Sentencia T-18 de enero 24 de 2000 

CORTE CONSTITUCIONAL 

SALA QUINTA DE REVISIÓN

TUTELA PARA EL PAGO DE MESADAS PENSIONALES ATRASADAS

NO HAY TEMERIDAD CUANDO SE INTERPONE OTRA TUTELA POR NUEVOS PERÍODOS

EXTRACTOS: «Galo José Moran Narvaez reclama de la Gobernación de Nariño el pago de las mesadas de jubilación atrasadas. Se ha establecido que la entidad territorial, reiteradamente, ha venido incumpliendo dichos pagos, hasta el punto de que esta es la segunda acción de tutela que debió ejercer el peticionario para buscar la cancelación de ellas.

Y no fue temerario el uso de la acción —como lo supuso el juez de instancia—, por cuanto se trató de hechos diferentes. A pesar de que en ambos casos se impetraba el pago de las mesadas atrasadas, ellas correspondían a períodos diversos y, por tanto, la situación ahora denunciada implica en sí misma una violación a derechos fundamentales, tan susceptible de amparo como la que dio lugar al primer fallo, e inclusive justificada de modo más contundente, ya que precisamente, al brindar la protección en la oportunidad que antecede, el juez de tutela, implícitamente conminó a la institución demandada, señalando que había violado el derecho al mínimo vital del actor, de lo cual se deduce que el Gobernador no podía reincidir en la conducta inconstitucional asumida antes.

La Corte considera que la demanda de tutela, para que sea temeraria, requiere que ante dos o más jueces, en forma simultánea o sucesiva, se estén planteando los mismos hechos y se presenten iguales pretensiones entre las mismas partes. No es tal caso el de alguien a quien se concedió el amparo y después, por hechos posteriores, quien vulneró sus derechos fundamentales, vuelve a violarlos. Así, en el evento de pagos periódicos incumplidos, el hecho de que se haya concedido antes una tutela ordenándolos por cierto período no impide que se ejerza la acción constitucional para obtener el pago de nuevos períodos, ante la reincidencia del demandado».

(Sentencia T-18 de enero 24 de 2000. Magistrado Ponente: Dr. José Gregorio Hernández Galindo).

_______________________________