Sentencia SL4927-2017/56514 de marzo 29 de 2017

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

SL4927-2017

Rad.: 56514

Magistrada Ponente:

Dra. Clara Cecilia Dueñas Quevedo

Acta 11

Reiteración de jurisprudencia

Bogotá, D. C., veintinueve de marzo de dos mil diecisiete.

EXTRACTOS: «I. Recurso de casación

Interpuesto por la parte demandada, concedido por el tribunal y admitido por la Corte, se procede a resolver.

(…).

IX. Consideraciones

Al analizar el primer cargo, la Sala advierte que en realidad el Tribunal cometió el error de hecho que se le endilga, al concluir, contra toda evidencia, que el causante no estuvo afiliado a pensiones.

Lo anterior, porque conforme a la certificación emitida por el jefe de departamento comercial del ISS Seccional Bolívar (fls. 200 a 202), José Manuel Suárez Esquivia fue afiliado a dicho Instituto desde el 26 de junio de 1992 y luego trasladado a Protección S.A. a partir del 29 de mayo de 1997. De igual modo, en el documento en cuestión consta que tal afiliación fue realizada a nombre del empleador Electrificadora de Bolívar S.A.

A pesar de la existencia de este yerro fáctico, la Corte no casará la sentencia impugnada, habida cuenta que, en sede de instancia, llegaría a la misma conclusión, por las razones que se explican a continuación, previa la claridad de los puntos fuera de disenso.

No son objeto de discusión entre las partes los siguientes supuestos que se encuentran debidamente probados: (i) que a través de Resolución 1420 de 1 de octubre de 1998 le fue reconocida a José Manuel Suárez Esquivia una pensión de jubilación convencional, a partir del 16 de mayo de 1998, en cuantía inicial de $1.196.678,08 con fundamento en el artículo 5 de la convención colectiva de trabajo “1976-1977”; (ii) que este falleció el 3 de julio de 2008; (iii) que la empresa demandada negó la sustitución de la pensión de jubilación convencional para lo cual adujo que esta “no se transmite a los beneficiarios de los pensionados”, y (vi) que la actora tiene la calidad de beneficiaria en su condición de cónyuge supérstite.

Ahora, tal y como ya ha tenido oportunidad de señalarlo la Sala, las pensiones de carácter convencional son susceptibles de sustituirse, lo cual implica que se transfiere o traslada, no solo la prestación en cuanto tal, sino también sus elementos definitorios.

De igual modo, ha considerado que la sustitución pensional no constituye un derecho originario, sino derivado, como de ello da cuenta la Sentencia CSJ SL 41137, 30 nov. 2010, reiterada en CSJ SL 47928, 19 jul. 2011, CSJ SL870-2013 y CSJ SL13267-2016, donde indicó:

(…) Respecto del tema de la transmisibilidad de las pensiones, tanto convencionales como voluntarias, manifestó la Sala en sentencia 22699 de 14 de febrero de 2005”.

De otro lado, como también lo ha determinado la Corte, en el caso de los pensionados, la pensión de sobrevivientes susceptible de transmisión no configura un derecho nuevo a favor de los beneficiarios, sino un derecho derivado, valga decir, una verdadera “sustitución pensional” del mismo derecho adquirido, que conduce a que no sea de recibo la argumentación de la censura en el sentido de haber nacido, con la muerte del señor..., un derecho diferente sujeto a nuevos condicionamientos” (negrillas fuera del texto).

Lo anterior lleva a concluir que, en el sub lite, no tiene relevancia jurídica la entrada en vigencia del Acto Legislativo 01 de 2005, puesto que quien recibe una sustitución pensional no recibe un derecho ex novo, sino derivado, cuyas condiciones de consolidación, eventual compatibilidad o compartibilidad, e inclusive vocación de transmisibilidad, constituyen elementos arraigados e indisolubles del derecho principal.

Sobre el particular, esta Sala en Sentencia CSJ SL 29907, 3 abr. 2008, reiterada en CSJ SL34044, 20 oct. 2009, y CSJ SL13267-2016, indicó que las modificaciones introducidas por el Acto Legislativo 01 de 2005 en modo alguno aparejan la pérdida de los derechos adquiridos en vigencia de acuerdos colectivos y leyes anteriores. Al respecto, dijo:

Una vez más, la Corte precisa que los derechos adquiridos al abrigo de acuerdos jurídicos vigentes cuando entró a regir el Acto Legislativo 01 de 2005, permanecen indemnes y, por tanto, no pueden ser negados o transgredidos.

Entonces, la pérdida de vigencia de las reglas de carácter pensional contenidas en convenciones colectivas de trabajo, en pactos colectivos de trabajo, en laudos arbitrales y en acuerdos válidamente celebrados, no comporta la pérdida de los derechos válidamente adquiridos mientras esas reglas estuvieron en vigor.

Dicho de otra manera: los derechos adquiridos legítimamente continúan en cabeza de sus titulares, siguen formando parte de su patrimonio, así los actos jurídicos, a cuyo abrigo nacieron, hubiesen desaparecido del mundo jurídico.

En conclusión, aquí se trata de un pensionado que adquirió el derecho antes de la entrada en vigencia del Acto Legislativo 1 de 2005, cuyo parágrafo transitorio 2º lo protegió, como también lo hace el artículo 58 de la Constitución Política, lo que no puede ser de otra manera ni afectar situaciones definidas o consumadas conforme a leyes anteriores, circunstancias todas éstas que conducen a la improsperidad del cargo planteado por la recurrente.

En ese orden, la Sala concluye que la pensión de jubilación convencional reconocida a José Manuel Suárez Esquivia, integraba el componente de su transmisibilidad, por ser este un elemento indisoluble del derecho. Lo cual, por tratarse de derechos adquiridos, quedó indemne a pesar de la entrada en vigencia del Acto Legislativo 01 de 2005.

Por último, esta corporación de forma uniforme, pacífica y reiterada ha sostenido, de acuerdo a lo previsto en el artículo 5º de Acuerdo 029 de 1985, que las pensiones extralegales causadas con posterioridad al 17 de octubre de 1985 son, por regla general, compartibles con la de vejez que otorga el Instituto de Seguros Sociales, hoy Colpensiones, a menos que las partes hayan dispuesto lo contrario a través de convención colectiva de trabajo o laudo arbitral.

Al respecto, se advierte que al causante le fue reconocida a través de la Resolución 1420 de 1º de octubre de 1998 una pensión de jubilación convencional con fundamento en lo establecido en el artículo 5º de la convención colectiva “1976-1977” (fls. 9 y 10) y el artículo 20 del acuerdo firmado el 14 de enero de 1982 (fl. 26), que en relación con dicha prestación estableció:

Para los efectos de la liquidación de la pensión de jubilación, de acuerdo al artículo 5º de la convención colectiva 1976-1978, la empresa reconocerá el ciento por ciento del salario promedio devengado por el trabajador en el último año de servicios, sin tener en cuenta la pensión de vejez que reconoce el ISS (subrayado fuera del texto).

En esas condiciones, para la Sala es nítido que la pensión de jubilación reconocida a Suárez Esquivia tiene naturaleza compatible con la prestación por vejez y no pierde tal naturaleza por el hecho de que su titular fallezca, pues como se indicó en párrafos anteriores, el derecho se transmite a los sustitutos en las mismas condiciones en que lo recibió el causante.

Con las anteriores consideraciones quedan resueltas las temáticas propuestas por el recurrente en los tres cargos.

No prosperan los cargos.

Sin costas en el recurso extraordinario.

X. Decisión

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, NO CASA la sentencia proferida el 31 de enero de 2012 por la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Cartagena, dentro del proceso ordinario laboral que Nurys Navarro Gómez adelanta contra la Electrificadora del Caribe S.A. E.S.P. - Electricaribe.

Sin costas en el recurso extraordinario.

Notifíquese, publíquese, cúmplase y devuélvase el expediente al tribunal de origen».