Sentencia T-154 de abril 28 de 1998 

CORTE CONSTITUCIONAL 

SALA SEGUNDA DE REVISIÓN

Ref.: Exp. T-150254

Peticionario: Sociedad TV. 13 Ltda. (QAP)

Magistrado Ponente:

Antonio Barrera Carbonell

Santafé de Bogotá, D.C., abril veintiocho de mil novecientos noventa y ocho.

EXTRACTOS: «(...).

2.4. No es fácil para la Sala establecer el motivo determinante que movió a la programadora demandante para promover la tutela, si fue el temor inicial que le asistía en el manejo incorrecto del proceso de licitación que la llevó a retirar su propuesta, o la falta de claridad y objetividad de los pliegos de condiciones, como lo ha señalado en la demanda de tutela, circunstancia esta que en su sentir favorecía una valoración subjetiva de las propuestas y, como resultado de ello, el manejo arbitrario de las adjudicaciones por la comisión.

Tampoco resulta claro, por qué razones la demandante no hizo uso del derecho que le asistía, conforme a las normas de la Ley 80 de 1993 y el pliego de condiciones, para solicitar las aclaraciones y modificaciones que a su juicio resultaran pertinentes para poder participar en la licitación, en lugar de renunciar a seguir interviniendo en el proceso licitatorio. Del resultado del ejercicio de dicho derecho, en cuanto las decisiones de la administración conllevaran la violación de derechos fundamentales, hubiera sido posible estructurar la pretensión de tutela, naturalmente, bajo el supuesto de la ineficacia de los medios alternativos de defensa judicial.

(...).

2.5. El demandante en tutela debe tener un interés legítimo que justifique la acción y carecer de un medio alternativo de defensa para proteger el derecho violado o amenazado con la conducta ilegítima del organismo público o del particular.

Dentro del procedimiento de licitación mencionado, el interés para cuestionar el pliego de condiciones estaba radicado en cabeza de quienes hubieran formulado oportunamente la respectiva propuesta, en virtud de que a ninguna otra persona, particularmente considerada, la debía afectar el contenido de sus términos o ser sujeto de actos de discriminación en el acceso a la concesión.

Dentro de este orden de ideas resulta claro que, al haberse marginado voluntariamente la sociedad demandante del procedimiento licitatorio, perdió con ello la legitimación para cuestionarlo por la vía de la tutela, más aún cuando se trata ahora de un hecho consumado, por cuanto la licitación mencionada fue adjudicada.

___________________________