Sentencia T-341 de agosto 25 de 1993 

CORTE CONSTITUCIONAL 

SALA QUINTA DE REVISIÓN

ACCIÓN DE TUTELA

EJERCIDA DIRECTAMENTE POR MENORES

EXTRACTOS: «Ha instaurado la acción de tutela en el presente caso una menor de edad, quien actúa en su propio nombre.

A diferencia del ejercicio de los derechos políticos, que tiene señalada una edad mínima por mandato constitucional (arts. 98, par., y 99 de la Carta) y de la capacidad de ejercicio indispensable para los actos y declaraciones de voluntad en materia civil, no existe norma alguna que exija una edad a partir de la cual se pueda pedir directamente la protección judicial propia de la tutela. Por el contrario, la Constitución Política estatuye que “toda persona” dispondrá de esta acción para reclamar ante los jueces “por sí misma o por quien actúe a su nombre”, la protección inmediata de sus derechos constitucionales fundamentales, cuando quiera que estos resulten vulnerados o amenazados.

Un niño puede, pues, ejercer la acción de tutela sin necesidad de apoderado y debe ser atendido por el juez.

Así lo ha destacado la jurisprudencia de esta Corte al expresar:

“La Constitución ha conferido la acción de tutela a todas las personas, es decir que no limita las posibilidades de acudir a ella por razones de nacionalidad, sexo, edad, origen de raza o capacidades intelectuales, razón por la cual es factible que la ejerzan los niños, los indígenas, los presos, los campesinos, los analfabetas y en general todo individuo de la especie humana que se halle dentro del territorio colombiano” (Cfr. C. Const., S. Tercera de Revisión, Sent. T-459 jul. 15/92).

Se deduce de lo dicho que R..., de 14 años, tenía a su alcance la acción del artículo 86 constitucional para impetrar directamente protección de sus derechos fundamentales, como en efecto lo hizo».

(Sentencia T-341 de agosto 25 de 1993. Magistrado Ponente: Dr. José Gregorio Hernández Galindo).

_____________________________________