Sentencia T-300 de julio 15 de 1996 

CORTE CONSTITUCIONAL 

SALA SEGUNDA DE REVISIÓN

ACCIÓN DE TUTELA

CONDUCTA TEMERARIA DEL DEMANDANTE

EXTRACTOS: «Dice el inciso final del artículo 25 del Decreto 2591 de 1991:

“Si la tutela fuere rechazada o denegada por el juez, éste condenará al solicitante al pago de las costas cuando estimare fundadamente que incurrió en temeridad”.

La temeridad en la acción de tutela supone el ejercicio arbitrario y sin fundamento valedero alguno de ésta, circunstancia que debe ser cuidadosamente valorada por el juez para no incurrir en decisiones injustas. La conducta temeraria debe estar plenamente acreditada y no puede ser inferida de la simple improcedencia de la acción; requiere de un examen cuidadoso de la pretensión de amparo, de los hechos en que ésta se funda y del acervo probatorio que obre dentro del proceso, que lleve al juzgador a la fundada convicción de que la conducta procesal de la respectiva parte carece en absoluto de justificación».

(Sentencia T-300 de julio 15 de 1996. Magistrado Ponente: Dr. Antonio Barrera Carbonell).

_______________________________