Sentencia SL8022-2014/42173 de junio 18 de 2014

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN LABORAL

SL8022-2014

Radicación 42173

Acta 21

Magistrada Ponente:

Dra. Elsy del Pilar Cuello Calderón

Bogotá, D.C., dieciocho de junio de dos mil catorce.

EXTRACTOS: «VI. SE CONSIDERA

No existe controversia sobre estos puntos: i) Omar Adolfo Gerdts Ramón trabajó para la Compañía de Inversiones de la Flota Mercante, del 26 de diciembre de 1967 al 22 de agosto de 1985, esto es por 17 años y 27 días; ii) suscribió acta de conciliación en la que se terminó el contrato de trabajo por mutuo acuerdo y se pactó el reconocimiento de la pensión restringida de jubilación, a partir del cumplimiento de los 60 años de edad (22 de diciembre de 2005) y iv) falleció el 18 de agosto de 2002.

La discusión estriba en determinar la viabilidad de declarar la sustitución de la pensión sanción, cuandoquiera que aún no se había cumplido la exigencia de la edad, pero sí la del tiempo de servicio.

Para el Tribunal, no era viable tal pretensión, en la medida en que el derecho no se encontraba causado, y por tanto la actora debía regirse por las normas de la pensión de sobrevivientes al momento del fallecimiento, sin que ello le fuera imputable a la demandada.

En tal contexto debe indicarse que esta Corte ha sostenido, de antaño que el retiro del trabajador, con el tiempo de servicio exigido por la ley es el que causa la pensión restringida de jubilación, de manera que el deceso antes de cumplir la edad no lleva a la variación de las reglas de sustitución, dado que aquella solo está prevista para su cobro, que en este evento se anticipa con la muerte.

Incluso la propia Ley 12 de 1975 previó la posibilidad de la compañera permanente de acceder a la prestación jubilatoria al disponer que “tendrán derecho a la pensión de jubilación del otro cónyuge si este falleciere antes de cumplir la edad cronológica para esta prestación, pero que hubiere completado el tiempo de servicio consagrado para ella en la Ley, o en convenciones colectivas”, y fue en tal contexto que el juzgador de segundo grado debió resolver la controversia.

Así lo ha considerado esta Sala de la Corte en diversos pronunciamientos, entre otros en la sentencia CSJ SL 7 jul. 2009 rad. 34779, en la que consideró:

El tema central de la controversia gira en torno a determinar cuáles son las normas que gobiernan el derecho pensional de los beneficiarios, que en principio, son aquellas normas que están vigentes para la fecha de la muerte del causante.

En el sub lite, tratándose de la sustitución de una pensión que se causa por el retiro voluntario del trabajador, las reglas de la sustitución no modifican el momento de su causación, el que de conformidad con la tesis mayoritaria de la Sala es la del momento de retiro de la empresa, que en el sub examine ocurrió en el año de 1974.

Para el momento del fallecimiento del causante el derecho estaba causado pero no era exigible.

La no ocurrencia de la condición fijada para que el derecho fuera cobrable no impide que el derecho sea sustituible; para salvar cualquier discusión bastaría invocar la Ley 12 de 1975, vigente para el momento de la muerte del causante, que introduce en la legislación la habilitación de la edad por la muerte anticipada para configurar el derecho pensional; si la muerte suple la edad para que el derecho nazca, a fortiori, obra para que pueda ser exigido el que ya se había causado.

De esta manera no le asiste razón a la censura que invoca una regla prevista para determinar el derecho derivado de los beneficiarios, aquella según la cual el marco normativo vigente en el momento de la muerte del causante, para resolver una diferente, como es la de discernir la existencia del derecho original a la pensión.

En sentencia del 25 de marzo de 2009, radicación 34.401, la Sala Laboral dijo que:

“... Y es importante la anterior precisión porque, como lo tiene adoctrinado esta Sala de la Corte, en principio las normas que deben aplicarse para establecer el derecho a una pensión de sobrevivientes o a una sustitución pensional son las que rijan en el momento del fallecimiento del pensionado...

“(...)”.

“Pero por tratarse de normas que no se hallaban vigentes para la fecha del fallecimiento del causante no pueden gobernar el derecho prestacional surgido de esa muerte, por manera que, debe acudirse a lo que en esa materia establecían las que regían en ese momento, que no otorgaban a la compañera permanente el derecho a la pensión de sobrevivientes en los términos reclamados en el cargo...”.

Así mismo, en la sentencia de 12 de diciembre de 2007, radicación 31613, se expresó que:

Con la muerte de una persona se genera de inmediato un llamamiento ficto de la ley a quienes deben subrogarse en su patrimonio, del cual hacen parte fundamental sus derechos laborales. Y solo los señalados en las leyes vigentes en ese momento, adquieren la vocación para incluirse entre los llamados por ellas. Así las cosas, en el asunto que ahora ocupa la atención de la Corte la pensión de sobrevivientes relacionada con el señor..., y es inaceptable que una norma jurídica posterior la modifique...”.

Así las cosas, se colige que en los casos de sustitución pensional o pensión de sobrevivientes, la regla general es que la norma que gobierna el asunto es la que regula el derecho al momento del fallecimiento del pensionado o del trabajador que cumple con los requisitos, excepto la edad, de la pensión a sustituir.

En ese orden de ideas, se precisa que no se equivocó el Tribunal cuando se valió en el presente caso del artículo 1º de la Ley 12 de 1975, y la Ley 113 de 1985, normatividades que se encontraban vigentes para la data del deceso del esposo de la demandante. No es que dicha disposiciones se apliquen retroactivamente en el caso sub judice, sino que el derecho para la actora solo surge con la muerte de su cónyuge, para cuyo reconocimiento resulta necesario acudir a la norma que se encuentra en vigor en ese momento, garantizando de esta forma, el efecto general inmediato que se predica de las normas laborales conforme al artículo 16 del Código Sustantivo del Trabajo y de la Seguridad Social.

A contrario sensu, resultaría equivocado indicar que la ley aplicable en el presente caso para la el derecho de la sustitución pensional, era la existente al momento de la terminación del contrato de trabajo del de cujus, por cuanto en ese momento aún no había surgido el derecho para la actora. Esta tan solo tenía una mera expectativa, que se concretó en derecho con el fallecimiento de su esposo, momento en el cual solo es factible y procedente aplicar las normas vigentes en esa fecha y no otras.

Finalmente, se reitera que con la promulgación del artículo 1º de la Ley 12 de 1975 y de la Ley 113 de 1985 se introdujo en la temática de sustitución de pensiones, el derecho de la cónyuge supérstite o de la compañera permanente de recibir la pensión de jubilación del esposo si este falleciere antes de cumplir la edad cronológica para esta prestación, pero que hubiere completado el tiempo de servicio consagrado para ello en la ley. Así sucedió en el caso sub examine, por cuanto el esposo de la accionante falleció faltándole solo cumplir la edad para ser beneficiario de la pensión restringida de jubilación. En tal sentido, no se exige para el reconocimiento de la pensión y a la luz de dichas normas, que el causante sea trabajador activo de la demandada, ni tampoco que este se encuentre pensionado al momento de su muerte, para que la viuda sea acreedora de la pensión a que el esposo tenía derecho, como erradamente lo pretende afirmar el recurrente.

Las anteriores consideraciones son plenamente aplicables en el sub judice, y dan cuenta de la equivocación del ad quem, al otorgarle la hermenéutica al artículo 8º de la Ley 171 de 1961, lo que lo condujo a negarle los efectos al fallecimiento del trabajador, que no eran otros, como se dijo, que los de originar la pensión, aunque no alcanzó a cumplir la edad, pues esa situación dio paso a que los beneficiarios pudieran exigirla.

Por lo visto el cargo prospera; previo a definir la instancia, se hace necesario requerir a la empresa demandada para que allegue certificación de los salarios devengados por OMAR ADOLFO GERDTS RAMÓN, en el último año de servicios.

Sin costas en el recurso, las de las instancias a cargo de la entidad demandada.

VII. DECISIÓN

En mérito de lo expuesto la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando Justicia en nombre de la República de Colombia y por autoridad de la Ley, CASA la sentencia proferida por la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Barranquilla, el 30 de abril de 2009, dentro del proceso ordinario laboral que INÉS CRISTINA GARCÍA DE GERDTS promovió contra la COMPAÑÍA DE INVERSIONES DE LA FLOTA MERCANTE S.A. - EN LIQUIDACIÓN OBLIGATORIA.

Previo a resolver la instancia se requiere a la empresa demandada para que allegue certificación de los salarios devengados por OMAR ADOLFO GERDTS RAMÓN, en el último año de servicios.

Sin costas.

Cópiese, notifíquese, publíquese, cúmplase y devuélvase el expediente al tribunal de origen».