Sentencia SL4361 de febrero 18 de 2015

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Magistrado Ponente:

Dr. Gustavo Hernando López Algarra

SL4361-2015

Rad.: 42326

Acta 04

Bogotá, D.C., dieciocho de febrero de dos mil quince.

EXTRACTOS: «VIII. Consideraciones

La inconformidad del recurrente con la sentencia del tribunal, se centra específicamente en la condena impuesta a título de sanción moratoria, en la medida que a su juicio, estaba plenamente convencida que el vínculo que unió a las partes distaba de ser laboral, pues se regía por la Ley 80 de 1993.

El ad quem, para arribar a su decisión, al referirse a la existencia del contrato de trabajo, entre otros argumentos señaló, que no se habían acreditado los elementos que configuraban la contratación administrativa, pues aun cuando convencionalmente se autorizaba la celebración de esa clase de vínculos en obras de ensanche de servicios, dichas labores habían finalizado en el año de 1998 (hecho tercero de la contestación a la demanda), y pese a lo anterior, el trabajo encomendado al demandante continuó hasta el 2 de septiembre del año 2000.

En lo tocante al tema de la indemnización moratoria, indicó que no existían «presupuestos de aplicabilidad permisivos» a efectos de utilizar los mandatos convencionales, por las siguientes razones: (i) el servicio contratado «se dio por más de cinco años con lo cual se desea significar lo ilustrado de la prohibición legal y convencional para no acudir a los actos del derecho administrativo, si lo que ocurre es una labor decididamente subordinada, pues siempre que ella ocurra hay visibilidad del contrato de trabajo», (ii) no existió colaboración esporádica, especial o temporal, por el contrario el actor recibía y cumplía órdenes de la demandada, y (iii) desde la ejecución del servicio se configuró un contrato de trabajo, pues aun cuando el demandante era autónomo como ingeniero electricista, no ostentaba esa condición en la labor encomendada, en la medida que «debía colaborar eficientemente en la representación directa de la gerencia de la entidad ante la firma de contratista urbanizadora».

El censor a efectos de demostrar los yerros imputados al Tribunal, denunció una serie de pruebas unas por apreciación errónea, y otras por falta de valoración, las que a continuación pasan a examinarse:

1. A folios 2 a 3 y 43 a 44, reposan las órdenes de servicios GTO – OS – USA – 048 – 94, y EMC – GT –OS – 102 – 2000, suscritas entre el demandante y el demandado, para desarrollar el siguiente objeto:

(i) para el caso del primer contrato, el siguiente:

«Colaborar en la interventoría de las obras del ensanche del servicio telefónico, en lo referente a que las redes y canalizaciones se construyan de acuerdo con las normas y especificaciones técnicas de Emcali, de los proyectos 81 K (en su última fase) y 149 K.

La ejecución de estos proyectos requieren una serie de actividades como:

— Representar en forma directa a Emcali, ante la firma...

— Velar por el cumplimiento de todas las cláusulas del contrato y verificar su ejecución.

— Exigir al contratista del respectivo proyecto, la presentación del programa de trabajo detallado, y ajustado al plazo del contrato.

— Suministrar al contratista del respectivo proyecto toda la información necesaria referente al contrato.

— Efectuar evaluaciones periódicas estableciendo los incumplimientos parciales o definitivos y con la debida sustentación solicitar la aplicación de las sanciones a que haya lugar.

(ii) para el segundo, se estipuló:

El contratista se compromete con Emcali EICE, a prestar un servicio cuyo objeto consiste en colaborar activamente en lo que se refiere a: Representar en forma directa a la gerencia de telecomunicaciones ante la firma contratista urbanizadora. Velar por el cumplimiento de todas las cláusulas del contrato y verificar su ejecución. Ejecutar evaluaciones periódicas, estableciendo los incumplimientos parciales odefinitivos (sic) y con la debida sustentación, solicitar la aplicación de las sanciones a que halla (sic) lugar. Ordenar y verificar las pruebas necesarias para el recibo cables a dar al servicio.

2. En el hecho tercero de la contestación a la demanda (fls. 260 a 281), se señaló:

(…).

E. Emcali con base en lo anterior suscribió con la empresa Ericsson de Colombia S.A. el contrato 019 – 92 celebrado el 30 de Diciembre – 92, por US$10.106.737 el cual termina el 30 de Junio – 98 mediante Resolución 955. Los cuales se anexan como Prueba 7.

F. De la misma forma Emcali suscribe con la empresa Siemens S.A... El contrato 020- 92 celebrado el 10 de Febrero – 93, por US$ 17.495.578, oo más $1.200´347.653, el cual termina el 30 de junio – 98 mediante Resolución 953. Los cuales se anexan como prueba 8 (negrillas de la Sala).

3. A folios 579 a 622 se encuentra la convención colectiva de trabajo suscritas entre Emcali y Sintraemcali, con vigencia desde el 1º de enero de 1994 hasta el 31 de diciembre de 1995, la cual, en su cláusula 19, señaló lo siguiente:

ART. 19.—Limitación a la celebración de contratos.

Emcali, no celebrará contratos civiles de obra, ni contratos a término fijo, ni contratos administrativos de prestación de servicios con personas naturales, para la contratación de labores, que dentro del funcionamiento normal y ordinario de la empresa, tengan carácter continuo y permanente. Se entiende que la construcción de los ensanches de los servicios, no está comprendido dentro del funcionamiento normal y ordinario de Emcali. Tampoco contratará trabajadores temporales a través de las denominadas bolsas de empleo o agencias temporales.

PAR. 1º—Para hacer reemplazos transitorios que obedezcan a programas de capacitación, Emcali podrá excepcionalmente, celebrar contratos de trabajo a término fijo. EL orden de los reemplazos y la duración de los mismos serán motivo de decisión del comité de escalafón.

PAR. 2º—Emcali, se compromete a desmontar gradualmente, los contratos administrativos de prestación de servicios, celebradas con personas naturales y a vincularlas preferencialmente en la medida que la función del contratista se convierta en permanente y exista disponibilidad de casillas vacantes dando prioridad a los más antiguos.

El texto atrás transcrito, a su vez se repite en la cláusula 20 de la convención colectiva de trabajo vigente entre el 1º de enero de 1996 y el 31 de diciembre de 1998 (fls. 520 a 578).

4. En el expediente, a folios 302 a 433 se encuentran las autorizaciones para la contratación de créditos internos a las empresas municipales de Cali, Emcali; la autorización para celebrar operaciones de crédito externo con Siemons Aktlengesollshaft de Alemania por la suma de US$1.487.241: los conceptos sobre contratos de empréstitos externos, la resolución A -213 de septiembre 2 de 1998 con el que se dio concepto favorable para contratar un crédito interno para financiar la adquisición de equipo telefónico; la aprobación de las garantías constituidas por parte de Ericsson para garantizar el contrato GT – 019 – 92 a favor de Emcali; el contrato de suministro GT – 019 – 92 para la instalación y financiación parcial de 62.000 líneas telefónicas, suscrito entre Ericsson y la accionada; contrato de suministro GT – 020 – 92 suscrito con el consorcio Siemens Aktiengesellschaft Siemens sociedad anónima, para el suministro, instalación y financiación parcial de 87.000 líneas telefónicas, equipos de transmisión e interconexión tipo SDH y equipos complementarios.

5. a folios 471 y 472, obra una relación de los contratos celebrados por la accionada para el plan expansión telefónica década de los 90, entre los que se destacan los siguientes:

ContratoContratistaObjetoFecha inicioValor fiscal
GT – 019 -92Ericsson de Colombia S.A.Suministro e instalación de 62.000 líneas AXEEnero 4 - 93US$10.108.737.
GT. 020 -92 Siemens S.A.Suministro en instalación de 87.000 líneasAbril 18 - 93US$17.495.5878

6. La documental de folios 298 a 300, da cuenta que la sección de interventoría de redes telefónicas, el 8 de abril de 1996, solicitó al gerente de telecomunicaciones de la demandada la renovación por un año, de los contratos de, entre otras personas, Edwin Rivas Trujillo, y se anotó lo siguiente: «… poseen un título de Maestría en Sistemas de Generación, son profesores Universitarios y tienen cinco y medio y seis años de experiencia profesional respectivamente, dos de los cuales los han desempeñado como interventores en redes telefónicas»; además, se señaló que mensualmente se hacían los siguientes descuentos:

Retención en la fuente10%.
Estampilla Prodesarrollo Urbano1%.
Estampilla Pro Univalle1%.
Estampilla Pro Ornato0.05%
Seguridad Social: 
Salud 12%
Pensión13.5%

En total los descuentos son del 37.5%.

Tomando en cuenta los datos consignados, el valor después de aplicar los descuentos para el salario solicitado será:

$1.400.000.oo x 0.625= 875.000.

Lo cual está acorde con el salario mínimo de la categoría, sin tomar en cuenta las prestaciones sociales.

7. A folio 301, descansa diploma de magister en sistemas de Generación Energía Eléctrica otorgado al demandante por la Universidad del Valle; a folio 473 se observa la inscripción realizada por el accionante al registro único tributario, y en actividad económica se anotó, como primaria la 7421, sin que esa probanza, indique a que corresponde; con el documento que reposa a 467 da cuenta la Sala que el actor constituyó la póliza única de seguros 52607 a favor del accionado; a folio 434 aparece la factura 5 por concepto de prestación de servicio de interventoría, y a folios 435 a 498 obran actas de cumplimiento, certificados de reserva y registro presupuestal y actas de iniciación.

Analizado lo anterior, debe decirse, que el artículo 65 del Código Sustantivo del Trabajo tiene un claro carácter sancionatorio para el empleador, que a la finalización del contrato de trabajo, sea renuente al pago de salarios y prestaciones que deba a su trabajador, concepto que en todo caso es incompatible con la noción de buena fe.

En perspectiva con lo anotado, y aun cuando es cierto que entre las partes se suscribieron sendos contratos de prestación de servicios, el tribunal, luego de establecer que en realidad entre estas existió una verdadera relación laboral – situación no cuestionada por la censura-, para la imposición de esa sanción, señaló que la labor para la que fue contratado el demandante se extendió por más de cinco años «con lo cual se desea significar lo ilustrado de la prohibición legal y convencional para no acudir a los actos del derecho administrativo, si lo que ocurre es una labor decididamente subordinada, pues siempre que ella ocurra hay visibilidad para el contrato de trabajo» conclusión acorde con lo que arrojan las pruebas denunciadas, si se tiene en cuenta que la accionada en el hecho tercero de la contestación a la demanda, indicó que los contratos celebrados con Ericsson de Colombia y Siemens S.A., finalizaron el 30 de junio de 1998, y la labor desarrollada por el demandante se extendió más allá de esa fecha, siendo el último contrato celebrado entre las partes el EMC – GT –OS – 102 – 2000; además, del texto de las convenciones colectivas, es dable señalar, que aun cuando autorizan la celebración de contratos de prestación de servicios para la construcción de las obras de ensanches, en su parágrafo 2º, contienen una orden imperativa a la empresa, consistente en el desmonte de esa clase de contratos, para proceder a vincular a las personas naturales, «preferencialmente en la medida que la función del contratista se convierta en permanente y exista disponibilidad de casillas vacantes dando prioridad a los más antiguos».

En tal medida, la labor para la que fue contratado el demandante se extendió durante un lapso de tiempo durante el cual no estaban vigentes los contratos celebrados con Ericsson de Colombia y Siemens S.A., sin que de las pruebas denunciadas por la censura, o alguna otra obrante dentro del plenario justificaran esa situación, ni se determinara la existencia de otros contratos civiles de ampliación de redes con los que estuviese vinculado el cumplimiento de órdenes de servicio de auditoría a cargo del demandante, que en realidad fue el principal argumento del tribual para deducir mala fe de la empleadora, fundamento este, que no fue desvirtuado en el cargo.

Por otro lado, el tribunal para condenar al pago de la indemnización moratoria, señaló que la labor desarrollada por el demandante era «decididamente subordinada», y que desde la ejecución del servicio se configuró un contrato de trabajo, tanto así que «debía colaborar eficientemente en la representación directa de la gerencia de la entidad ante la firma de contratista urbanizadora», inferencias que no derrota el recurrente con las pruebas denunciadas, porque las ordenes de servicio, los contratos con Siemens S.A. y Ericsson de Colombia S.A., los certificados que dan cuenta del plan de ensanche telefónico, la inscripción en la DIAN, la constitución de pólizas de garantía, las cuentas de cobro, las actas de iniciación y cumplimiento de las ordenes de servicios, a lo sumo dan cuenta que la modalidad pactada entre las partes fue la de prestación de servicios, que se adelantó aparentemente y formalmente en debida forma pero, que no son suficientes para desvirtuar la subordinación, y por lo tanto la convicción íntima de que se estaba actuando en contravía de las normas legales, al desarrollarse en realidad un contrato de trabajo.

Adicionalmente debe recordar esta Sala, que no es la apariencia contractual, ni la voluntad inicial de cumplir las especificaciones y modalidades allí plasmadas, la que determina si un contrato es o no de trabajo, ya que la fuerza de la realidad de las condiciones en las que verdaderamente se ejecuta, y el cumplimiento de los elementos esenciales consagrados en el artículo 23 del Código S. del T. son los que finalmente estructuran la naturaleza del vínculo, con independencia del sentir o el pensamiento de las partes, lo que encuentra sustento en el carácter de orden público que informa el derecho laboral, y en la irrenunciabilidad del mismo.

En cuanto al diploma de magister con el que se pretende demostrar no solo la idoneidad sino además la independencia del accionante en el desarrollo de sus labores, ha de decirse, que tan solo acredita que el actor se encontraba muy calificado para desarrollar la función mas no, para probar su autonomía y ausencia de subordinación.

En virtud de lo anterior, no se observa que el incurriera en yerro evidente y protuberante al condenar a la indemnización moratoria, y en vista a que no se logró con prueba calificada demostrar alguno de los errores de hecho señalados en el cargo, no es posible entrar a evaluar los testimonios denunciados, como lo ha repetido la doctrina de esta Sala.

El cargo no prospera.

Sin costas en el recurso por cuanto no hubo réplica.

IX. Decisión

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, NO CASA la sentencia dictada el 24 de junio de 2009 por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Cali, dentro del proceso ordinario laboral seguido por Edwin Rivas Trujillo contra las Empresas Municipales de Cali, Emcali EICE ESP.

Costas como se dijo en la parte motiva.

Cópiese, notifíquese, publíquese, cúmplase y devuélvase el expediente al tribunal de origen».