar la improcedencia de imponer los intereses moratorios consagrados en el artículo 141 de la Ley 100 de 1993, en asuntos donde la pensión que se reconoce no es en aplicación de la normatividad integral de ese estatuto legal, como es el caso que se analiza, donde la pensión del actor tiene su origen en la Ley 33 de 1985.

Al respecto es suficiente recordar lo que expuso la Corporación en la sentencia del 11 de diciembre de 2002, radicación 18963, porque los supuestos de hecho, en lo esencial, coinciden con los de este asunto, y las razones jurídicas son igualmente predicables y válidas para el mismo, a saber:

(…) Para una mejor comprensión de la decisión de la Sala, es oportuno tener presente las siguientes conclusiones del proveído gravado, que no se controvierten: 1) que la demandante prestó sus servicios al banco demandado, como trabajadora oficial, entre el 16 de octubre de 1967 y el 23 de mayo de 1988, por un espacio de 20 años, 5 meses y 19 días. 2) que la actora nació el 28 de febrero de 1947 y cumplió 50 años en la misma fecha de 1997, cuando ya estaba vigente la Ley 100 de 1993 -. 3) que a partir de esta fecha la demandante tiene derecho a disfrutar la pensión de jubilación prevista en el artículo 1º de la Ley 33 de 1985, hasta cuando cumpla 60 años y el ISS asuma la pensión de vejez.

Efectúa la corporación el anterior recuento de los asertos más trascendentes del fallo gravado, porque del mismo emerge con diafanidad que el tribunal efectivamente incurrió en el yerro de apreciación jurídica que se le imputa en el ataque, toda vez que es irrefutable que la pensión de jubilación que le reconoció a la demandante no es de las previstas en el régimen pensional que entronizó la Ley 100 de 1993, lo cual es razón suficiente para colegir que no hay lugar para imponer a la demandada condena por los intereses moratorios de que trata el artículo 141 de tal normatividad, pues no debe perderse de vista que este precepto estipula que los intereses en comento se causan únicamente “ en caso de mora en el pago de las mesadas pensionales de que trata esta ley.

Además, en el caso no se da la situación prevista en el artículo 288 de la Ley 100 de 1993 para que se pudiera dar aplicación a su artículo 141, pues la primera norma dispone: “Todo trabajador privado u oficial, funcionario público, empleado público y servidor público tiene derecho a la vigencia de la presente ley le sea aplicable cualquier norma en ella contenida que estime favorable ante el cotejo con lo dispuesto en leyes anteriores sobre la misma materia, siempre que se someta a la totalidad de disposiciones de esta ley.

De ahí que se pueda afirmar, sin ambages, que en el caso no se dan los supuestos de hecho necesarios para la aplicación del artículo 141 de la Ley 100 de 1993, por lo que al hacerlo el tribunal incurrió en la falencia de apreciación jurídica que le imputa el censor”.

En consonancia con lo anterior, y como quiera que la pensión que se le reconoció a la demandante está regida por el artículo 1 de la Ley 33/1985, el tribunal se equivocó al confirmar la condena por concepto de intereses moratorios, en tanto que, estos se concibieron exclusivamente para prestaciones cobijadas por la Ley 100/1993, o por el Acuerdo 049 de 1990, como reiteradamente se ha dicho por esta Sala.

Así las cosas, el ad quem cometió el yerro jurídico endilgado y, por consiguiente, el cargo prospera.

En sede de instancia, se revocará el numeral tercero de la sentencia proferida en primera instancia, para en su lugar, absolver a la demandada del reconocimiento y pago de los intereses de mora contemplados en el artículo 141 de la Ley 100/1993.

Sin costas en el recurso extraordinario dada su prosperidad.

VIII. Decisión

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, CASA la sentencia dictada el treinta (30) de abril de dos mil diez (2010) por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, dentro del proceso ordinario laboral seguido por Gladys Ramírez Suárez contra el Banco Cafetero en Liquidación, en cuanto confirmó la condena por concepto de intereses moratorios. NO LA CASA EN LO DEMÁS.

En sede de instancia, RESUELVE:

1. Revocar el numeral tercero de la sentencia de primera instancia, para en su lugar, absolver al demandado del reconocimiento y pago de los intereses de mora previstos en el artículo 141 de la Ley 100/1993.

2. Sin costas como se indicó en la parte motiva.

Cópiese, notifíquese, publíquese, cúmplase y devuélvase el expediente al tribunal de origen.

Magistrados: Gerardo Botero Zuluaga—Jorge Mauricio Burgos Ruiz—Fernando Castillo Cadena—Rigoberto Echeverri Bueno—Luis Gabriel Miranda Buelvas—Jorge Luis Quiroz Alemán.