Sentencia SL2374-2014 de marzo 4 de 2015

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Rad.: 43979

Magistrado Ponente:

Dr. Gustavo Hernando López Algarra

SL2374-2015

Acta 06

Bogotá, D. C., cuatro de marzo de dos mil quince.

EXTRACTOS: «VIII. Consideraciones

La demanda con la cual se pretende sustentar el recurso extraordinario de casación, no cumple a cabalidad con las reglas que gobiernan este medio de impugnación y, por ende, la misma se torna desestimable.

En efecto, al emprender el examen de la acusación, la Corte advierte de las siguientes falencias:

El impugnante solicitó que una vez casada la sentencia acusada, “constituida en tribunal de instancia, la remplace por una decisión de la siguiente naturaleza: […]”, es decir olvidó el censor indicar, una vez anulada la sentencia de segunda instancia, la labor a desarrollar por la Corte, como tribunal de instancia en relación con la decisión del a quo, es decir, si revocarla, modificarla o confirmarla.

El demandante en lugar de adelantar la labor descrita, procedió a formular pretensiones para que fueran atendidas una vez casada la sentencia del ad quem, que si bien mantienen la esencia de las peticiones principales incluidas en la demanda inicial, difieren cualitativa y cuantitativamente de las primeras, en tanto incluye dos nuevas declarativas, deja de lado otras, situación que implica peticiones nuevas, lo que hace imposible la revisión de la Corte, cuya competencia se restringe exclusivamente a estudiar la legalidad de la sentencia acusada que naturalmente no pudo pronunciarse sobre las nuevas pretensiones.

De otra parte tanto en los cargos primero como en el segundo, acusó la sentencia por la vía directa, sin especificar la modalidad de la violación de los artículos 56, 57 numeral 2º, y 216 del Código Sustantivo del Trabajo, planteamiento que le restringió a la Corte la posibilidad de conocer la ruta del ataque, y por lo tanto, la forma de la violación.

Es necesario insistir que en el recurso extraordinario de casación no le es dable a la Corte escoger a su arbitrio entre los conceptos de violación de la ley el que más se ajuste para decidir el recurso, porque la naturaleza de este es dispositivo, y está lejos de constituir una tercera instancia, lo que conlleva no solo a no tolerar, sino también a proscribir los cargos indeterminados o equívocos.

Así mismo, el impugnante acusó la sentencia de segunda instancia por la vía directa, lo que supone conformidad con los presupuestos fácticos de la decisión, empero, la sustentación que hizo de los mismos fue estrictamente fáctica, y relacionada con la declaratoria de confeso a la parte demandada, la entrega al causante por parte de la demandada principal de un arma de fuego para su defensa personal y de los bienes que se encontraban en la EDS Torcoroma, el cargo y funciones que tenía el de cujus, los testimonios recaudados en el proceso, y la ausencia de contratación de un servicio de vigilancia por parte de la accionada en su establecimiento de servicios, aduciendo que estos elementos probatorios soportan la supuesta negligencia de la llamada a juicio de manera principal, para preservar la seguridad e integridad de su trabajador hoy fallecido, lo cual es propio de la vía indirecta por error de hecho.

De contera, el tema de la responsabilidad plena de perjuicios a cargo del empleador, Sra. Martha Cecilia Álvarez Trillo, por la muerte en accidente laboral de su trabajador Rainiero Riascos Orozco, no es controvertible en casación, ya que quedó definido en la sentencia de primer grado, dado que la parte demandante no apeló esta providencia, con lo cual guardó conformidad con la misma.

En efecto, la posibilidad de impugnar en casación la sentencia de segunda instancia se limita a los aspectos dirimidos por el ad quem, dado que las decisiones desfavorables no apeladas quedaron en firme y no pueden ser recurridos en casación por quien incumplió su labor de interponer el recurso de apelación.

En el caso concreto, el a quo, a petición de la parte demandante, hoy recurrente en casación, mediante sentencia complementaria estudió y decidió las pretensiones relacionadas con la culpa de las llamadas a juicio por el insuceso laboral en que perdió la vida el causante, para que respondieran por los daños materiales y morales causados a sus beneficiarios, y a pesar de que las accionadas resultaron absueltas, la actora se conformó con la decisión y no interpuso la alzada en contra de la sentencia, con lo cual esta parte de la providencia quedó en firme. De allí el motivo por el cual el ad quem solo se ocupó de la apelación formulada por el apoderado de la accionada principal, relacionada con la condena a pagar a la parte accionante la pensión de sobrevivencia.

Los cargos se desestiman.

Las costas en el recurso extraordinario estarán a cargo de la recurrente, por resultar vencida, para lo cual se señalan agencias en derecho en la suma de $3.250.000.

IX. Decisión

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, NO CASA la sentencia dictada el treinta uno (31) de julio de dos mil nueve (2009) por la Sala Quinta de Decisión Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Barranquilla, dentro del proceso ordinario laboral seguido por Gracce Manjarres Aguirre contra Martha Cecilia Álvarez Trillos y la empresa Exxonmobil de Colombia S.A.

Costas como se expresó en la motiva.

Cópiese, notifíquese, publíquese, cúmplase y devuélvase el expediente al tribunal de origen».