Sentencia SL4812-2014 de abril 9 de 2014

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Rad.: 44328

Magistrada Ponente:

Dra. Elsy del Pilar Cuello Calderón

SL4812-2014

Acta 12

Bogotá, D. C., nueve de abril de dos mil catorce.

EXTRACTOS: «XI. Se considera

No se discute la condición de jubilado del accionante, ni que para efectos de liquidar la pensión, la empresa aplicó el artículo 90 de la convención colectiva de trabajo, mas no el 86 del mismo texto.

Tiene razón la parte opositora, en la medida en que en los términos en que está redactada la imputación, no se reprocha que el ad quem hubiera dado por demostrado un hecho con base en una prueba sin aptitud formal para demostrar dicho supuesto fáctico, o no haberlo tenido por probado, siendo del caso hacerlo por existir el medio solemne exigido por la ley procesal. Es decir no puede configurarse un error de derecho en la forma reseñada en el segundo cargo.

No sucede lo mismo con el tercero, toda vez que, tal cual como lo hizo en el anterior, en el mismo párrafo en que hizo la formulación, endilgó errónea apreciación de la resolución por la cual se concedió la pensión de jubilación, el laudo arbitral de 2 de julio de 1998, la convención colectiva de trabajo y la liquidación final de prestaciones.

El juzgador hizo un análisis comparativo de las dos cláusulas del convenio colectivo de trabajo, que sirvió de fuente a la demandada para reconocer pensión de jubilación a su trabajador; para definir cuál de los 2 artículos era el llamado a aplicarse, acudió a la regla hermenéutica del artículo 2º de la Ley 153 de 1887.

Considera la Sala que ese hecho de haberse auxiliado el juzgador de una norma jurídica, en perspectiva de definir cuál de las dos cláusulas tenía vocación de prevalecer sobre la otra, no convirtió el juzgamiento en un ejercicio de índole exclusivamente jurídica, en la medida en que dirimir el conflicto presentado entre dos preceptos insertos en un convenio colectivo de trabajo, comporta la ponderación y el análisis de un medio de prueba, carácter que es el que tiene la convención colectiva en sede del recurso extraordinario, con mayor razón si se advierte que lo que se dilucida es un tema ajeno a la validez o eficacia del acuerdo convencional, sino que se trata de extractar el sentido que mejor conviene a las circunstancias particulares del litigio.

En ese orden, la inferencia fáctica obtenida por el tribunal, cae dentro de la facultad de libertad probatoria de que están investidos los jueces de instancia, en los términos del artículo 61 del Código Procesal del Trabajo, que debe respetarse en casación, a menos que se trate de deducciones abiertamente separadas de los dictados de la razón y el buen juicio, única posibilidad de quebrantamiento del pronunciamiento atacado, en tanto se estaría ante un error de hecho manifiesto. Lo anterior es de mayor contundencia si no se ignora que en materia de interpretación de normas convencionales, la doctrina de esta Sala de la Corte ha sido unánime y reiterada en dirección de proclamar que su labor en sede de casación, no es precisamente la de desentrañar su sentido.

De todas maneras, el examen el texto de las normas convencionales en discordia, permite inferir, sin que esta lectura sea la única razonable, que el artículo 86 se ocupa de enunciar los factores que constituyen salario para calcular el monto de prestaciones sociales, indemnizaciones y pensiones, de la siguiente forma:

Factores que componen el salario: Además de la asignación básica fijada por la ley para los diferentes cargos, del valor del trabajo suplementario y del realizado en jornada nocturna o en días de descanso obligatorio constituyen salario todas las sumas que habitualmente o periódicamente reciba el trabajador como retribución por sus servicios.

Al paso que la cláusula 90 establece que la pensión de jubilación será “equivalente al setenta y cinco (75%) por ciento del promedio de los salarios devengados durante el último año de servicio”, lo que haría viable el argumento del ad quem frente a los 2 preceptos extralegales, con lo cual queda descartada la comisión de un eventual desatino fáctico con la connotación de manifiesto u ostensible.

En consecuencia, no prosperan los cargos, y dado que hubo réplica, costas por el recurso a cargo del recurrente. Inclúyase como agencias en derecho $3.150.000.oo.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, NO CASA la sentencia de 16 de octubre de 2009, proferida por la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, dentro del proceso instaurado por Rafael Escobar Sierra contra la Empresa Nacional Minera Ltda., en liquidación.

Costas, como se indicó en las consideraciones.

Cópiese, notifíquese y devuélvase al tribunal de origen».