Sentencia 883-2015 de febrero 4 de 2015

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Rad. 44732

Acta: 2

Magistrado Ponente:

Dr. Gustavo Hernándo López Algarra

Bogotá, D.C., cuatro de febrero de dos mil quince.

EXTRACTOS: «VII. Consideraciones

Se advierte en principio que aun cuando en la formulación del cargo no se expresa la vía por la cual va dirigido el cargo, es claro que el ataque se dirige por la vía directa, por cuanto ninguna alusión a aspectos fácticos hace la censura en el desarrollo del ataque, además por cuanto el censor expresó su total conformidad con los supuestos fácticos y probatorios establecidos en la sentencia que se recurre. Por tanto, la omisión es un escollo superable, que permite la estimación del cargo.

Aduce el Instituto de Seguridad Social que de acuerdo con el literal a), del artículo 40, de la Ley 48 de 1993, la persona que presta el servicio militar tiene derecho a computar el tiempo de servicio para las prestaciones relacionadas en ella, solo a partir de la vigencia de la norma, desde el 4 de marzo de 1993, porque esta, como todas las leyes, rigen hacia el futuro, lo cual significa que el beneficio consagrado en ella cobija a quienes hayan prestado el servicio militar después de la entrada en vigencia, o que se encontraran en esa actividad para la fecha, y que, al disponer el tribunal su aplicación, a hechos sucedidos anteriormente, le imprimió efectos retroactivos.

Conforme a lo anterior, lo que en esencia le cuestiona la censura al fallo fustigado, radica en que el sentenciador de alzada al computar el tiempo del servicio militar prestado por el demandante entre el 1º de diciembre de 1961 y el 25 de octubre de 1963, le dio efectos retroactivos al artículo 40 de la Ley 48 de 1993.

Delimitado como quedó el tema controversial, es preciso destacar que ninguna razón le asiste al recurrente en torno al yerro jurídico que quiere endilgarle a la sentencia, en tanto que si resultaba procedente contabilizar en el sub judice el tiempo del servicio militar que prestó el demandante al Estado colombiano, ya que no resulta correcto inferir, como equivocadamente lo pretende hacer ver el impugnante, que ese tiempo es aplicable solo al contingente de ciudadanos que prestaron el servicio militar con posterioridad al 4 de marzo de 1993, fecha en que se publicó la citada ley en el Diario Oficial 40.777.

Lo precisado por cuanto, como lo tiene adoctrinado la jurisprudencia de esta Sala, la pensión se convierte en un derecho consolidado, solo cuando se han satisfecho los dos requisitos, tiempo de servicios o semanas cotizadas y edad, de forma tal, que hasta tanto no se reúnan aquellas dos exigencias, el derecho está en plena formación, y por ende, es procedente en el caso particular y concreto, computar el tiempo del servicio militar para acceder a la pensión de vejez por aportes de que trata el artículo 7º de la Ley 71 de 1988.

Precisamente, en un asunto de similares características al debatido, la corporación en Sentencia CSJ SL 5661–2014, en que se reiteró otra en el mismo sentido, se dijo:

Planteado así el asunto y con total independencia de la validez del razonamiento que hace el juzgador de alzada en torno a la viabilidad de contabilizar dicho tiempo para efectos de la pensión de vejez contemplada por el artículo 9º de la Ley 797 de 2003, aspecto sobre el cual guarda entera conformidad el recurrente, pues expresamente señala que dicha sumatoria es “inobjetable”, la Sala limita su estudio en dilucidar si el beneficio pensional contemplado por el artículo 40 de la Ley 48 de 1993, es aplicable solo al contingente de ciudadanos que prestaron el servicio militar con posterioridad al 4 de marzo de 1993, fecha en que se publicó la citada ley en el Diario Oficial 40.777.

Para aclarar lo anterior, pertinente es recordar que la pensión se convierte en un derecho consolidado, solo cuando se han satisfecho los dos requisitos, tiempo de servicios o semanas cotizadas y edad, de forma tal, que hasta tanto no se reúnan aquellas dos exigencias, el derecho está en plena formación.

Teniendo en cuenta lo anterior y al haber cumplido el señor Montoya Herrera los dos requisitos en vigencia de la Ley 48 de 1993, esta Sala de la Corte arriba a la conclusión que el tribunal no aplicó retroactivamente el artículo 40 de la citada ley, pues se itera, el actor configuró su derecho a la pensión de vejez el 5 de noviembre de 2004, cuando ya la citada ley había entrado en vigor, con lo cual se concluye que el ad quem al computar el tiempo del servicio militar obligatorio que el demandante prestó entre el 1º de febrero de 1963 y el 30 de noviembre de 1964, no aplicó retroactivamente la Ley 48 de 1993.

El anterior criterio ha sido reiterado en varias oportunidades por esta Sala de la Corte, baste citar la sentencia del 2 de mayo de 2012 Radicado 42383, cuando al efecto dijo:

Ahora bien, al ser lo pretendido por el actor, el reconocimiento y pago de una pensión de jubilación a la luz del artículo 1º de la Ley 33 de 1985, para que se considere como un hecho consolidado se requiere la configuración de dos hechos, un tiempo de servicio de 20 años como servidor público, y haber llegado a la edad de 55 años, de forma tal, que hasta tanto no se reúnan aquellos el derecho está en plena formación.

Así las cosas, al haber cumplido el actor con el segundo de ellos, en vigencia de la Ley 48 de 1993, y al cumplir la edad exigida el 19 de octubre de 2006, o considera esta Sala que se presente una indebida aplicación de dicha ley, pues ese hecho se configuró durante su vigencia, de forma tal, que al aplicarse dicha disposición, se debe tener en cuenta el tiempo que se desempeñó como soldado regular, al servicio del Ministerio de Defensa Nacional, para el cómputo del tiempo de servicios como servidor público, bajo los criterios contenidos en la Ley 33 de 1985.

De acuerdo a lo expuesto, si el demandante consolidó su derecho a la pensión de vejez el 21 de mayo de 2003, toda vez que su natalicio se produjo el mismo día y mes del año 1943, para aquella calenda ya se encontraba en vigor la Ley 48 de 1993, por lo que sí resultaba procedente contabilizar el servicio militar obligatorio que se prestó entre el 1º de diciembre de 1961 y el 25 de octubre de 1963, siendo infundada la acusación relacionada con la aplicación retroactiva de la referida Ley.

Por lo visto el cargo no prospera.

Sin costas en el recurso extraordinario de casación por cuanto no hubo réplica.

VIII. DECISIÓN:

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, NO CASA la sentencia dictada el treinta (30) de septiembre de dos mil nueve (2009) por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, dentro del proceso ordinario laboral seguido por Daniel Agredo Narváez contra el Instituto de Seguros Sociales.

Acéptese como sustituta procesal del Instituto de Seguros Sociales a la Administradora Colombiana de Pensiones - Colpensiones, según la petición que obra a folios 48 y 49 del cuaderno de la Corte, en los términos del artículo 60 del Código de Procedimiento Civil, aplicable a los procesos laborales y de la Seguridad Social, por expresa remisión del artículo 145 del Código de Procedimiento Laboral y la Seguridad Social.

Sin costas en el recurso extraordinario.

Cópiese, notifíquese, publíquese, cúmplase y devuélvase el expediente al tribunal de origen.