Sentencia STC16773-2015 de diciembre 4 de 2015

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN CIVIL

STC16773-2015

Radicación 17001-22-13-000-2015-00246-02

Magistrado Ponente:

Dr. Álvaro Fernando García Restrepo

(Aprobado en sesión de dos de diciembre de dos mil quince).

Bogotá, D.C., cuatro de diciembre de dos mil quince.

EXTRACTOS: «Consideraciones

1. Bien se sabe, siguiendo los criterios jurisprudenciales de la Corporación, que, en línea de principio, la acción instaurada no procede contra las providencias o actuaciones judiciales, dado que no pertenece al entorno de los Jueces constitucionales inmiscuirse en el escenario de los trámites ordinarios en curso o ya terminados, para tratar de modificar o cambiar las determinaciones pronunciadas en ellos, porque al obrar de esa manera se quebrantarían los principios que contemplan los artículos 228 y 230 de la Constitución Política.

No obstante lo anterior, en los precisos casos en los cuales el funcionario respectivo incurra en un proceder claramente opuesto a la ley, por arbitrario o antojadizo, puede intervenir el juez de tutela con el fin de restablecer el orden jurídico si el afectado no cuenta con otro medio de protección judicial.

2. En el caso bajo estudio se observa, que el accionante censura el incumplimiento de los términos procesales en el trámite de la acción popular que conoce el Juzgado Segundo Civil del Circuito de Manizales, específicamente por no cumplir con los términos estipulados en la Ley 472 de 1998.

3. Sin embargo, de los elementos de convicción obrantes en las presentes diligencias no se advierte que la autoridad convocada hubiese incurrido en la falla endilgada, porque ha dado el trámite correspondiente al asunto puesto a su conocimiento, resolviendo en el prudencial término los recursos interpuestos por el gestor del amparo, librando los oficios respectivos y requiriendo a las autoridades y entidades llamadas a ser parte de la acción popular en lo que compete a sus cargas procesales; además, nótese que dentro del término comprendido entre el auto admisorio de la controversia y la data en que se promovió el amparo, ha dado trámite a múltiples tutelas de primera y segunda instancia, incidentes de desacato y recursos de consulta, respetando no sólo los términos que el legislador ha dispuesto para ello, sino la prelación y el orden en resolver los procesos de que tratan el artículo 6º de la Ley 472 de 1998 y el numeral 6º del artículo 37 del Código de Procedimiento Civil (fls. 14 a 22, ídem).

4. En efecto, esta Sala de vieja data ha precisado que las situaciones en las que es procedente el resguardo constitucional por mora judicial, son «las que sean el indisimulado producto ‘de un comportamiento desidioso, apático o negligente de la autoridad vinculada, y no cuando ésta obedece a circunstancias objetiva y razonablemente justificadas’” (CSJ STC, abr. 29/2011, rad. 00094-01, reiterada en STC5544-2015).

En ese mismo sentido ha indicado que:

“la protección del derecho fundamental al debido proceso por mora judicial, se circunscribe a la verificación objetiva de su calificación entre justificada e injustificada, pues si existe alguna de las causales de justificación, tales como la fuerza mayor, el caso fortuito, la culpa del tercero o cualquier otra circunstancia objetiva y razonable que permita establecer que la mora es aceptable, no podrá predicarse la violación del derecho al debido proceso. Se insiste, la protección efectiva del derecho opera cuando la mora judicial es injustificada” (CSJ STC, nov. 14/2012, rad. 02222-01, reiterada en STC5544-2015).

5. Aunado a lo anterior, y para abundar en razones desestimatorias, téngase en cuenta que el Juzgado convocado mediante proveído proferido el 16 de junio pasado, que fue debidamente notificado, admitió para su conocimiento la acción constitucional incoada por el gestor del amparo (fl. 19, íd.), luego entonces, se advierte que si bien la autoridad convocada, ya en el trámite de la acción de tutela, y antes del fallo de primer grado, emitió un pronunciamiento y ello era lo que perseguía el interesado, dicha circunstancia impone confirmar lo decidido por encontrarse superado el hecho que motivó el amparo, por lo que ningún sentido tiene que el fallador imparta órdenes de inmediato cumplimiento, en relación con unas circunstancias que en el pasado hubieran podido configurarse pero que, en este momento procesal, no existen o, cuando menos, presentan características diferentes a las iniciales (CSJ STC, oct. 4/2007, rad. 00244-01, reiterada en STC5302-2014 y STC5947-2015).

Sobre ese particular, la Sala ha dicho:

“El hecho superado (…), se presenta: “si la omisión por la cual la persona se queja no existe, o ya ha sido superada, en el sentido que la pretensión erigida en defensa del derecho conculcado está siendo satisfecha o lo ha sido toralmente, pues la tutela pierde su eficacia y razón de ser, por lo que la posible orden que llegase a impartir el juez de amparo carecería de sentido” (CSJ STC, sep. 12/2011, rad. 00081-01, reiterado en CSJ STC, oct. 12/2012, rad. 01606-01-01 STC5947-2015).

6. De otra parte frente a la petición del inconforme atinente a que “se remita copia de [su] tutela” a la Corte Constitucional, a la Procuraduría General de la Nación y al Fiscal General de la Nación “a fin de que se enteren del proceder del accionado” (fl. 1, ibíd.), resulta pertinente manifestar que, tal como se le ha precisado en anteriores oportunidades, puede acudir ante las autoridades competentes para ese fin, “naturalmente que asumiendo las consecuencias que de su comportamiento se deriven” (CSJ STC, mar. 16/2013, rad. 00037-01; reiterada entre otras en STC5544-2015), pues ha sido criterio de esta Corporación que “la función del juez constitucional no es ordenar investigaciones disciplinarias, sino proteger derechos de rango superior amenazados y vulnerados por las autoridades, bien por omisión o por acción” (CSJ STC, feb. 17/2010, rad. 00449-01; CSJ STC, mar. 16/2012, rad. 00037-01; y STC5544-2015 entre otras).

7. Corolario de lo discurrido en precedencia, se impone confirmar la sentencia controvertida por las razones expuestas en esta instancia.

Decisión

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, en Sala de Casación Civil, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, CONFIRMA la sentencia objeto de impugnación.

Comuníquese telegráficamente lo aquí resuelto a las partes, al a-quo y, en oportunidad, remítase el expediente a la Corte Constitucional para su eventual revisión.»