Sentencia SU-1148 de agosto 30 de 2000

CORTE CONSTITUCIONAL 

SALA PLENA

Ref.: Expedientes T-306951, T-307842, T-307841, T-307840, T-307839, T-307838, T-307837, T-307836, T-307803, T-307734, T-307733, T-307411, T-307410, T-307409, T-306954, T-306952, T-308827, T-308688, T-308654, T-308653, T-308652, T-308607, T-308413, T-308144, T-308124, T-307843, T-307354, T-306971, T-307346, T-307345, T-307343, T-307333, T-307201, T-307014, T-307000, T-306999.

Magistrado Ponente:

Dr. José Gregorio Hernández Galindo

Acción de tutela-Naturaleza

Gobierno Nacional-Formulación anual del presupuesto y ley de apropiaciones

Juez de tutela-Imposibilidad de modificar presupuesto para incremento salarial de servidores públicos

Acciones de tutela incoadas por Custodio Jacinto Mora Medina y otros, contra el Presidente de la República y el Ministerio de Hacienda y Crédito Público

Bogotá, D.C., treinta de agosto de dos mil.

La Sala Quinta de Revisión de la Corte Constitucional, en ejercicio de sus competencias constitucionales y legales, específicamente las previstas en los artículos 86 y 241, numeral 9º, de la Constitución Política y en el Decreto 2591 de 1991, ha proferido la siguiente

Sentencia

Dentro del proceso de revisión de los fallos dictados en los asuntos de la referencia por el Tribunal Contencioso Administrativo de Cundinamarca —secciones 1ª, 2ª y 4ª—, y el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Ibagué —Sala Civil—, el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Pereira —Sala de Familia—, el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Armenia —Sala Laboral—, el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bucaramanga —Sala Civil— y el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá —Sala Laboral—.

I. Antecedentes

Las personas que se enuncian a continuación incoaron acción de tutela contra el Presidente de la República y el Ministerio de Hacienda y Crédito Público por violación de sus derechos a la igualdad y al trabajo, al no haber recibido reajuste salarial para el año 2000, a diferencia de otros trabajadores que sí lo obtuvieron. Los accionantes fueron los siguientes:

Custodio Jacinto Mora Medina, María Mercedes Morales Hernández, Ligia Betty Carvajal Giraldo, Héctor Augusto Díaz Cruz, Eduardo Sandoval Naranjo, Marco Antonio Ángel Bocanegra, Dorian Gil Barbosa, Arnulfo Rodríguez Fonque, Antonio M. Toro Ruiz, María Azucena Sandoval Carrillo, Irma Rojas de Quintero, Ramón Darío Sánchez Gómez, Jesús Antonio Angarita Angarita, Inés Leal de Sánchez, José Guillermo Guzmán Aguilar, Jairo Humberto Benavides Montealegre, Mirtiliano Matiz Estrada, Cielo Patricia Martínez Sánchez, Jesús María Rodríguez Triana, Carmen Tulia Prada Hernández, Carlos Arturo Varón Pinilla, Agustín Garzón, Adriana Lucía Cerón Quintero, Yesid Avendaño Reyes, Amanda Guerrero Dávila, Luis Eduardo Gutiérrez Silva, Piedad Troncoso Cruz, Eunice Revelo Villa, Paola Alexandra Rodríguez, Marco Fidel Murcia Zapata, Rosa Helena Soler Bonilla, Yesid Labrador Cifuentes, Deisy Santanava, Henry Restrepo Ruiz, Rafael Torres, Jorge Aurelio Cardozo, Elías Lozano Ardila Olga Lucía Acosta, Lilian Vargas, Luz Myrian García Arango, Miguel Ángel Arteaga Rivera, Alberto Parra Pérez, Alba del Socorro Durán de Álvarez, Yesid Rodríguez Hernández, José Montegranario Bonilla, María Doris Barreto Reyes, Ezequiel Hernández Carrillo, Héctor Camilo Lozano Bermúdez, Martha Cecilia Carvajal Urueña, José Ramiro Torrado Llain, Esperanza Rodríguez Acosta, Martha Morales Góngora, Elizabeth Ríos García, Marco Fidel Ballesteros Sarmiento, José Yamil Rojas Rodríguez, José Eduardo Ruiz, Josué Enrique Bonilla Gómez, Germán Francisco Doncel, Guillermo León Correa Ramírez, Silvia Yolanda Quiñónez de Beltrán, Mario López Muñoz Olga Lucía Ramírez Ramírez, Lida Ospina Marín, Beatriz Marín Rivera, Isabel Cristina Marín Barrera, Leonor Gañian Díaz, José Alejandro Ballesteros Arias, Héctor Bedoya Franco, Luz Aydee Reyes Varón, Rafael Díaz Ortiz, Jorge Enrique Páez García, Carlos Iván Hernández, Florangela Vera Gutiérrez, Helena Castro Pacheco, Alfredo Camacho García, Amparo Torres de Martínez, Martha Rubia Hernández Iglesias, Alba Marina de Machado, Euclides Castañeda, Pedro José Torres Flórez, María del Pilar Hernández, Mariela Buriticá Arbeláez, Manfredy Daza Gaitán, Camilo Cardona López, Mario Alberto Vásquez Rodríguez, Nineyi Ospina Cubillos, Javier Riveros Delgado, Hugo Alexander Puerta Jaramillo, Gregorio Arévalo Arévalo, Holvey Martínez Velásquez, Ramón Horacio Alzate, Hugo Alberto, Julián Valencia Quintero, Nelson Arturo Nieto Osorio, César Augusto Gómez, Fernando Ceballos, Luz Cecilia Salcedo Salamanca, Olga Lucía Hoyos, Álvaro García Osorio, Carlos Alberto Rincón Ordóñez, Alba Cecilia Cabrera Quintero, José Ángel Rodríguez Santos, Gloria Inés Aristizabal, Carmenza Herrera Correa, César Augusto Giraldo García, Jorge Fernández Ríos, Juan Carlos Arango Caicedo, José Alberto Sabogal Vásques, Álvaro Rivera Correa, Lucelly Zuluaga, Roger Cardona Ospina, Amparo Londoño González, Pedro Pablo Ramírez Barragán, Rodrigo Álvarez Rodríguez, Alonso González Ariza, Elvira Ochoa Vargas, Sigifredo Gómez González, Beatriz Clemencia Uribe, María del Carmen Roa, Martín Alonso Quiroz, Pablo Antonio Farfán, Rafael Uscátegui Durán, Doris Guarín Sánchez, Víctor Germán Otero, Edgar Hernández Carrillo, Ángel Miro Hernández, William Ernesto Aguilar Villamizar, Nelly Hernández de Lara, Claudia Amparo Ballesteros, Gonzalo Fernández, Martha Aurora Londoño Camacho, Rufina Niño Pinto, Luz Adriana Ayala Hurtado, Otoniel Guerrero Blanco, María Ligia Moreno de Guerrero, Ramón Uribe Márquez, Raúl Ortiz del Valle, Jairo Galindo Rojas, Yamira Elizabeth Logo, Pedro Jesús Corredor Ronderos, Luis Enrique Barrera Ayala, Hernán Martínez Quintero, Elsa Camargo Amado, Martha Elena Villamizar, Pedro Enrique Prado Ariza, Alba Patricia López Martínez, Betty Sofía Peñalosa, Serafín Guerra, Jairo Hernando Soto, Yaneth Camacho Rey, Sandra Yamile López Vásquez, Luz Estela Martínez, Edgar José Bravo, Héctor Sarmiento, Flor Ángela Moreno Martínez, Doris Yolanda Rodríguez, Ruby María Ferrin de Velasco, Milton Arciniegas Pinilla, Nury Pérez, César Alberto Gualdrón, Nida Patricia Pérez Pimiento, Gladys Días Riveros, María del Carmen Otero de Cortés, Nury Fabila Espinel, Olga Lucía Otero, Víctor Hugo Ariza Velasco, Martha Cecilia Barroso Guevara, Manuel José Anaya Campos, Piedad Ortiz de Carreño, Álvaro Martínez, María Elizabeth Pinto, Myriam Pinzón, Martha Cecilia Ardila Franco, Wilson Leonel Mejía, María Cristina Becerra, Gonzalo Chaparro, Lucila Espinosa, Victoria Bolívar Ardila, Carlos Eduardo Almeida, Miguel Antonio Espinel, José Gabriel Durán León, Elsa Franco Acevedo, Justo Pastor Flórez Carvajal, Ruth Francy Tangua, Henry Hernández Osorio, Tarcisio Silva Ortiz, Margarita Flórez de Garzón, Elisa Gómez Otero, Carlos Alberto Camacho, Blanca Nieves Meneses, Ángel Roberto Durán Granados, Gabriel Jaimes Durán, Mario López, Berta Rocío Cárdenas, Javier Enrique Plata, Sandra Liliana Hernández, Henry Jesús Ardila, Yanise Patricia Morales Rey, Luis Carlos Ovalle, Ricardo Antonio Rincón Torres, Yaneth Barranco Rojas, Carmen Cecilia Villamizar Bautista, Ángela Patricia Pinzón, Claudia Rocío Lindarte Álvarez, Inés García Rincón, Aydee Amorocho, Luis Ernesto Hernández Osorio, Carmen Cecilia Silva, Raquel Gamarra de Gamboa, Jairo Reyes Rodríguez, Martha Lucía García Mantilla, Blanca Inés Duarte de Pérez, Orlando Arenas Jaimes, Rubén Darío Lesmes Leal, Alice Moya Soto, Edgar Antonio Villamizar Rey, Ranulfo Octavio Mosquera Rivas, Carlos Gómez Charry, Olga Salas Sánchez, Lucía Salas Cuervo, Yenny Alexandra Pérez Pérez, Carlos Alberto Parga Chavarría, Gladys Ardila Velásquez, Hernando Peña Ramírez, Vilma Barrera Santos, Alcira Ortiz de Hernández, Elcira Heredia Aranda, María Elizabeth Hurtado de Sánchez, Carol Johana Castillo Otalora, Sara Rebeca Rodríguez, Carlos Arturo Morales Castro, Pablo Alberto Arango Serrano, María Mercedes Paul Pinzón, Sonia Isabel Gómez Trujillo, Antonio Luque Cuellar, Julieth Raquel Cruz Quintero, Rosa María Toro Ordóñez, Carlos Rangel Duarte, Dolly Tellez, Pedro Galvis Ojeda, Antonio Ortiz Franco, Julián Ernesto Campos, Carlos Alberto Rangel, Patricia Delgado Meneses, Victoria Morantes, Horacio Silva, Magnolia Castillo, Martha Cecilia Vivas Ramos, Jairo Iván Sierra, Luz Henry Mendoza, Gloria Lucía Villamizar, Sergio Alberto Peralta, Ernesto Moreno Moreno, Daniel Mantilla, Estela Rodríguez de González, Olga Lucía Ochoa Posada, Daniel Moyano Vargas, María Gladis de Sarmiento, Fernando Tello Hernández, Olga Tarazona Guarín, Gloria Inés Torres Riveros, Elsa Victoria Vargas de Iguera, Carmen Victoria Uribe Serrano, Valdomero Ramón Rojas, Yolanda Rondón de Ariza, Carlos Alirio Durán Cortés, Jaime Darío Peralta Orduz, Rubiela Cadena Ortiz, Esperanza Bohórquez Correa, Ángela Murcia, Alcira Ríos de Silva, Milton Giovanni Ballén, Graciela Bohórquez Flórez, Luis Fernando Pico Vega, Libardo Cortés Carreño, Luz Marina Ramírez Beltrán, Eudosia Uribe Quintero, Elizabeth Galvis, Fernando Sanmiguel Oliveros, Román Ortiz Lara, Gladys Vargas Miranda, Ana Pastora Prada Díaz, Blanca Salomé Pimiento de Cristancho, Manuel Enrique Flórez, Ángela María Álvarez de Moreno, Manuel Arturo Ramos, María Helena Duarte de Hernández, Pedro José Rivero Ferreira, María Amparo Chaparro de Castellanos, Fabio Alberto Triana, Luz Marina Avellaneda Rueda, José Jesús Lozano Parada, Mauricio José Gómez Ortiz, Jorge Enrique Reyes Martínez, María Lucelly Valencia, Manuel Salvador Vega Niño, Omar Alberto García, José Miguel López Vásquez, Sonia Estela Parra Pinzón, Martha Rueda, Nancy Liliana Barajas, Ángela Villareal Pinilla, Margarita del Carmen Illera Jaimes, Luz Deyanira Argüello, Fanny Garzón, Digna María Guerra, María Antonieta Parra, Carmen Leticia Pereira, Clara Inés Olaya, Sonia Yadira Sierra, María Inés Solano, Luz Eugenia Aparicio Serrano, Rosa Elena Mancilla, Adriana María Bermúdez González, Nancy Marlene Carrillo, Manuel Guillermo Corzo, Esperanza Rodríguez Velandia, Patricia Pinzón, Lucía Teresa Moreno Plata, Mary Sarmiento de Pinto, Nora Páez Capacho, Wilman de La Hoz, Lidia Lucía Hernández Camacho, Diego Fernando Casas Jiménez, Inés Valbuena Vanegas, María Teresa Arias de Moncada, Luis Enrique Cortés Carreño, Janeth Quiñónez Quintero, Gabriel Ospina Montes, Serafina Mármol Vásquez, Carlina Corena de Arias, Luz Marina Basto Álvarez, Ruth Esperanza Gómez Sanche, Sandra Ramos Baquero, Rocío Trujillo de Peña, Teresa de Jesús Herrera de Rodríguez, Eduardo Gaona Martínez, Luz Marina Ortiz, Antonio María Camargo Santos, Jorge Edgar Emiro Moreno, Jorge Eliécer Ojeda Valderrama, Jairo Quiñónez Martínez, Carlos José Valdivieso, María Patricia Ariza, Jesús David Beltrán, Lavinia Negrelli Ordóñez, José Ángel Ortiz Vergel, Mario López Rivera, Pedro Ramírez Rivera, Yasmine Mantilla Carvajal, Tobías Aza Mancilla, Jorge Eliécer Chacón Arenas, Liliana Jaime García, Myriam Vargas Daza, William Basto Díaz, Yovana Patricia Garzón Ramírez, Fabio Lizarazo Pinzón, Carmen Cecilia Agon Camacho, Fabio Pico Rincón, Eduardo Amaya Torres, Aura Muñoz Gutiérrez, Yolanda Gómez, Inés Mercedes Mendosa, Sonia Eugenia García Rueda, Luz Ángela Rueda Acevedo, Gloria Forero Ravelo, Sonia Estela Márquez Reyes, Víctor Hernando Pérez García, Gonzalo Mejía Abello, Luis Antonio Carreño, Ligia Arenas Porras, Juan Ricardo Arévalo Hernández, Álvaro Rangel Serrano, Álvaro Báez Cabrera, Carlos Saúl Escobar, Nancy Yolanda Jerez Caballero, Pedro Orlando Correa Pacheco, Eddy Yaneth Pinto, Mary Violeta Jaimes Grimaldos, Martha Inés Muñoz Hernández, Héctor Adolfo Pinzón Camacho, María Fernanda Mantilla Reyes, Luz Marina Sánchez Pimiento, Marcela Marín Angulo, Jesús Ramón Hernández, Álvaro Vivas Guevara, Martha Cecilia Barrera Quiroz, Daniel Uriel Martínez, Oscar Javier Cocunugo Castellanos, Beatriz Virginia Correa, Álvaro Rodríguez Cuevas, Yolanda Siza, Rafael García Liscano, Sofía Martina Bravo Rivero, Liliana Nelly Parra Pinzón, Hernando González, Ana Inés Henao Moreno, Hernán Rueda Prada, Luis Eduardo Hernández, Pedro Bautista, Norberto Anaya Parra, Hernán Ferro Díaz, José Sierra, Nancy Vera Gómez, José Israel Arias García, Raquel Jaimes Arciniegas, Esperanza Mota Mantilla, Rafael Francisco Uribe, Javier Eduardo Gómez Mantilla, Sabino Alfonso Caballero, Jaime Enrique Hernández, José Celestino Hernández Barajas, Lucelly Mena Quintero, Miguel Jiménez Méndez, Yolanda Bayona Rojas, María Cecilia Amaya, Luz Estela Valencia Salazar, Iván Pilonieta Rúgeles, Carlos Yesid Camargo, Jairo Humberto Ramírez, Martín Ospina Villafañe, Marina Ramón de Mojica, Sandra Luz Gómez Parada, Luz Day López Pico, Claudia Jimena Marín Mora, Margarita López Díaz, Gilma Estela Carrillo Mantilla, Myriam Flórez Moreno, Carmen Cabrera Delgado, Flor Alba Aza Mancilla, Darío Antonio Ariza, Nelly Isabel Ortiz Rojas, Orlando Pérez Aguilar, Lida Rodríguez Rincón, María Deisy Salcedo Vergel, Judith Bernal de Valdivieso y Bertha Quinero Díaz.

Afirman que, mientras a los congresistas se les incrementó su salario en un 15.3%, y a quienes devengaban menos de dos salarios mínimos en un 9%, al resto de empleados oficiales no se les hizo ningún aumento, lo cual vulnera los preceptos constitucionales de los artículos 1º, 13, 25 y 53. En su concepto, al paso que los salarios pierden valor, la retención en la fuente, el IVA, el dos por mil, el impuesto predial, la gasolina y todos los bienes de la canasta familiar, así como los servicios públicos, crecen sin que nadie los detenga.

Se ha desconocido, en el sentir de los actores, el mandato del artículo 53 de la Carta, en el sentido de que la remuneración debe ser vital y móvil para que evolucione a la par con el costo de la vida. Ningún patrono, público o privado, tiene autorización para establecer que solo hará incrementos salariales en el nivel mínimo o que dejará de hacerlos indefinidamente.

Aducen igualmente que en una economía inflacionaria como la nuestra, la pérdida progresiva del poder adquisitivo de la moneda causa necesariamente la disminución real de los ingresos de los trabajadores en la medida en que cada año permanezcan inmodificados los salarios. Además, cada período que transcurre sin aumento implica una disminución real de la remuneración y por tanto, un enriquecimiento sin causa de parte del patrono.

Afirman los accionantes que no disponen de otro mecanismo de defensa judicial, puesto que las acciones laborales ordinarias llegarían cuando el perjuicio se hubiere consolidado y sostienen que la medida que se adopte con la tutela, conjuraría el perjuicio irremediable que lleva consigo la pérdida de valor de los salarios.

Se pide que mediante la tutela se ordene el reajuste salarial retroactivo al 1º de enero de 2000, de conformidad con el índice de precios al consumidor causado a 31 de diciembre de 1999.

II. Decisiones judiciales objeto de revisión

Señalan las providencias proferidas con ocasión de las demandas en referencia que la fijación de los salarios obedece a políticas macroeconómicas en cuya determinación intervienen distintas instancias, y que mal podrían los jueces de tutela ordenar incrementos salariales en los términos planteados, desconociendo el engranaje económico cuyas causas no son únicamente los hechos económicos internos, sino también los externos que han determinado los ingresos del Estado.

No se vislumbra, según los fallos, vulneración de los derechos a la igualdad o al trabajo en condiciones dignas y justas, pues, por el contrario, se garantiza la permanencia en el trabajo y la remuneración, dentro de los principios y fines del Estado.

También se consideró que la acción de tutela no es el mecanismo idóneo para satisfacer las aspiraciones de los peticionarios puesto que el acto mediante el cual se decretaron los incrementos para el año 2000, es un acto de carácter general que debe ser demandado ante la justicia contencioso administrativa.

Además, las erogaciones con cargo al tesoro no pueden hacerse si no están incluidas las partidas correspondientes en el presupuesto general de la Nación. De allí que la justicia no pueda ordenar al gobierno hacer un gasto no presupuestado.

III. Consideraciones de la Corte Constitucional y fundamentos de la decisión

Improcedencia de la tutela

La Sala reitera los planteamientos expuestos en la Sentencia SU-1052 del 10 de agosto de 2000 (M.P. Álvaro Tafur Galvis), relativa igualmente al pago de incrementos salariales de los servidores públicos para el presente año, en la cual se trataron suficientemente los aspectos que invocan los accionantes, como pasa a verse:

“3. Naturaleza de la acción de tutela. Improcedencia de esta vía para sustituir a las autoridades en las competencias asignadas por la Constitución Política

Como quedó planteado, la decisión en el asunto que ocupa a la Corte, exige establecer si la acción de tutela es el mecanismo adecuado para ordenar al Gobierno Nacional el incremento de los salarios de los accionantes, dada su calidad de servidores públicos, ya que a estos para el presente año, no se les ha incrementado su remuneración. Deberá determinarse además, si la acción de tutela procede como mecanismo transitorio, para el efecto, habrá de precisarse si la situación planteada por los invocantes constituye una amenaza a sus derechos fundamentales o les ha ocasionado un perjuicio irremediable.

3.1. Tal como lo ha sostenido la jurisprudencia de esta corporación, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 86 de la Constitución Política, quien se sienta amenazado o vulnerado en sus derechos fundamentales, por acto u omisión de la autoridad pública y, en casos excepcionales por un particular, puede invocar el amparo consagrado en el ordenamiento constitucional, para la protección de estos especiales y trascendentales derechos.

Al respecto se ha sostenido que la acción de tutela es subsidiaria, en cuanto no procede cuando el ordenamiento prevé otro mecanismo para la protección del derecho invocado; también se la ha calificado de residual, en la medida en que complementa aquellos mecanismos previstos en el ordenamiento que no son suficientes o que no resultan verdaderamente eficaces en la protección de los derechos fundamentales y además se ha dicho que es informal, porque se tramitan por esta vía las violaciones o amenazadas de los derechos fundamentales que dada su evidencia y simplicidad no requieren la confrontación propia de un proceso ante la justicia ordinaria. Debe agregarse además, que la acción de tutela, dada su especificidad, está destinada a proteger situaciones individuales frente a aquellas actuaciones u omisiones que constituyan una efectiva amenaza o afrenta concreta a una persona determinada.

Por consiguiente, al juez constitucional no le corresponde interferir, por vía de tutela, en las decisiones generales abstractas e impersonales confiadas por la Constitución Política a otras autoridades estatales, aunque sí podría, en defensa de aquellas situaciones concretas y particulares que le competen, ordenar que se adopten medidas excepcionales con el propósito de salvaguardar los derechos de aquellos que, por quedar cubiertos en una decisión general, resultan discriminados y por tanto desprotegidos.

De tal manera que, tal como lo consideraron los jueces de instancia, mediante la acción de tutela no es posible sustituir al Gobierno Nacional en su gestión de formular y aplicar la política fiscal del Estado, como tampoco resulta procedente, con el propósito por demás loable de proteger los derechos fundamentales, cuestionar las decisiones que con respecto a ésta facultad se tomen, porque de ser posibles la sustitución y la disputa, tendríamos que concluir que el constituyente le confió al juez constitucional, por vía de tutela, el poder omnímodo de decidir en todos los asuntos públicos, incluyendo la dirección económica del Estado lo cual, además de impertinente, contradice abiertamente la Constitución Política. Este ordenamiento determina con claridad las funciones de los diferentes órganos del poder público delimitando las concurrencias, las cuales se establecen, como mecanismos de control y cooperación en la consecución de los fines del Estado, pero nunca como inmisiones o interferencias (C.P., art. 113).

Así las cosas, corresponde al Gobierno Nacional la formulación anual del presupuesto de rentas y ley de apropiaciones que deberá corresponder al plan nacional de desarrollo, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 346 de la Constitución Política y compete al Congreso Nacional su aprobación. Por su parte, esta corporación es la encargada de estudiar y decidir respecto de su constitucionalidad, si en ejercicio de la acción pública de inconstitucionalidad se llegare a controvertir.

En consecuencia si como lo expone con claridad el Ministro de Hacienda y Crédito Público y lo ha sostenido esta corporación, compete al Gobierno Nacional presentar el proyecto de presupuesto y la ley de apropiaciones en armonía con su política económica y fiscal, no le corresponde al juez de tutela ordenar su modificación con miras a que se incluya un rubro destinado al incremento salarial de los servidores públicos, porque, de hacerlo, se inmiscuiría por vía de tutela, en los asuntos que competen a otras autoridades, desbordando así la competencia constitucional conferida en el artículo 86 de la Constitución Política y deberá responder por extralimitación de funciones de conformidad con lo dispuesto por el artículo 6º del mismo ordenamiento.

De otra parte, debe recordarse que en la contestación a las acciones de tutela cuyas decisiones se revisan, el Ministro de Hacienda y Crédito Público relaciona la decisión del Gobierno Nacional de no incluir en el proyecto de presupuesto un rubro destinado a incrementar la remuneración de los servidores públicos que devengan más de dos salarios mínimos, con la necesidad de incluir en el proyecto de ley de presupuesto compromisos que cuenten con los correspondientes recursos para que puedan efectivamente ser atendidos, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 39 del Decreto 111 de 1996, estatuto orgánico del presupuesto.

Esta mención del Ministro de Hacienda no puede pasar inadvertida, porque de conformidad con la regla de legalidad del gasto que es un desarrollo del principio de legalidad de la función pública, esta corporación no podría crear la obligación a cargo del Estado de reajustar el salario de los servidores públicos en un monto determinado y para una vigencia específica, como tampoco ordenar que el Gobierno Nacional lo haga, porque además de transgredir los artículos 6º y 86 de la Constitución Política, como quedó explicado, quebrantaría los artículos 345, 346 y 347 del mismo ordenamiento, como también el artículo 71 del estatuto orgánico del presupuesto (D. 111/96). Lo anterior por cuanto, de conformidad con estas disposiciones no se puede crear una obligación ni tampoco ordenar un gasto, sin que se cuente para el efecto con la respectiva disponibilidad presupuestal. Así mismo, no debe olvidarse que el artículo 136 del Código Penal tipifica como peculado comprometer sumas superiores a las fijadas en “el presupuesto” al igual que invertir las incluidas en este en forma diferente a la prevista. De tal suerte que, tanto por la naturaleza de la acción de tutela como por el principio de legalidad del gasto público, el juez constitucional no puede por vía de tutela incrementar el salario de los accionantes como tampoco ordenar al Gobierno Nacional que lo haga.

3.2. Los tutelantes además de estar inconformes con la decisión del Gobierno Nacional relativa al no incremento de sus salarios, discrepan de los reajustes previstos en el ordenamiento, tanto para los miembros del Congreso Nacional por el artículo 187 de la Constitución Política, como para los magistrados del Consejo Superior de la Judicatura, de la Corte Constitucional, de la Corte Suprema de Justicia, del Consejo de Estado y de otros funcionarios al servicio del Estado, por el artículo 15 de la Ley 4ª de 1992. Al respecto consideran, que los incrementos previstos en estas normas desconocen el principio de igualdad consagrado en el artículo 13 de la Constitución Política. Arguyen que la medida del Gobierno Nacional los discrimina, porque solo algunos servidores públicos resultarían afectados con el no incremento de sus salarios para el presente año. Al respecto, precisa reiterar que las anteriores disposiciones no pueden ser controvertidas por vía de tutela porque tienen previsto en el ordenamiento un trámite especial que hace de suyo a la tutela improcedente.

De lo anterior se sigue que deben confirmarse las decisiones de instancia porque la acción de tutela, tal como quedó expuesto, no es el mecanismo pertinente para cuestionar o modificar las orientaciones o directrices del Gobierno Nacional en materia de gasto público, en razón a que la política fiscal del Estado se hace realidad en la ley orgánica del presupuesto y ley de apropiaciones para una vigencia determinada, que debe controvertirse, ante esta corporación, pero en ejercicio de la acción pública de inconstitucionalidad. Al respecto vale recordar que a consideración de esta Corte se encuentran sendas demandas en las cuales se controvierte la constitucionalidad de la Ley 547 de 1999 —por la cual se decreta el presupuesto de rentas y recursos de capital y ley de apropiaciones para la vigencia fiscal del 1º de enero al 31 de diciembre del 2000— radicadas con los números 2780, 2804, 2922 y 3051.

Igualmente, tampoco la acción de tutela es el procedimiento idóneo para controvertir la constitucionalidad del artículo 15 de la Ley 4ª de 1992. Esta disposición, al igual que las anteriores, debe demandarse ante esta Corte en ejercicio de la acción pública de inconstitucionalidad.

Así mismo, el mandato del artículo 187 de la Constitución Política, de conformidad con el cual la asignación de los miembros del Congreso se reajustará cada año, no puede objetarse por ningún procedimiento, puesto que su incuestionable jerarquía la hace inmune a las controversias, incluso ante esta corporación a la cual corresponde velar por su guarda e integridad. No obstante cabe recordar que las mismas pueden ser reformadas por los canales previstos para el efecto en el mismo ordenamiento (C.P., arts. 374 a 379)”.

Decisión

Con base en las expuestas consideraciones, la Sala Plena de la Corte Constitucional, administrando justicia en nombre del pueblo y por mandato de la Constitución,

RESUELVE:

1. CONFIRMAR los fallos proferidos por el Tribunal Contencioso Administrativo de Cundinamarca —secciones 1ª, 2ª y 4ª—, el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Ibagué —Sala Civil—, el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Pereira —Sala de Familia—, el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Armenia —Sala Laboral—, el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bucaramanga —Sala Civil— y el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, —Sala Laboral— en las acciones de tutela correspondientes a los expedientes T-306951, T-307842, T-307841, T-307840, T-307839, T-307838, T-307837, T-307836, T-307803, T-307734, T-307733, T-307411, T-307410, T-307409, T-306954, T-306952, T-308827, T-308688, T-308654, T-308653, T-308652, T-308607, T-308413, T-308144, T-308124, T-307843, T-307354, T-306971, T-307346, T-307345, T-307343, T-307333, T-307201, T-307014, T-307000, T-306999.

2. RECOMENDAR al Gobierno Nacional que, cuando las circunstancias lo permitan, expida los decretos que determinen el aumento salarial a partir del 1º de enero del año 2000 para los empleados públicos y oficiales con el propósito de que los salarios de todos los servidores públicos conserven el poder adquisitivo de los mismos.

3. Por secretaría, LÍBRESE la comunicación de que trata el artículo 36 del Decreto 2591 de 1991.

Cópiese, notifíquese, comuníquese, publíquese en la Gaceta de la Corte Constitucional y cúmplase.

Magistrados: Fabio Morón Díaz—Antonio Barrera Carbonell Alfredo Beltrán Sierra—Eduardo Cifuentes Muñoz—Carlos Gaviria Díaz—Alejandro Martínez Caballero—José Gregorio Hernández Galindo—Vladimiro Naranjo Mesa—Álvaro Tafur Galvis.

Martha Sáchica de Moncaleano, Secretaria General.