Sentencia SL8133-2017/44194 de junio 7 de 2017

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Magistrada Ponente:

Dr. Jorge Luis Quiroz Alemán

SL8133-2017

Rad.: 44194

Acta 20

Bogotá, D.C., siete de junio de dos mil diecisiete.

EXTRACTOS: «IV. Recurso de casación

Interpuesto por la demandante, concedido por el Tribunal y admitido por la Corte, se procede a resolver.

IX. Consideraciones

En atención a lo planteado en los cargos, corresponde a esta Sala determinar si el Tribunal equivocó su razonamiento jurídico al concluir que la demandante no era beneficiaria de la pensión de sobrevivientes, en tanto, para la calenda de muerte del causante, no existía disposición alguna que amparara a la compañera permanente.

Previo a resolver sobre el tópico planteado por la censura, debe señalarse que atendiendo la fecha de la muerte del pensionado fallecido —12 de marzo de 1985 —, la normativa aplicable al derecho perseguido por la demandante, efectivamente, era la Ley 12 de 1975.

Para dar respuesta a la inconformidad de la recurrente, se rememora que aun cuando esta corporación había sostenido que las compañeras permanentes del pensionado que falleciera con anterioridad a la vigencia de la Ley 113 de 1985, no tenían derecho a la sustitución pensional, en tanto sólo era transmitido a las viudas, tal como lo disponía el artículo 1º de la Ley 33 de 1973, sí era posible su transmisión a las primeras, en el evento en el que el afiliado moría antes de reunir el requisito de la edad, pero con el tiempo de servicio (L. 12/75, art. 1º), fue una postura que se reexaminó, para concluir sobre la inexistencia de algún argumento lógico que indicara que el legislador, al expedir el artículo 1º de la Ley 12 ibídem, tuviera la intención de consagrar un trato diferenciado para la compañera permanente del trabajador que fallece con el tiempo de servicio necesario para adquirir la pensión, pero sin reunir el requisito de la edad, frente a aquel que fallecía pensionado, o con derecho a esa prestación, pues no existía un fundamento para ese proceder, pues, con mayor razón tiene derecho al disfrute de la pensión de sobrevivientes la compañera permanente del trabajador que fallece con el tiempo de servicio y con la edad requerida. Al efecto pueden consultarse las sentencias de casación CSJ SL 9174 -2014 y CSJ SL, 25 jul 2012, Rad. 37947, entre otras.

En virtud de lo anterior, no hay duda del yerro jurídico en el que incurrió el Tribunal, en tanto desconoció que para la fecha de la muerte del causante, existía una disposición que consagraba los derechos a la pensión de sobrevivientes a favor de la compañera permanente de un pensionado, con lo que vulneró las disposiciones denunciadas.

Además, y en esto también le asiste razón a la censura, de vieja data tiene dicho la jurisprudencia de esta Corte, que el derecho pensional por sí mismo es imprescriptible, por ende, también erró el ad quem en su consideración en contrario.

Por lo visto, los cargos prosperan, y en consecuencia se hace innecesario el estudio de los restantes, pues tenían idéntico fin a los que se acaban de estudiar.

En sede de instancia, a más de lo anterior, se debe decir que con la declaración rendida por el señor Luis Alberto Robledo Mosquera (fls. 227 a 228), y la del señor José Ignacio Lozano Vera (fls. 228 a 229), se acredita la convivencia de la demandante con el pensionado fallecido por espacio superior a 8 años hasta el momento de su muerte.

El primero de los mencionados afirmó que conoció a la demandante y al causante hacía unos 8 años, porque fue su vecino en la calle 14 entre 3ª y 4ª; que le constaba que convivieron bajo el mismo techo, y la señora García Vaquiro, acompañó al señor Jesús Antonio Conde Cuenca (q.e.p.d.), hasta que este falleció; que la persona que se encargaba de los gastos de subsistencia era el pensionado fallecido.

Y el segundo, adujo que conoció a la accionante, en la medida que “estuvo trabajando en el taller enseguida de donde ellos vivían, en la calle 14 con carrera 3º, ella con el finado Jesús Conde”; que convivieron “entre 5 y 6 años, inclusive ellos tuvieron 2 niños”, y que el señor Conde (q.e.p.d.), era el que respondía por los gastos del hogar.

Las situaciones anteriores, además son corroboradas por las declaraciones rendidas por la señora Rosalba Bermúdez, Raquel Vargas Cuenca, Tomás Díaz Rozo y Jesús María Calderón Gil, (fls. 24 a 27) quienes dieron cuenta de la convivencia del pensionado fallecido con la demandante, así como la procreación de una hija.

En consecuencia, es claro que la accionante tiene derecho al reconocimiento de la pensión de sobrevivientes, y sin que tenga ninguna injerencia en este asunto la sustitución que en su momento disfrutó la menor Gloria Esperanza Conde García, ya que su pago fue suspendido mediante Resolución 81 del 4 de febrero de 2004, a partir del 1º de enero de ese mismo año (fls. 206 a 207).

Lo anterior, en la medida que al estudiar la excepción de prescripción, se encontraría que las mesadas pensionales causadas con anterioridad al 5 de octubre de 2004, se encuentran afectadas con ese fenómeno, pues la accionante reclamó su prestación el 3 de octubre de 2003 (fl. 4), y presentó su demanda el 5 de octubre de 2007 (fl. 35 vuelto).

Visto lo anterior, se condenará al municipio de Neiva, a cancelar un retroactivo de $93.807.721,67, tal y como a continuación se explica:

A1 A
A1 A
 

A partir del mes de junio de 2017, la demandada deberá continuar pagando una mesada pensional de $737.717 junto con los incrementos de ley.

Respecto a la condena por intereses moratorios, basta decir que es improcedente la imposición de los mismos, en asuntos donde la pensión que se reconoce no es en aplicación de la normatividad integral de ese estatuto legal (L. 100/93), como lo es el caso analizado.

Sin costas en el recurso. Las de las instancias a cargo del demandado, que deberán incluirse en la liquidación que realice el juez de primera instancia, en conformidad con el artículo 366 del Código General del Proceso.

X. Decisión 

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, CASA la sentencia dictada el 18 de junio de 2009 por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Neiva, dentro del proceso ordinario laboral seguido por María del Carmen García Vaquiro contra el Municipio de Neiva.

EN SEDE DE INSTANCIA, se revoca el fallo de primer grado, y en su lugar se condena al accionado a cancelar a la demandante un retroactivo pensional de $93.807.721,67, por el periodo comprendido entre el 5 de octubre de 2004 y el 31 de mayo de 2017. Se ordena que a partir del mes de junio de este año, la demandada debe continuar pagando una mesada pensional de $737.717 junto con los incrementos de ley, y se declaran prescritas las mesadas causadas con anterioridad al 5 de octubre de 2004. Se absuelve de las restantes pretensiones.

Costas como se dijo en la parte motiva.

Cópiese, notifíquese, cúmplase y devuélvase el expediente al tribunal de origen».