Sentencia T-527 de mayo 21 de 2001 

CORTE CONSTITUCIONAL

SALA PRIMERA DE REVISIÓN

PROGRAMAS DE RETIRO MASIVO DE TRABAJADORES OFICIALES

SU FINALIDAD NO ES AFECTAR EL DERECHO DE ASOCIACIÓN SINDICAL

Sentencia T-527 de 2001 

Ref: Expedientes T-399.678, T-402.536, T-402.607, T-403.361, T-403.362, T-404.228, T-404.822 y T-414.461.

Acción de tutela instaurada por Luz Amanda González Rojas y otros contra la Secretaría de Obras Públicas de Bogotá, D.C.

Magistrado Ponente:

Jaime Araújo Rentería

Bogotá D. C., a veintiuno de mayo de dos mil uno.

La Sala Primera de Revisión de la Corte Constitucional, en ejercicio de sus competencias constitucionales y legales, específicamente las previstas en los artículos 86 y 241, numeral 9º, de la Constitución Política y en el Decreto 2591 de 1991, ha proferido la siguiente,

Sentencia

Dentro del proceso de revisión de los fallos proferidos en las acciones de tutela instauradas por Luz Amanda González Rojas, William Henry González Díaz, Vidal Hernández, Victoria Elena Gutiérrez Povea, Víctor Manuel Rojas Hernández, Víctor Manuel Molina, Víctor Manuel Mateus González, Víctor Manuel García Manios, Víctor Manuel Ávila Silva, Víctor Julio Bernal, Uriel Garzón Escobar, Tiberio Enrique Beltrán Garavito, Teobaldo Antonio Martínez, Sixto Domínguez Peña, Simón Pedro Morales Alfonso, Silvino Audias Beltrán Beltrán, Sigifredo García Sánchez, Siervo Tulio Rativa Avendaño, Frey Richard López Pérez, José Rafael Antonio Franco Chala, Francisco Rodríguez Castillo, Francisco Cepeda Martínez, Florentino Montañez Bohórquez, Florentino Bermúdez Cuevas, Flor Marina Real Millán, Flaminio Pulido Arias, Filadelfo Vanegas Gómez, Fernando Villalba Villalba, Fernando Silva Moreno, Fernando Peña Benavides, Félix Gómez Cuervo, Felipe Suárez Medina, Fabio González González, Evaristo Rojas Zárate, Ernesto Suárez Garay, Ernesto Devia Valdes, Elibardo Barreto, Elías Suárez, Eduardo Noguera Parra, Eduardo Ávila Bohórquez, Edilberto Peña Pineda, José Cadavid Muñoz Rincón, José Daniel Moreno, José Concepción González Pradilla, José Carranza Martín, José Bernardo Rodríguez Pérez, José Arquímedes Reyes Garzón, José Antonio Téllez, José Antonio Rubiano Rojas, José Antonio Rojas Aldana, José Antonio González Acosta, José Álvaro López Novoa, José Alfonso Vera Valero, José Alejandro Rodríguez, José Alcides Padilla Aldana, José Alberto Murcia Santa, José Agapito Suárez Báez, Jorge Tulio Cedano Calderón, Jorge Miguel Pinzón Ahumada, Jorge Miguel Castro Guerrero, Jorge Humberto Córdoba Salgado, Jorge Hernando Ávila Sotelo, Jorge Ernesto Laverde Caicedo, Jorge Enrique Silva, José Nelson Olarte Pérez, José Miguel Sánchez Cacho, José Miguel Dotor Forero, José Miguel Daza, José Miguel Boenl Cuestas, José Manuel Saurez Garay, José Manuel Guevara, José Luis Olarte Pérez, José Luciano García, José Liborio Tamayo Cipagauta, José Joaquín Salazar Borja, José Joaquín Rodríguez Torres, José Jesús Avellaneda, José Iván Rodríguez Barbosa, José Isidro Sarmiento, José Inocencio Patiño Hernández, José Ignacio Patiño Bohórquez, José Gustavo Rodríguez Bonilla, José Gilberto Córdoba, José Eugenio Montenegro Piramanrique, José Eliber Toro, José del Carmen López Rojas, José de Jesús Gutiérrez Ramírez, León Guillermo Daza, Julio Laberto Suárez Pozo, Julio Alberto Padilla Rodríguez, Juan María Leal Rangel, Juan José Ricaute Agudelo, Juan Evangelista Marín Correa, Juan de Jesús Gil Torres, Juan de Dios Jaime Salazar, Juan Carlos Velasco Chacón, Juan Andrés Hernández Arévalo, José Vicente Sáchica Albarracín, José Vicente Ruiz, José Vicente Molina Contreras, José Vicente Gutiérrez Cortés, José Santos Millán Romero, José Pablo Morales Osorio, José Orlando García Arias, José Orlando Castro Cruz, José Orlando Castro Vega, José Omar Díaz, José Olegario Pinzón Cuy, José Norberto Tenjo Hernández, José Noel Sánchez Vargas, Luis Parmenio Aguilera, Luis Octavio Gómez, Luis Miguel Vargas, Luis María Posada, Luis Guillermo Neisa Quijano, Luis Guillermo de Antonio Urrego, Luis Gilberto Castañeda Barrera, Luis García Ibáñez, Luis Francisco Orjuela Perilla, Luis Francisco Argüello, Luis Fernando Ardila Arias, Luis Felipe Peñuela Sarmiento, Luis Felipe Osorio León, Luis Felipe Higuera Corredor, Luis Felipe González Pradilla, Luis Evelio Garcés, Luis Enrique Romero Pedraza, Luis Enrique Hernández Grillo, Luis Enrique Garzón Cañón, Luis Eduardo Sotelo Bautista, Luis Eduardo Moreno Sandoval, Luis Carlos Puentes Pedreros, Mario de Jesús Morales, Moisés González Umbarila, Misael Riaño Moreno, Milciades Torres Moncada, Miguel Parra Parada, Miguel Antonio Abello León, Miguel Alfonso Caicedo, Mercedes Pachón de Torres, Martín Salgado Peña, Martín Baldomero Méndez Beltrán, María Magdalena Ávila Silva, María del Carmen Gamboa Fautoque, Marco Tulio Ortega Méndez, Marco Tulio López Novoa, Marco Antonio Guataquira Abello, Marco Antonio Camargo León, Manuel Sánchez, Manuel Perilla Beltrán, Manuel José Mancera Velásquez, Manuel Humberto Forero Torres, Manuel Antonio Guantiva Ladino, Manuel Antonio Castellanos, Luis Fernando Madero Velásquez, Pedro Eliceo Orduz Botero, Pedro Antonio Villamil Avendaño, Pedro Antonio Torres Suárez, Pedro Antonio Gómez Rodríguez, Pedro Antonio Benítez Pinzón, Pedro Antonio Barreto Aguilera, Pablo Ramo Salcedo Moreno, Pablo Antonio Herrera, Oscar Nilton Andrade Ordóñez, Oscar Germán Laiton, Oscar de Jesús Henao López, Hermófilo Castellanos Bastidas, Orlando Martínez Zipamoncha, Onofre Rubio Romero, Omar Humberto Cusguen Espinosa, Omar Arturo Sarmiento Cardozo, Olga Lucía Chaparro Rojas, Octavio Edilberto Garzón Castillo, Nohemy Raches Chavarría, Noé de Jesús Martínez Suárez, Nicolás Cifuentes Amórtegui, Ignacio Alfonso Nianceno, Nelso Hernando Carrión Jiménez, Raúl Borda Chocontá, Ramiro Bejarano Aguilera, Ramiro Avila Gómez, Rafael Pajarito Lancheros, Rafael Meléndez Osorio, Rafael Humberto Becerra Fonseca, Rafael Gómez Córdoba, Rafael Enrique Burgos González, Rafael Buitrago Escobar, Rafael Antonio Ramírez Heredia, Plinio Alberto Fagua Pulido, Pedro Rodríguez Herrera, Pedro Pablo Ramírez Torres, Pedro Olaya, Pedro Néstor Sánchez Verdugo, Pedro Manuel Rodríguez Mesa, Pedro Luis Almena Contreras, Pedro Julio López Sanabria, Pedro José Bautista, Pedro Jesús Torres Tarazona, Pedro Granados Velandia, Severo Argüello Pulido, Segundo Granados, Segundo Benavides Carrillo, Saulo Vicente Brijalbo López, Saúl Segura Torres, Santos Miguel Rojas Ruiz, Santiago Rodríguez Gamboa, Samuel González Caribello, Rubén Darío España Valdés, Roselino Montenegro Perilla, Rosalía Bárbara Flórez, Rodrigo Alarcón Hernández, Roberto Valvuena Vargas, Roberto Omar Suárez, Robert Daniel Jiménez Ruiz, Rito Antonio Poveda Riano, Ricardo Morera Urrea, Ricardo Florido Virguez, Reyes Caballero, Remigio Cadena Rocero, Reinel Rojas Garzón, Régulo Triana Matiz, Edilberto Martínez, Edgar Enrique Anzola Vargas, Edgar Castellanos Arias, Edgar Augusto Cantor Díaz, Edgar Alonso Muñoz Roa, Domingo Cartagena, Desiderio Domínguez Peña, Cuevas Monsalve Isidro, Constantino Galindo Galindo, Ciro Gómez, Ciervo Humberto Jiménez Jiménez, Cecilia Solano Pulido, Carmen Julio Guerrero Velandia, Carlos López González, Carlos Julio Barrera Rodríguez, Carlos Hernando Farigua Silva, Carlos García Casas, Carlos Enrique Barbosa Rosales, Carlos Eduardo González Vásquez, Carlos Ciro González Guartos, Carlos Alfonso Villalobos Moreno, Bernardo González Morales, Bernardo Díaz, Jaime Ananías Cárdenas Chísica, Iván Fernando Tatis Amaya, Iván Bernal Sierra, Israel Flóres Sánchez, Israel Casas Mancipe, Isidro Rojas Díaz, Alfonso Hutember, Humberto Montilla Garay, Humberto Gracia Baracaldo, Humberto Aristódemo Jiménez Mancera, Hugo Dimaté Garzón, Hugo Barreto Gómez, Hugo Barrera Forero, Hugo Anselmo Riaño Aranguren, Hilber Guillermo Norato Castillo, Hernando Peña Ortiz, Hernando Peña Cuadros, Hernando Gordillo Criales, Henry Escobar Valencia, Héctor Julio Rosas Zárate, Héctor Julio Neita Agudelo, Héctor Julio Muñoz, Héctor Jaime Rátiva Sabogal, Héctor Hernando Arévalo, Héctor Eliécer Cortés Cifuentes, Héctor Alfonso Garzón Beltrán, Gustavo Quevedo León, Gustavo Parra Espejo, Gustavo Garzón Gil, Gustavo Adolfo Rincón, Gumercindo Rey Agudelo, Guillermo Patiño Salamanca, Guillermo Garavito Zuleta, Gratiniano Hipólito Alba, Gonzalo Cárdenas Montenegro, Godofredo Peña Guzmán, Gloria Galdis Urrego Martínez, Gilberto Rubiano Ramírez, Gilberto Buitrago Mora, Germán Suache Sánchez, Germán Rozo Arévalo, Germán Pacheco Díaz, Germán Bejarano Baquero, Gentil Bolaños Guzmán, Genaro Garzón Beltrán, Gabriel Chacón Rivera, Benjamín Benítez Niño, Benito Naranjo Romero, Belarmino Avendaño Buitrago, Armando Silva, Armando Ramos Chaparro, Angelmiro Forero Buitrago, Angel Leonel Peña Fajardo, Andrés Leguizamón Soler, Ancízar García Nieto, Ana Rubí Ruiz Morales, Álvaro Henao Rivera, Álvaro Durán, Álvaro Castillo Montaño, Alonso Martínez Mahecha, Alfredo Navas Páramo, Alfonso Rafael Obando García, Alfonso Quevedo Contreras, Alfonso Díaz Soto, Alfonso Antonio Vargas Parada, Alexandro Riaño Chaparro, Alexander González Hernández, Alcibiades Arévalo Martínez, Alberto Forero Ochoa, Jorge Enrique Silva Velásquez, Jorge Enrique Barrero Monroy, Jorge Alirio Rodríguez Chocontá, Jorge Alfonso Chavarro Obregoso, Joaquín Antonio Rodríguez Herrera, Jhon Bayron García Vallejo, Jesús Martín Piñeros, Jesús María Casallas, Jesús Arnulfo Reyes Suárez, Jesús Antonio Morales Alfonso, Jesús Antonio Castillo Castillo, Jesús Antonio Bohórquez Morales, Jesús Alberto Velásquez Rojas, Jaime Rincón Moreno, Jairo Mazorco Moreno, Jairo León Ramírez, Jairo Alberto Niño Peña, Jaime Rodríguez Palacios, Jaime Rodríguez Carantonio, Jaime Prieto Yara, Jaime Madero Velásquez, Jaime Hernando Escallón Rodríguez, Jaime García Huertas, Luis Carlos Navarrete, Luis Carlos Borda Chocontá, Luis Armando León Rocha, Luis Antonio Vela Motta, Luis Antonio Rodríguez Hernández, Luis Antonio Herrera Páez, Luis Antonio Caro Caballero, Luis Ángel Aguilar, Luis Álvaro Martínez Martínez, Luis Alfredo Rodríguez Rivera, Luis Alfredo Pineda Santamaría, Luis Alfredo Chavarro Moreno, Luis Alfonso Peña Bermúdez, Luis Alfonso Murcia, Luis Alfonso Laguna, Luis Alejandro Sanabria Acevedo, Luis Alberto García, Luis Alberto Caldas Heredia, Luis Adolfo Ruiz, Lucrecio Cantor Alonso, Liefer Antonio La Rotta Vanegas, Libardo Rache Ochoa, Leonidas Carreño Ovalle, Alberto Fernández García, Albertino Velásquez Varela, Agustín Rodríguez Casallas, Afranio Díaz Rodríguez, Adonais Martínez Valero, Adolfo Vergara Angarita, Abel de Jesús Guevara Martínez, Abdón Cáceres Mendivelso, Hermófilo Castellanos Bastidas, Miguel Parra Parada, Florentino Sanabria, Amanda Olarte, José Ignacio Saza Suárez, Angel de Jesús Pinto Pardo, Gabriel Angel Bareño Romero, Adelina Núñez Muñoz, Gregorio Romero Quiroga, Silvino Arturo Páez Suárez, Jorge Enrique Guzmán Acosta, Orlando Saldaña Ochoa, José Israel Suárez Suárez, Susana Silva Viuda de Castillo, Guillermo Gómez Garzón, Segundo Diomedes Cristiano, Serafín Sabogal Gutiérrez, Omar Arturo Arias Montenegro, Germán Chaparro Nieto, Argemiro Pérez Alvarez, José Ferney Ramírez Martínez, Jairo Enrique Plazas Veloza, Omar Guzmán Cifuentes, Juan Humberto Rey Palacios, Luis Antonio Quintero Siachoque, José Guillermo Sabogal Guzmán, Eduardo Romero Bogotá, Pedro Antonio Rozo Durán, Héctor María Gómez Sánchez, Alirio Santana Alonso, William Ernesto Campos González, Jorge Rodríguez, Luis Arsenio Pirasán Quemba, Jorge Eliécer Quiñones Vega, José Alfonso Buitrago Páez, Luz Marina González de Sánchez, Crispín Sua Pérez, María Lina Aguilera, Tiberio Galindo, Jorge Enrique Herrera Ortiz, Angela Cristina Porras, Pablo Enrique Vargas Castiblanco, José Gregorio Espinosa Espinosa, Jorge Elí Castañeda, José Joaquín Penagos Serrano, José Lincer Carmona Arboleda, Luis Javier Vargas Bermúdez, Ricardo Alberto Piñeros Herrera, Efraín Falla Mora, Gonzalo Antonio Olaya Martín, Manuel Ricardo Olaya Martín, Guillermo Aldana Roa, Henry Julio Achiardy González, José Eladio Prieto Castillo, Arcesio Pérez Gómez, Isidro González Castellanos, Teolinda Cárdenas de Avila, Marco Tulio Larrota Parra, José Lubín Rueda Hernández, Luis Antonio Amaya Martín, Marco Dionisio Gamba Cano, Pedro Antonio Amaya Martín, Jairo Albarracín Vanegas, Egidio Alfonso Velásquez, Honorio Gordillo Valbuena, Alfonso Granados, Gumersindo Mondragón Ruiz, Arcenio Buitrago Rojas, Rodolfo Martínez Castellanos, Gustavo Riaño Jiménez, Víctor Manuel Rodríguez Justinico, Tomás Fandiño Lemus, Alcibiades Páez Mendivielso, José Alberto Forero Cruz, Carlos Arturo Rey Palacios, Luis Ernesto Aparicio Lizarazo, Jaime Humberto Garzón Díaz, Miguel Felipe Martínez Pedraza, Manuel José Morales Castellanos, Juan Carlos Téllez Sanmiguel, Jorge Enrique Guana Hernández, Pedro Alfonso Arias Sosa, José Angel Arias Sosa, Maximiliano Saiz López, Luis Alberto Parra Gómez, Carlos Arturo Mesa Ballén, Diego Augusto Maldonado Mesa, Pedro José Rozo Arévalo, Angel de Jesús López Palacios, Rafael Tovar Zarta, Pedro Hernán Padilla González, Rimer Ballesteros Villalba, José Vicente Matiz Páez, Jairo Romero Molina, Nelson Resurrección Piza Avila, Teodoro Niño Silva, Hernando Bernal Mahecha, Genaro Restrepo Patiño, Ramón Ignacio Rojas Chaparro, Rubén Antonio Avendaño, Pedro Ignacio Manrique Manrique, Víctor Valaez Tello Sáenz, Jorge Eliceo Vega Molina, Sergio Hernández Suárez, Jairo García Vanegas, Ricardo Jesús Romero, Alba Patricia Tapias Gaona, Alis Marina Gaona, Misael Herrera, Hidelbrando Ríos Hurtado, José Adelmo Aguilera Aguilera, Noé Flórez, Wenceslao Rincón, Jorge Octavio Nieves Quiroga, José Andrés Torres Gutiérrez, José Humberto Velandia González, José Orlando Ojeda Peña, Marco Alcides Muñoz, Braulio Useche Silva, Fanny Amaya Sánchez, Myriam Cecilia Amaya Sánchez, Luis Alberto Mendoza Díaz, Juan Esteban Sierra Chingate, Aníbal Gutiérrez Pinilla, Oscar Mateus Mateus, Ángel María Matta Jiménez, Juan Esteban Villareal Sánchez, Luis Alfonso Romero Ropero, Romelia González Ortiz, Edgar Miguel Méndez Bejarano, Fernando Pacheco López, Eliberto Díaz, Teresa Porras de Caicedo, Jorge Fernández Riaño, Carlos Alberto Herrera Gómez, Héctor Horacio Bernal Zorro, José Vicente Munar González, Ernesto Parra Rodríguez, Carlos Alberto Támara Barrera, José Samuel Cristiano Durán, José Alberto Cusgen Niño, Belarmino Figueroa Lizarazo, Siervo Antonio Pérez Silva, Carmen Matilde Benavides Fonseca, Carlos Emilio Oviedo Olivares, Serafín Villamil, José Drijelio Moreno, Manuel Antonio Daza Jiménez, Siervo de Jesús Prieto Castillo, Miguel Alberto Rodríguez Rodríguez, Guillermo Antonio Beltrán Rodríguez, José Plácido Triana Useche, José del Carmen Pinzón Arciniegas, Flaminio Cubillos Aguilar, Eliécer Amaya Ramírez, Eliécer Gaitán González, Jesús Antonio Sánchez Giraldo, Juan Bautista Jiménez Gómez, Álvaro Mora Flórez, Edgar Augusto Leyton Cortés, Manuel Antonio Peralta, Alonso González Espitia, Flaviano Garzón Guzmán, Carlos Enrique García Cuervo, Waldino Castañeda Zabala, Luis Eduardo Prieto Rueda, Onofre Molina Alarcón, Iván Hernando Barrera Medina, José Edgar Martín Acosta, Jacinto Jiménez Vargas, Isidro Bautista Camargo, Danilo Antonio Rincón Espejo, Vicente Bejarano, Jesús Hernán Beltrán Peñuela, Franco Hernando Pérez Medina, José Ricardo Sotelo Medina, Carlos Julio Molina, Hernán Uribe Pérez Medina, Pedro Antonio Reyes Sánchez, José Miguel Moreno Rodríguez, José Armando Aguilera González, José Anacleto Martínez Salinas, Regulo González Angel, Jesús Antonio Hoyos Saldarriaga, Ulpiano Orpina Cuprita, Héctor Alberto Obando Obando, Misael, Gil Suárez, José Miguel Castañeda Gordillo, Julio Agustín Tunaroza Jaime, Mario Francisco Rojas Puentes, Eccehomo Durán, Horacio Ernesto Garzón Castillo, Luis Rodolfo Pinilla Sánchez, Libardo Antonio Gutiérrez Martín, Humberto González, Miguel Enrique Cortés Castellanos, Jesús Moreno Romero, Luis Eduardo Peña Gómez, Expedito Sánchez Fonseca, Marco Antonio Ortiz Parra, Edgar Sepúlveda Hernández, Nelson Aguirre Álvarez, Víctor Alfonso Sandoval, Reinaldo Pico Yoscua, Angel María Morales Cristancho, Germán Barbosa Roa, Miguel Angel Bachiller Arévalo, Jorge Alberto Pacheco Donoso, Jeremías Rodríguez, Héctor Chicacausa Rojas, Angelmiro Mora Gámez, Angelmiro Moreno Medina, Norberto Helí Beltrán Guerrero, Héctor Hernando Camero Ramírez, Genaro Cárdenas, Pablo Enrique Melo Zea, José Eduardo Neira, Raúl Pinzón Quiroga, Guillermo Alfonso Castro Guerrero, Yamel Bohórquez Cañón, Urbano Mora, Rodolfo Chitiva Chitiva, Luis Enrique Barreto Gómez, Vicente Muñoz Báez, José Ignacio Vera Rodríguez, Carlos Ordóñez Alvarado, José Antonio Ruiz Morales, José Vicente Buitrago López, Jesús Alberto Ramírez Pinzón, Efraín Arévalo Castañeda, Carlos Alexi Olaya Cifuentes, Ignacio Avella Vargas, Crismaldo Díaz Díaz, José Simeón Orjuela Álape, Jorge Castro Guarín, Adriana María Sánchez Salamanca, Hugo Andrés Jiménez Lancheros, Juan Manuel Achiardy González, José Arabi Aguilera González, Marco Tulio Gómez Gómez, Marco Antonio Sánchez Matamoros, Jorge Enrique Velásquez Rodríguez, Benjamín Rincón Ojeda, Eusebio de Jesús Gómez, Benjamín del Carmen Suárez Fonseca, Nelson Torres Becerra, José Esteban Gaona, Pedro Orlando Bustos Vásquez, Armando Paredes Cifuentes, Guido Hernán Beltrán Linares, Rafael Castiblanco Castañeda, Marco Aurelio Montes, Rodrigo Suta Fandiño, Neftalí Huepa Tique, José Nazario Munevar Sánchez, Gerlen de Jesús Martínez Páez, José Alcibiades Ruiz Muñoz, Juan de Jesús Rincón Neira, José Alirio García, Hermencia Sandoval, Jairo Hernando Ramírez Bohórquez, José Miguel Rodríguez Torres, Juan Miguel Silva García, José de Jesús Cubillos Perdigón, Josué Avellaneda Leal, José Ricardo Reyes Rodríguez, José Roberto Buitrago Suárez, Carlos Alberto Calderón Correa, Pedro Antonio Romero Peña, Jairo Alfonso Riveros, José Aristóbulo Saray Morales, Adelmo Mendivelso, Humberto Otálora, Luis Alfonso Vásquez García, José Iván González, José César Castro Zapata, José David Cristiano Durán, Álvaro Calderón Monroy, Pedro José Bernal Moreno, Hernán Porras González, Luis Antonio Peña Beltrán, Alfonso Mendoza Cruz, Manuel Alberto Medina Silva, Bayardo Salamanca Torres, Gustavo Castro Moreno, Rafael Orjuela Romero, Carlos Abdón Aguilera Aguilera, Carlos Orlando Bohórquez Quintero, Gustavo Nieto Sanabria, José Manuel Cabezas, Jairo Enrique Casallas Perilla, José Oliverio Blanco Ortega, Laureano Merchán Cruz, Adolfo Infante, Olimpo Puentes Gómez, Leonardo López, Lucía Chona Rangel, Edilberto Angel González Acosta, Miguel Arturo Moreno Guzmán, Luis Miguel Linares Guzmán, Jaime Enrique Bermúdez Roa, Benjamín Ovalle, Hermes Jiménez Velasco, Jaime Francisco Díaz Calderón, Elí Moreno Rojas, Luis Antonio Sorazipa Uzeta, David Gustavo Sánchez Vela, Agustín Castro Reyes, Esperanza Pérez Avila, Héctor Jesús Menjura Peña, Diego Castaño Sánchez, Luis Jorge Roldán Cruz, Genaro Jaime Arnaldo León Vergara, Elmer Agustín Contreras, José S. Zúñiga Cortés, Dickson Fermín Torres Cortés, Manuel Fuentes Pacheco, José Ricaute Sánchez, José Epimenio Albarracín Prieto, José Oliverio Martínez Martínez, Eduardo Bernal Niño, Guillermo Caro Arias, Luis Orlando Ariza, José Domingo Muñoz Carreño, Ovidio Gómez Rodríguez, Rafael Villamizar Jaimes, Luis Alfredo Aponte Guerrero, José Manuel Ortiz Velásquez, Luis Eduardo Osorio Torres, Leonor Sanabria de Suárez, Jorge Ignacio Pinilla Páez, Pedro Emilio Olarte Reyes, Carlos Enrique Ruiz Palacios, Carlos Arcesio Ortiz Suárez, Jorge Enrique Pirabán López, Alberto Bonilla, Jorge Guillermo Jiménez Beltrán, Carlos Julio Moreno Parra, Juan Arturo Prieto Torres, Israel Antonio Beltrán Beltrán, José Miguel Amaya, José Abraham Acuña Hurtado, Raúl Antonio Fernández Bohórquez, José Álvaro Cojo García, Mauricio Tinjacá Salazar, Francisco Ramiro Basto Rozo, Humberto Malaquías León Castillo, José Daniel Arias Rodríguez, Juan de Jesús Roa, Gerardo Guarín, Julio Enrique Sarmiento Chávez, Pedro Napoleón Heredia La Rotta, Carlos Eduardo Novoa Gómez, Gerardo Correa Roa, Ovidio Ríos Nimisica, Julio César Garzón, Severo López, Salvador Morales Melo, José Italo Mahecha, Benjamín Gómez Gómez, Cupertino Simijaca Cabrera, José Gustavo González Forero, Pablo Isidro Roncancio Casas, Bernardino Garzón, Rodrigo Ojeda, Armando Noy Hilarión, Levy Torres Mendivelso, Germán Alfonso Orjuela Ramírez, Luis Hernando González Cárdenas, Luis Carlos Barrera Núñez, Fabio Orlando Romero Garay, Miguel Antonio Linares Guzmán, Juan de Dios Tiga, Floresmiro Segura Mora, Flor María Ardila Quitina, Héctor Luis Beltrán Gutiérrez, Jorge Orlando Camelo, José Sacramento Gómez Gómez, Álvaro Antonio Aros Mejía, Luis Francisco Leal Quintero, Eudel Herrera Bejarano, Patricio Calceto Sánchez, Carlos Julio Rincón, Luis Hever Puentes Lizarazo, Santiago Murcia Pinilla, José Joaquín Roa, José Ananías Mora Pardo, Bernardino Barajas Delgado, José Eresmildo Rojas Castillo, José Libardo Velásquez Sierra, Pedro Elías Mendoza Roberto, Néstor Fabián Ramírez Morantes, Herminzo Avilez Cabezas, Ángel María Jiménez Peralta, Alcides Santana Palba, Venancio Mahecha Santos, Luis Eduardo Perilla Sánchez, Pedro Julio Quintero Velázquez, José de Jesús Arévalo Cañón, Manuel Antonio Quiñe García, Benjamín Cárdenas Medina, Luis Cenen Sánchez, Rubén Darío Hoyos Gómez, Potracio García Delgado, Víctor Manuel Jiménez Peralta, Miguel Antonio Casas Avendaño, José Ignacio Pérez Pérez, Misael Alberto Pérez Contreras, Justopeñuela Cortés, Emiro Alberto Romero Linares, José María Ruiz, Wilson Benítez Torres, Pedro Pablo Hernández Beltrán, Campo Elías Hernández Munevar, Héctor Zambrano Bustos, Ciro Roberto Escamilla Herrera, José Ramiro Lozano Barragán, Pedro Antonio Perilla Ramírez, Luis Eduardo Vera Hernández, Edgar Gustavo Beltrán Mateus, Arturo Avila Martínez, Abraham Castro Fracica, Laureano Quijano Herrera, Armando Olarte Ibañez, Feliz López Coronado, Tito Alfonso Villalobos, Elías Rodríguez Pérez, Gilberto Cenín Muñoz Díaz, José Germán Garzón Herrera, Alirio González Jiménez, Benjamín Salcedo Salcedo, Raúl Antonio López Marín, Juan Epánfilo Nova Jiménez, Manuel Alfredo León Vigoya, Héctor Jaime Beltrán Acosta, Milton Patarroyo Castillo, Jorge Enrique Vanegas Cano, Víctor Luis Martínez Beltrán, José Samuel Rodríguez Beltrán, Abelardo Salcedo Poblador, Héctor Luis Tacha Guerrero, Salvavor Solano, Ana Yolanda Amaya Romero, José Alfonso Suárez Villalobos, José Triana Triana, Hugo Hernández Borda, José Enrique Vargas Ramos, Iván Gutiérrez Martínez, David Excelino Salazar González, Héctor Moisés Borda Borda, Mesías Martínez Barragán, Segundo Francisco Benítez Monguí, Hernando Torres Quijano, Rosalira Rodríguez de Bustos, Alfredo Aldana Martínez, José Benjamín Cristiano Durán, Vidal Panqueba Calderón, José Antonio Gómez Díaz, Jairo Rozo, Carlos Edmundo Malaver Rincón, Alfonso Perillla Jiménez, Jaime Mahecha Aldana, Adriano Gómez Gamboa, Álvaro Cortés Córdoba, Gilberto Rey Castellanos, Rubén Darío Suárez Nova, Luz Marina Téllez, Marco Aurelio Rivera Fonseca, María Alcira Molano Ruiz, Luis Eduardo Monroy Vargas, Luis Octavio Domínguez Cajicá, Leobigildo Rafael Triana, Pedro Gustavo Cano, Julio Tunaroza Portilla, Rosalba Pinzón Velasco, Luis Eduardo Prieto Pulido, Gilberto López Aguirre, William Miguel Mejía Romero, Guillermo Rivera Amado, Rafael Garzón Pachón, Ernesto Siatoya Brochero, Oscar Hernando Mayorga Gutiérrez, Seberiano Forero Forero, Darío Hernández Valero, José Leonardo Barreiro Jiménez, Miguel Andrés Jiménez, William Castañeda Meléndez, Ana Betariz Guerra, Gladis Gualteros Alvarez, Darío Serrano Robles, Aristóbulo Rodríguez, Gustavo Alfonso Mondragón Castañeda, Héctor Hugo Caro Sandoval, Virgilio Valero Mancipe, Marco Antonio Gil Márquez, José Heliodoro Zambrano Torres, Aníbal Segura Segura,José Orlando Fagua Gutiérrez, Abraham Rojas Prieto, Rubén Darío Martínez García, Idelmo León Pinzón, Pedro Cuta Molina, Hermes Castañeda Villabona, Javier Hernando Robles, José Ricardo Alemán García, Eulogio Sandoval Colorado, Luis Felipe Garavito Reyes, Segundo Vicente Rozo Sánchez, Telésforo Ramírez Reyes, Carlos Arturo Rincón Hernández, Camilo Loaiza Gómez, Floresmiro Rivera Aroca, Carlos Humberto Castro Tolosa, William Lozano Mora, Héctor Alirio Ariza Gerena, Luis Alfonso Moreno, Luis Alberto Benavides, Alfonso Forero Raba, José Angel Ramírez Urbina, Genaro Bohórquez Macías, Jonny Arnoldo Gil Suárez, Héctor Hernán Díaz Gamboa, Leonor Sandoval Sandoval, Carmenza González Corredor, María Concepción Castillo Castillo, Guillermo Suns Pérez, Angel Gabriel Peñuela, José Pompilio Martínez Moreno, Bernardo García Suárez, Saturnino Martín, Orlando Niño Cortés, Luis Alfredo Alvarado Reyes, Diógenes Lozano Carrera, Plutarco Rueda Casas, Justo Sacundino Linares Peña, José Ignacio Cubillos Ruiz, Jesús Gustavo Pardo Pardo, Andrés Fasael González, Fred Quevedo Sierra, Alcides Cruz Sandoval, Irma Luz Cogollos Pérez, Crisanto Valenzuela Hurtado, Germán Cruz Pérez, José Alberto Aros Loaiza, Campos Ignacio Pulido Castañeda, Pedro Eliseo Duarte Buitrago, Alcibiades Cifuentes Latorre, José Antonio Jiménez, José Santiago Carrión Romero, Elber Velásquez Carrión, Serafín Layton Forero, Miguel Arcángel Nova Moreno, Luis Hernando Baquero Baquero, Flor Marlén León Vargas, Raúl Aguilera Bejarano, Jesús Angel Corredor Mora, Ferney Bohórquez Cañón, Nora Inés Preciado Hernández, Alcidez Castillo Muete, Ubaldo Duarte Sánchez, Álvaro Uribe Contreras, Pedro Julio Cortés Riaño, Jefferson García Correa, Diana Lozano Guzmán, Julio Martín Vallejo Quenguan, Carlos Laberto Escobar Román, Gabriel Garnica Franco, Oscar de los Ríos Ospina, José Vicente López Cordón, Pedro Antonio Ruiz Santiesteban, Julio Enrique Muñoz, José Ricardo Socha Hernández, Custodio Barón, José Joaquín Neira Sánchez, Helio Armando Africano Ochoa, Fabio Acevedo Osorio, María Teresa Tapias Guevara, Aura Lilia Beltrán Acosta, Manuel Antonio Romero Suárez, José Israel Rodríguez Silva, José Rafael González García, Evelio Zubieta Parra, Paulino Acevedo Díaz, Darío Cano Jiménez, Elsa Mariela Salamanca Figueroa, Guillermo Parra Rodríguez, Orlando Enrique Guerrero Ramírez, Jorge Enrique Martín, Carlos Horacio Contreras Piraban, Luis Eduardo Gaitán Escallón, Manuel Alfonso Rodríguez Tova, Marina Sánchez Herrera, Germán Guerrero Martínez, Luis Arturo Bautista Talero, José del Carmen Pineda Villalobos, Néstor Orlando Ramos Prieto, Héctor Manuel Prieto González, José William Trujillo Flórez, Rogelio Martínez Daza, Edilberto Montoya Rojas, Lucas Clavijo Mendoza, Orlando Castillo, Florencio Barrera Silva, Pedro Helí Prada Hernández, Miguel Antonio Pulido Ariza, Marco Aurelio Velandia, Efrén Antonio La Rotta Vanegas, Juan Manuel Novoa Torres, Henry Velásquez Baquero, José Manuel Daza, Arquímedes Ruiz, Egar Enrique Urrego Urrego, Fabio Calderin Pelayo, José Orlando Chaparro Barreto, Segundo Forero Ibáñez, Alberto Gordillo Moreno, Ana Dolores Sánchez, Pedro José Vargas Carreño, Hildebrando Correa, Germán Orlando López, Rubén Ricaute Duarte, Milciades Castiblanco Ponce, Héctor Hernando Hilarión Rojas, Parmenio Pérez Gómez, Alirio Cifuentes Jerez, Luis Enrique Guzmán Ortiz, Armando Duitama Salazar, Edilberto Acosta Rey, Carlos Augusto Preciado Rojas, Isaías Herrera Pardo, José Del Carmen Avila, Orlando Avila Amon, Luis Hernando Vásquez Castañeda, Melquicedec Rozo Urrea, Mario de Jesús García Sánchez, Rosalía Durán Galindo, Blanca Lilia Guerrero Rodríguez, José Ancízar Uribe, Guillermo García León, Gustavo Mendoza Parra, José Eulices León Ramírez, Pedro Julio Zabaleta Tibaquira, Luis Enrique Rojas Orozco, Adela Guerrero Vásquez, Pedro Antonio Otavo Vásquez, Luis Alejandro Pérez Velásquez, José Leovigildo Aguilera Vargas, Froilán Beltrán Silva, Miguel Angel Silva, Cristoban Gómez, Leonel Roa Medina, Luis Alfonso Martín Muñoz, Adiosto Gómez Díaz, Carlos Enrique Londoño Martínez, Leopoldo Gómez Lozada, Jorge Eliécer Pacheco, Faiber Perdomo Rubiano, Reinaldo Valbuena Barrera, Santiago Gómez Nova, Luis Miguel Beltrán, Mario Francisco Romero Guerra, Jorge Patrocinio Cortés Martínez, Teresa Rojas Castiblanco, Vicente Bobadilla, Marcon Antonio Pulido Jiménez, Marcelino Gutiérrez Osorio, Alirio Martínez Cifuentes, Pedro Mendoza Parra, Luis Ernesto Salazar Camelo, Luis Humberto Gualteros Barragán, Hernando Castillo Muñoz, Guillermo Arturo Barbosa José Francisco Ronzancio Ruge, Fabio Augusto Bejarano Prieto, Luis Hernán Sandobal Carvajal, Isidro Martínez Hernández, Luis Guillermo Avila Hernández, Luis Eduardo Chicacausa Rojas, Alba Aurora Garzón Herrera, Pedro Antonio Almeida Ramírez, Luis Gabriel Hernández, José Dimas Moreno Díaz, José Alcibiades Pinzón Jiménez, Alfonso Coronel Calderón, Manuel Salvador Almeida Ramírez, Javier Enrique Montañez Prieto, Carlos Julio Abril Tafur, Fernando Rincón Flórez, Álvaro Bautista Cabra, Jorge Eduardo Monroy Torrez, José Ignacio Buitrago Tovar, Joselín Vela Huertas, Jairo Isaí Aguilera, Jair Saavedra Gordillo, Orlando Marín Rodríguez, Gelver del Valle Durán, Luis Hernando Parrado Mora, Carlos Enrique Rojas, Carlos JuIio Moya Medina, Valentín Páez Páez, Jairo Amaya Aley, Dilia Hortensia Parra Prieto, Martín Idelfonso Romero Romero, José Antonio Díaz Socha, Antonio Ladino Guzmán, José Juvenal Castiblanco García, Luis Adolfo Castro Arias, Euclides Niño Chipatecua, José Antonio Moreno Pérez, Luz Dary Mina González, Julián Roncancio Rodríguez, José Ulises Bejarano Martínez, Segundo Asale Bastidas Ramírez, Jorge Roa Roa, Carlos Alfonso Arévalo, Aurelio Enrique Calderón Martínez, Edgar Armando Ruiz Rodríguez, Jesús María Ramírez Arias, Alberto Velásquez Molano, Edgar Murte Segura, Heriberto Espinosa Quesada, julio Cesar Martínez, José Crisanto Alfonso Pirateque, Jeremías Casa Gómez, Nohora Alonso Brand, Nepomuceno Ortiz Carrillo, Reinel Alonso Suárez Sanabria, Roberto Eduardo Rojas Moreno, Gerardo Vélez García, Idelfonso Buitrago Páez, José del Rosario Gutiérrez Peña, Uriel Agudelo Huérfano, Luis Alfredo Hernández Cardozo, Luis Eduardo Torres, Luis Francisco Cristiano Abril, Pablo Emilio Guerrero Rincón, Luis Antonio Garzón Sandoval, Edgar Alberto Ortiz Cadena, Juan Crisóstomo Carreño, Jeremías Castañeda Piñeros, José Fraam Aicedo Torres Ortegón, Carlos Arturo Sánchez Rodríguez, José Enrique Espejo Aguilar, Wilson Reyes Vargas, Luis Hernando Vanegas, Germán Baquero Rodríguez, María Rita Bautista Moreno, Germán Baquero, Álvaro Rojas, Gloria Amparo Moncada Zambrano, Julio Simón Joya Tamayo, Helver Enrique Romero Raba, Emilio José del Carmen Castro Romero, Pedro Nel Velancia Castilo, Salvador Avila Ortiz, Ana Gladis Cuitiva Mora, Ismael Suárez González, Idelfonso Montaño Tovar, Jorge Alirio Bautista Duquiño, Fernando Zarate Ortiz, Marco Antonio Gómez Suárez, Mauro Hernández Tarazona, Álvaro Cuéllar Acosta, José Próspero Mejía Gómez, Daniel Botía León, Jorge Eliécer Rodríguez Palacios, José Hernán Herrera, Levis Roa Medina, Maximino Ariza Almanzar, Julio César Pérez Benítez, Jaime Antonio Pesca Chiriví, Jacobo Palacios Ordóñez, Luis Eduardo Fuentes Castro, Rodrigo Ospina Sánchez, Julio Ernesto Piamonte, Jorge Vega Ortiz, Luciano Ayala Higuera, José Limbanio Gómez Rodríguez, Facundo Farieta, Luis Eduardo Neira Caicedo, Carlos Nicolás Buitrago Páez, María Luisa Tovar Lara, Rafael Erasmo Rey Castro, Rafael Alexander Rey Pinto, Héctor Homez Salabarrieta, Mario Moreno Medina, Jhon Jairo Castaño Restrepo, José Benito Agudelo Bernal, Luis Álvaro Parra Díaz, Carlos Alberto Martínez Díaz, Rosa Elvira Zárate Rodríguez, Efraín Wolfran Carrillo Galvis, Jaime Antonio Rojas Algarra, Álvaro Casas, Danilo Cano Vélez, Fernando Rodríguez Bonilla, Lucy Stella Vaca Avila, Luz Stella Ramos Ramírez, Nelson Eliseo Linares Mahecha, César Ricardo Romero Millán, Carmen Julio Botía, José Holmes López Marín, Libardo López Caro, Luis Alberto Niño Roncancio, Jesús María Ocampo Valencia, Agustín Bohórquez Piñeros, María Cristina Vidal Prada, Eudoro Peña Chávez, María Lucy Rodríguez Tobito y Juan de la Cruz Castañeda Guzmán, contra la Secretaría de Obras Públicas del Distrito Capital de Bogotá.

I. Antecedentes

1. Hechos.

Los actores manifiestan que pertenecían a la planta de personal de la Secretaría de Obras Públicas del Distrito Capital. El 1º de noviembre de 1996 fueron despedidos, por terminación de sus contratos de trabajo previa indemnización reconocida mediante diferentes actos administrativos.

La causa de la terminación de la relación laboral se originó en la supresión de los respectivos cargos de la planta de personal de la secretaría de obras públicas mediante el Decreto 668 de octubre de 1996 y los posteriores decretos 156 de marzo de 1997, 508 de julio de 1997, y 992 de octubre de 1997.

Consideran que en su calidad de trabajadores oficiales vinculados al sindicato de la entidad oficial y en su calidad de beneficiarios de la convención colectiva suscrita con la accionada, se les vulneró el derecho de libre asociación sindical, a causa del despido masivo del cual fueron víctimas.

Para sustentar su afirmación, hacen referencia a las sentencias de la Corte Constitucional T-300 de 2000, T-436 de 2000 y SU-998 de 2000, cuyas conclusiones, a su juicio, son aplicables a ellos, por tratarse de supuestos de hecho análogos a los que les afectan.

Por su parte la secretaría de obras públicas en sendos escritos de respuesta a las acciones de tutela, presentados ante los diferentes despachos judiciales señala que, la desvinculación de personal de dicha entidad no tuvo fundamento ni cause distinta al ejercicio por parte del Alcalde Mayor de Bogotá de las funciones propias de su cargo y señaladas en primer orden por el artículo 209 de la Constitución Nacional, al establecer que la función administrativa está al servicio de los intereses generales y se desarrolla con fundamento en los principios de igualdad, moralidad, eficiencia y economía; y en segundo lugar por el Decreto-Ley 1421 de 1993 que en su artículo 38 numeral 9º, le asigna dentro de sus atribuciones el crear, suprimir o fusionar los empleos de la administración central distrital.

En ejercicio de dicha facultad se dispuso la supresión de algunos cargos de la administración central como consecuencia del plan macro orientado hacia la redistribución de la mayoría de los procesos y funciones, en virtud de lo cual pasaron al IDU algunas competencias que venían siendo desarrolladas por la secretaría de obras públicas, lo que motivó la supresión de dependencias y cargos a fin de evitar la duplicidad de funciones y desgaste administrativo en detrimento del patrimonio del Distrito Capital.

Agrega que para el caso de los funcionarios públicos en carrera administrativa como lo señaló el Honorable Consejo de Estado en su oportunidad, la supresión de empleos es una facultad del ejecutivo de consagración constitucional y legal en virtud del cual el mismo Decreto 2400 de 1968 en su artículo 48 establece como causal de retiro del servicio la supresión del empleo autorizando el reconocimiento y pago de una indemnización o el derecho preferencial a ser reincorporado.

Respecto a los trabajadores oficiales, en el artículo 51 de la convención colectiva vigente para la época de los hechos se previó el reconocimiento y pago de una indemnización por la supresión del cargo o por liquidación total o parcial de la entidad, con la finalidad de resarcir los perjuicios que se pudieren causar al trabajador con la decisión de la administración.

Finalmente manifiesta que con la decisión de la administración no se vulneró el derecho a la libre asociación sindical que hace referencia es a la intervención para su constitución y posterior desarrollo o el establecer condiciones de afiliación para impedir el ingreso de trabajadores.

2. Pretensiones.

Solicitan se proteja el derecho a la libre asociación sindical contemplado en el artículo 39 de la Constitución y los convenios de la Organización Internacional del Trabajo —OIT— 87 artículo 11, aprobado por la Ley 26 de 1976 y 98 artículo 1º, aprobado por la Ley 27 de 1976.

Como consecuencia de lo anterior solicitan se ordene el restablecimiento de la situación laboral ordenando sus reintegros a los cargos que desempeñaban en el momento de la terminación unilateral de los contratos o a otro de igual o superior jerarquía.

Así mismo solicitan, que de acuerdo con lo declarado en el fallo T-436 de 2000 por esta acción “no se atenderá ninguna pretensión económica, ni se resolverá acerca de la posibilidad de compensación entre lo ya recibido por los accionantes a título de indemnización por un despido que ahora queda sin efectos y a los que ellos dejaron de recibir por el tiempo que han permanecido cesantes. Punto sobre el cual deberán atenerse las partes a lo que resuelvan los jueces laborales”.

3. Pruebas recaudadas.

Dentro de los diferentes expedientes obran las siguientes pruebas:

3.1. Documentales:

• Certificaciones de afiliación de los accionantes, expedidas por el Sindicato de Empleados Distritales de Bogotá filial Fenaltrase - CUT.

• Escritos de descargos de la doctora Claudia Franco Vélez, secretaria de obras públicas.

• Lista de afiliados al Sindicato de Trabajadores de la Secretaría de Obras Públicas de Santafé de Bogotá, D.C.

• Fotocopia de listado de funcionarios activos de la secretaría de obras públicas, en el año de 1997.

• Fotocopia de la convención colectiva de trabajo de 21 de mayo de 1996, suscrita entre el Sindicato de Trabajadores de la Secretaría de Obras Públicas de Santafé de Bogotá, D.C., y la entidad accionada.

• Informe presentado por el Sindicato de Trabajadores de la Secretaría de Obras Públicas de Santafé de Bogotá, D.C., de fecha 19 de octubre de 2000, al Juzgado 54 Penal del Circuito de Bogotá, D.C., sobre las personas que integraban el comité obrero-empleador, establecido en la convención colectiva de trabajo.

• Informe presentado por el doctor Guillermo Salas Toro, subsecretario de obras públicas de fecha 20 de octubre de 2000, dirigido al Juzgado 54 Penal del Circuito de la ciudad capital.

• Fotocopia del Decreto 668 del 28 de octubre de 1996 expedido por el Alcalde Mayor de Bogotá, “Por el cual se suprime una dependencia de la estructura orgánica de la secretaría de obras públicas y se suprimen unos cargos".

• Fotocopia del Decreto 508 del 10 de julio de 1997 expedido por el Alcalde Mayor de Bogotá, “Por el cual se suprimen algunos cargos de la planta de trabajadores oficiales de la Secretaría de Obras del Distrito Capital de Santafé de Bogotá”.

• Fotocopia del Decreto 156 del 7 de marzo de 1997 expedido por el Alcalde Mayor de Bogotá, “Por el cual se suprimen algunos cargos de la planta de trabajadores oficiales de la Secretaría de Obras del Distrito Capital de Santafé de Bogotá”.

• Fotocopia del Decreto 992 del 14 de octubre de 1997 expedido por el Alcalde Mayor de Bogotá, “Por el cual se suprimen algunos cargos de la planta de trabajadores oficiales de la Secretaría de Obras del Distrito Capital de Santafé de Bogotá”.

• Fotocopia de la Resolución 2202 del 21 de noviembre de 1996, expedido por la Secretaría de Obras Públicas del Distrito Capital, “Por medio del cual se reconoce y ordena el pago de unas indemnizaciones”.

• Fotocopia de la Resolución 4092 del 3 de diciembre de 1997 expedido por la Secretaría de Obras Públicas del Distrito Capital, “Por medio del cual se reconoce y ordena el pago de unas indemnizaciones".

• Fotocopia de la Resolución 1642, del 18 de abril de 1997, “Por medio del cual se reconoce y ordena el pago de unas indemnizaciones”.

• Oficio de fecha 8 de septiembre de 2000, mediante el cual el Sindicato de Trabajadores de la Secretaría de Obras Públicas de Bogotá informó al Juzgado 34 Penal Municipal de esta ciudad que Aguirre Álvarez Nelson, Beltrán Guerrero Norberto Elí, Beltrán Peñuela Jesús Hernán, Cristancho Morales Ángel María, García Cuervo Carlos Enrique, González Humberto, Munar González José Vicente, Munévar Sánchez José Nazario, Orjuela Álape José Simeón, Pacheco López Fernando, Pérez Medina Hernán Uribe, Rodríguez Torres José Miguel, Sánchez Salamanca Adriana María, Sotelo Medina José Ricardo, no se encuentran afiliados a la asociación sindical y Benavides Fonseca Carmen Matilde y José Alberto Cusguen Niño, eran funcionarios públicos y por lo tanto, era ilegal que estuvieran afiliados.

• Oficio de fecha 12 de septiembre de 2000, mediante el cual el Sindicato de Trabajadores de la Secretaría de Obras Públicas de Bogotá informó al Juzgado 26 Penal Municipal de esta ciudad que Arturo Ávila Martínez, Rubén Darío Hoyos Gómez y Pedro Antonio Perilla Ramírez, no se encuentran afiliados a la asociación sindical.

• Oficio de fecha 18 de septiembre de 2000, mediante el cual el Sindicato de Trabajadores de la Secretaría de Obras Públicas de Bogotá informó al Juzgado 24 Penal Municipal de Bogotá que Germán Baquero, Germán Antonio Baquero Rodríguez, Luis Adolfo Castro Arias, Emilio José Castro Romero, Julio Simón Joya Tamayo, César Tulio Martínez, Rodrigo Ospina Sánchez, Levis Roa Medina, Helbert Enrique Romero Raba, Carlos Arturo Sánchez Rodríguez, Pablo Emilio Guerrero Rincón, José del Rosario Gutiérrez Peña, Luis Alfredo Hernández Cardozo, Mauro Hernández Tarazona, José Hernán Herrera, Antonio Ladino Guzmán, José Próspero Mejía Gómez, Luz Dary Mina González, Ildefonso Montaño Tovar, José Antonio Moreno Pérez, Carlos Julio Moya Medina, Édgar Murte Segura, Luis Eduardo Neira Caicedo, Euclides Niño Chipateuca, Édgar Alberto Ortiz Cadena, Nepomuceno Ortiz Carrillo, Valentín Páez Páez, Jacobo Palacio Ordóñez, Julio César Pérez Benítez, Jaime Antonio Pesca Chiriví, Julio Ernesto Piamonte, Jesús María Ramírez Arias, Wilson Reyes Vargas, Jorge Roa Roa, Jorge Eliécer Rodríguez Palacios, Álvaro Rojas, Roberto Eduardo Rojas Moreno, Martín Idelfonso Romero Romero, Julián Roncancio Rodríguez, Edgar Armando Ruiz Rodríguez, Ismael Suárez González, Reinel Alonso Suárez Sanabria, Luis Eduardo Torres, José Fraanaice Torres Ortegón, Luis Hernando Vanegas, Jorge Isaías Vega Ortiz, Pedro Nel Velandia Castillo, Elvert Albert Velásquez Molano, Gerardo Vélez García y Fernando Zárate Ortiz no se encuentran vinculados a la asociación sindical. Así mismo, Nohora Alfonso Durán, Dilia Ortencia Parra y Gloria Amparo Moncada Zambrano, no podían estar afiliados a la organización sindical porque, al parecer, eran funcionarios públicos.

• Fotocopia de la sentencia de segunda instancia de fecha 13 de julio de 2000, proferido por el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera, mediante la cual se confirma la sentencia que negó la nulidad del Decreto 668 de 1996.

• Fotocopia de relación de procesos notificados contra la Secretaría de Obras Públicas del Distrito.

• Fotocopia de sentencias proferidas en primera y segunda instancia por la jurisdicción ordinaria laboral absolviendo a la demandada y negando las pretensiones de la demanda.

• Adicionalmente, algunos de los accionantes adjuntan fotocopias de resoluciones mediante las cuales “se les reconoce y ordena el pago de un a indemnización”.

3.2. Testimoniales:

• Diligencia de ampliación de acción de tutela rendida por la señora Luz Amanda González Rojas, ante el Juzgado 47 Penal Municipal de Bogotá.

• Declaración del señor Juan Esteban Villarreal rendida ante el Juzgado 34 Penal Municipal de Bogotá.

• Declaración del señor Carlos Alberto Herrera Gómez, rendida ante el Juzgado 34 Penal Municipal de Bogotá.

• Declaración rendida por la señora Fanny Amaya Sánchez ante el Juzgado 34 Penal Municipal de Bogotá.

• Declaración rendida por la señora Myriam Cecilia Amaya Sánchez ante el Juzgado 34 Penal Municipal de Bogotá.

• Declaración rendida por la señora Luz Amanda González Rojas ante el Juzgado 34 Penal Municipal de Bogotá.

II. Decisiones judiciales objeto de revisión

1. Fallos de primera instancia.

Conocieron en primera instancia el Juzgado Cuarenta y Siete (47) Penal Municipal de Bogotá (exp. T-399.678), el Juzgado Ochenta y Ocho (88) Penal Municipal de Bogotá, D.C. (exp. T-402.536), el Juzgado Treinta y Cuatro (34) Penal Municipal de Bogotá, D.C. (exp. T-402.607), el Juzgado Veintiséis (26) Penal Municipal de Bogotá, D.C. (exp. 403.361), el Juzgado Treinta y Uno (31) Civil Municipal de Bogotá, D.C. (exp. T-404.228), el Juzgado Veinticuatro (24) Penal Municipal de Bogotá, D.C. (exp. T-404.822), y el Juzgado Setenta y Seis (76) Penal Municipal de Bogotá, D.C. (exp. T-414.461). Los anteriores despachos negaron las tutelas impetradas, coincidiendo en términos generales en lo siguiente:

— Se descarta la transgresión del derecho de asociación sindical, pues el Sindicato de Trabajadores Oficiales de la Secretaría de Obras Públicas del Distrito Capital, existe y aún sigue operando a pesar de la reducción del mismo lo cual no influyó en la consecución de sus fines, sobre todo cuando fue el propio sindicato el encargado de negociar las pautas consignadas en la convención colectiva que para 1996 regía las condiciones laborales de los trabajadores oficiales con la entidad accionada, entre ellas, las tablas de indemnización por despido injusto.

— Se desestimaron los intereses colectivos dentro de la acción ejercida, porque el conflicto radica precisamente en la terminación unilateral de las relaciones laborales existentes entre la entidad accionada y los accionantes, en virtud del Decreto 668 de 1996 que suprimió una dependencia de la estructura orgánica de la entidad en su orden operativo.

— El motivo por el cual se acudió a la acción de tutela fue la falta de prosperidad de las demandas individuales y de grupo interpuestas ante la jurisdicción ordinaria y contenciosa, unidas a las quejas interpuestas ante la administración y a organismos internacionales de protección al trabajo.

— Está comprobado que los accionantes recibieron la correspondiente indemnización, de conformidad con lo dispuesto en el Código Sustantivo del Trabajo régimen legal aplicable, por lo que la acción de tutela jamás se podrá convertir en una tercera instancia, pues ello haría de la misma un mecanismo útil para disculpar las falencias de quienes acuden a ella.

— Los accionantes incurrieron en una interpretación errónea de las sentencias de la Corte Constitucional, en las cuales sustentan su pedimento, porque los supuestos de hechos son totalmente distintos. En los hechos analizados por la alta corporación se mencionaban aspectos que realmente afectaban el libre derecho de asociación sindical e incluso, buscaban suprimir cláusulas de la convención colectiva.

Contrario sensu, el caso bajo examen se limita al ejercicio por parte del Alcalde Mayor, de facultades constitucionales y legales propias derivadas del Decreto-Ley 1421 de 1993, para crear, suprimir, fusionar y reestructurar las dependencias de la administración distrital, pero no entabla por ello una persecución en contra del personal sindicalizado.

— Finalmente, se perdió la inmediatez de la acción pues ya transcurrieron, más de cuatro (4) años después del despido como para inferir una vulneración o amenaza del derecho invocado.

— Así mismo, en el proceso adelantado ante el Juzgado 34 Penal Municipal de Bogotá, se estableció que las siguientes personas no pertenecen a la asociación sindical, de acuerdo a la información aportada por el Sindicato de Trabajadores de Obras Públicas del Distrito Capital: Aguirre Álvarez Nelson, Beltrán Guerrero Norberto Elí, Beltrán Peñuela Jesús Hernán, Cristancho Morales Ángel María, García Cuervo Carlos Enrique, González Humberto, Munar González José Vicente, Munévar Sánchez José Nazario, Orjuela Álape José Simeón, Pacheco López Fernando, Pérez Medina Hernán Uribe, Rodríguez Torres José Miguel, Sánchez Salamanca Adriana María, Sotelo Medina José Ricardo. En cuanto a Benavides Fonseca Carmen Matilde y José Alberto Cusguen Niño, éstos eran funcionarios públicos y era ilegal que estuvieran afiliados.

2. Fallos de segunda instancia.

Los juzgados Cincuenta y Cuatro (54) Penal del Circuito (T-399.678), Tercero (3) Penal del Circuito de Bogotá, D.C. (exp. T-402.536), Veinte (20) Penal del Circuito de Bogotá, D.C. (exp. T-403.361), Veintitrés (23) Penal del Circuito de Bogotá, D.C. (exp. T-402.607) y el Sexto Penal del Circuito de Bogotá, D.C. (exp. T-404.822) surtieron el recurso de alzada presentado por los demandantes y confirmaron los fallos impugnados, bajo las razones que a continuación se resumen:

— De ninguna manera se buscó atacar a la organización sindical, porque la supresión de los cargos se efectuó al amparo de las facultades constitucionales y legales, como lo expresó la jurisdicción contencioso administrativa al no decretar la nulidad del citado Decreto 668 de 1996. Así mismo, no existen pruebas de otro hecho o manifestación de la administración que indique que la intención fue vulnerar el derecho constitucional fundamental de la libre asociación sindical y antes, por el contrario, aparece acreditado que la administración convino con el sindicato de trabajadores en que se podían suprimir cargos o liquidar total o parcialmente la secretaría de obras públicas y así fue como pactaron en la convención colectiva una tabla y unos porcentajes de indemnizaciones.

— Para el ad quem es claro que en el caso controvertido, de ninguna manera se estableció que la decisión de la administración central de esta capital, adoptada mediante la expedición de los decretos, hubiera sido la de atentar contra el Sindicato de los Trabajadores vinculados a la Secretaría de Obras Públicas del Distrito, pues la motivación discrecional y de origen legal que allí expuso el señor Alcalde Mayor, tuvo su única fuente en los principios de eficacia, eficiencia y economía.

3. Expediente T-403.362

Mediante fallo de quince (15) de septiembre del año 2000, el Juzgado Cincuenta y tres (53) Penal Municipal de Bogotá, D.C., decidió tutelar el derecho a la libre asociación sindical con base en los siguientes argumentos:

— No puede hablarse de otro mecanismo de defensa judicial, porque no se trata de un solo trabajador y en los procesos individuales ante la jurisdicción ordinaria, no se estudia el problema jurídico planteado del derecho de asociación sindical.

— Sostuvo que son aplicables las sentencias de tutela proferidas por la Corte Constitucional, porque “en el ámbito de su competencia, el Honorable Consejo de Estado, llegó a la certidumbre de que ninguna norma legal fue transgredida y que el decreto mediante el cual se suprimieron cargos de la secretaría de obras fue proferido en uso de facultades legales, pero no definió por qué ello corresponde al juez de tutela, si el derecho de asociación sindical, que reclaman los sindicalizados masivamente despedidos, fue o no materia de atropello por la conducta de la entidad distrital”.

— El número de trabajadores sindicalizados afectados y la época del despido, muestra que la secretaría de obras “abusó de esa facultad para golpear a los trabajadores sindicalizados, desconociendo las garantías constitucionales, en especial el derecho de asociación sindical y las normas de protección al mismo consagradas en tratados internacionales“.

La segunda instancia se surtió ante el Juzgado Catorce (14) Penal del Circuito de Bogotá, D.C., quien revocó la decisión, bajo los planteamientos generales señalados en los puntos anteriores.

III. Consideraciones y fundamentos de la Corte

1. Competencia.

La Sala Primera de Revisión de la Corte Constitucional es competente para revisar las decisiones judiciales mencionadas, en los expedientes de la referencia, de conformidad con lo establecido en los artículos 86 y 241-9 de la Constitución Política y en los artículos 31 del Decreto 2591 de 1991.

2. Derecho fundamental presuntamente vulnerado. Derecho de asociación y libertad sindical. Concepto. Legitimación para actuar.

Se ha dicho en anteriores oportunidades por esta corporación que el derecho fundamental de asociación sindical a que se refiere el artículo 39 de la Constitución Nacional, no es más que una modalidad del derecho fundamental a la libre asociación consagrado en el artículo 38 ibídem, que comporta una serie de derechos que la misma corporación ha descrito y relacionado en reciente Sentencia C-797 de 2000 en donde precisa el concepto y diferencia entre derecho de asociación y libertad sindical, siendo éste una manifestación de aquél, al respecto se señaló:

“En la Sentencia C-385 de 2000 (1) la Corte precisó la relación entre derecho de asociación y libertad sindical de la siguiente manera:

(1) Ídem.

“En el derecho de asociación sindical subyace la idea básica de la libertad sindical que amplifica dicho derecho, como facultad autónoma para crear organizaciones sindicales, ajena a toda restricción, intromisión o intervención del Estado que signifique la imposición de obstáculos en su constitución o funcionamiento. Ello implica, la facultad que poseen las referidas organizaciones para autoconformarse y autoregularse conforme a las reglas de organización interna que libremente acuerden sus integrantes, con la limitación que impone el inciso 2º del artículo 39, según el cual la estructura interna y el funcionamiento de los sindicatos se sujetan al orden legal y a los principios democráticos”.

Considera la Corte, en consecuencia, que la libertad sindical comporta: i) el derecho de todos los trabajadores, sin discriminación ni distinción alguna, para agruparse a través de la constitución de organizaciones permanentes que los identifican como grupos con intereses comunes, y cuya defensa propugnan. Este derecho implica la libertad tanto para afiliarse como para retirarse de dichas organizaciones; ii) la facultad de constituir y organizar estructural y funcionalmente las referidas organizaciones y conformarlas automáticamente como personas jurídicas, sin la injerencia, intervención o restricción del Estado; iii) el poder de las organizaciones de trabajadores de determinar: el objeto de la organización, condiciones de admisión, permanencia, retiro o exclusión de sus miembros, régimen disciplinario interno, órganos de gobierno y representación, constitución y manejo del patrimonio, causales de disolución y liquidación, procedimiento liquidatorio, y otros aspectos que atañen con su estructura, organización y funcionamiento, que deben ser, en principio, libremente convenidos por los miembros de las asociaciones sindicales al darse sus propios estatutos o reformarlos, salvo las limitaciones que válidamente pueda imponer el legislador conforme al inciso 2º del artículo 39; iv) la facultad de las asociaciones sindicales para formular las reglas relativas a la organización de su administración, así como las políticas, planes y programas de acción que mejor convengan a sus intereses, con la señalada limitación; v) la garantía de que las organizaciones de trabajadores no están sujetas a que la cancelación o la suspensión de la personería jurídica sea ordenada por la autoridad administrativa, sino por vía judicial; vi) el derecho de las organizaciones sindicales para constituir y afiliarse a federaciones y confederaciones nacionales e internacionales; vii) la inhibición, para las autoridades públicas, incluyendo al legislador, de adoptar regulaciones, decisiones o adelantar acciones que tiendan a obstaculizar el disfrute del derecho a la libertad sindical.

No es admisible reconocer el carácter absoluto de la libertad sindical, en la medida en que la propia Constitución establece como limitación, concretable por el legislador, que “la estructura interna de los sindicatos y organizaciones sociales y gremiales se sujetarán al orden legal y a los principios democráticos” (art. 39, inc. 2º) y que, los convenios internacionales sobre derechos humanos autorizan que por vía legislativa puedan imponerse restricciones a los derechos, en cuanto ellas sean necesarias, mínimas, indispensables y proporcionadas a la finalidad que se persiga, para garantizar la seguridad nacional, el orden, la salud o moral públicos, los derechos y deberes ajenos y, en general, el cumplimiento de cualquier finalidad que se estime esencialmente valiosa. Por lo tanto, se advierte, que las aludidas restricciones o limitaciones no pueden, en modo alguno, afectar lo que se considera el núcleo esencial del derecho a la libertad sindical, de modo que la desnaturalicen o impidan su normal y adecuado ejercicio”.

Definidos como están el derecho de asociación y la libertad sindical, la Sala considera procedente analizar si tal derecho ha resultado vulnerado con la conducta o actividad desplegada por la administración distrital y consistente en haber reestructurado la administración central suprimiendo ciertas dependencias y por ende, algunos cargos de la planta de personal de la secretaría de obras públicas.

En opinión de los actores dicha actuación les vulneró el derecho a la libre asociación sindical en razón a que el sindicato se vio afectado con la supresión de cargos al verse reducido en un número considerable de sus afiliados.

Contrario a lo afirmado por los actores, el transcurso del tiempo (4 años) ha demostrado que el Sindicato de Trabajadores Oficiales de la Secretaría de Obras Públicas del Distrito Capital continúa existiendo y cumpliendo sus objetivos sin menoscabo, máxime que la misma organización sindical, quien es la legitimada para representar y defender los derechos de sus afiliados, no recurrió a ningún mecanismo judicial, lo que da a entender que en ningún momento consideró que con la actuación de la administración distrital se vulnerara algún derecho que ameritara su protección inmediata.

El artículo 209 de la Constitución Política, señala que la función administrativa está al servicio de los intereses generales y se desarrolla con fundamento en los principios de igualdad, moralidad, eficacia, economía, celeridad, imparcialidad y publicidad, mediante la descentralización, la delegación y la desconcentración de funciones.

Así mismo, el artículo 2º del Decreto 2400 de 1968 señala que: “Se entiende por empleo el conjunto de funciones señaladas por la Constitución, la ley, y el reglamento o asignadas por autoridad competente que deben ser atendidas por una persona natural”.

La supresión del empleo ha sido prevista por el legislador desde tiempo atrás, es así como en el Decreto 2400 de 1968 en su artículo 25 ya se prevé este hecho como causal de retiro del servicio por cesación definitiva de funciones la cual se predica respecto de cualquier empleo independiente de su naturaleza y forma como deben ser provistos, trátese de empleos de libre nombramiento y remoción o de carrera; así éstos tengan la calidad de empleados públicos o de trabajadores oficiales. Además, se prevé en la mayoría de los casos el reconocimiento y pago de una indemnización, que para el caso de los trabajadores oficiales se acordó previamente entre el Alcalde Mayor de Bogotá y el sindicato, dejándose prevista y consagrada en el artículo 51 de la convención colectiva de 1996 vigente para la época de los hechos.

En cuanto al ingreso y retiro del servicio, la misma ley señala para cada caso y según la naturaleza del empleo, cuáles son las causales de retiro del servicio o en su caso, las de terminación del contrato de trabajo sin que la ocurrencia de alguna de ellas quede en ningún evento supeditada al hecho de no estar afiliado a la asociación sindical para que pueda surtir efectos.

Se encuentra demostrado que la decisión de la administración obedeció a un plan macro orientado a la redistribución de funciones dentro de las diferentes dependencias y entidades de la administración distrital concretándose en la reestructuración de entidades distritales, entre ellas la secretaría de obras públicas, donde en particular se suprimió una de sus dependencias con el fin de evitar una duplicidad de funciones asignadas con motivo de la ejecución del mismo plan al IDU.

Como consecuencia de lo anterior, debieron suprimirse una serie de cargos de la planta de personal de la entidad demandada con la consecuente terminación de la relación laboral por cesación definitiva de las funciones del respectivo empleo, respecto de empleados públicos y trabajadores oficiales.

Si bien la reestructuración y supresión de dependencias y cargos en la administración del Distrito Capital de Bogotá, tuvo su origen o causa en el cumplimiento de las atribuciones y competencias constitucionales y legales asignadas al Alcalde Mayor, sustentándose su actuación en un plan o programa de la administración que pretendía racionalizar la administración y el gasto público distrital central; de las pruebas aportadas no se evidencian hechos o antecedentes de donde se pueda establecer que la administración distrital hubiese utilizado dichas funciones como represalia contra el sindicato o sus afiliados con el fin de desmembrarlo, reducirlo o acabarlo.

Por el contrario, se observa que existieron acuerdos previos con la organización sindical para llevar a cabo el programa de racionalización de la administración reflejados en la misma convención colectiva de 1996, artículo 51.

Situaciones anteriores que hacen la diferencia respecto de los hechos ocurridos y demostrados en las acciones de tutela a que hacen referencia las sentencias T- 300 de 2000, T- 436 de 2000 y SU-998 de 2000, invocadas por los actores. En éstas se demostraron claros propósitos de afectar a las organizaciones sindicales, como el que los despidos se efectuaron a título de retaliación por la negativa del sindicato de suspender una cláusula de la convención colectiva o el hecho de retener el pago de las cuotas sindicales en forma indebida por el patrono; propósitos iguales o similares que se encuentran ausentes para el asunto que es materia de análisis por esta Sala.

Lo anterior, se corrobora aún más al establecer que la supresión de cargos cobijó en general tanto a empleados públicos como a trabajadores oficiales, a personal sindicalizado como no sindicalizado, razón de más para concluir que la intención de la administración central en manera alguna pretendió coartar el derecho de los afiliados a la libre asociación sindical, este hecho de por sí desvirtúa la vulneración invocada por los actores.

De acuerdo a la jurisprudencia citada, tenemos que la libertad sindical comprende tanto la libertad para afiliarse como para retirarse de la agrupación sindical, entendida como el libre ejercicio de la voluntad del individuo para tomar esta determinación, sea en uno u otro sentido.

Ejercicio de este derecho que presupone el encontrarse en una situación particular respecto de la entidad a la que pertenece la asociación sindical, como es, “encontrarse vinculado a la entidad”. Ninguna persona puede válidamente hacer uso de la libertad que comporta la decisión de afiliación o retiro de una asociación sindical sin que se dé el presupuesto de hecho antes mencionado.

Encontrándose desvinculados los actores de la entidad distrital por la ocurrencia de una causa legal (derivada del ejercicio de la función administrativa contenida en forma general en el art. 209 de la C.P., y para el presente caso en el art. 38, num. 9º del D.L. 1421/93) que dio origen a su desvinculación de la entidad, mal podría resultar vulnerado su derecho a retirarse libremente de la asociación por haber ocurrido antes una situación legítima que hace imposible el ejercicio de este derecho, pues no existe ya el presupuesto de hecho que le permita ejercerlo.

El ejercicio del derecho a la libre asociación sindical en manera alguna puede condicionar a la administración pública para ejercer sus atribuciones constitucionales y legales en pro del interés general o colectivo. No obstante, cuando sea evidente que la administración ha utilizado dichos mecanismos, adoptado decisiones o adelantado acciones que tiendan a obstaculizar o entorpecer el disfrute del derecho a la libertad sindical el juez de tutela está llamado a protegerlo e impartir la orden para que cese tal vulneración, como ha ocurrido en algunos casos.

Ahora bien, el derecho de asociación sindical que invocan los actores como vulnerado, hace referencia en su decir, al haber provocado la disminución de afiliados al sindicato en un número considerable ocasionando su debilitamiento; en razón a la decisión de reestructuración de la Alcaldía Mayor de Bogotá y la consiguiente supresión de cargos.

En razón a lo anterior, es entonces el sindicato el legitimado para invocar la violación de sus derechos, al observarse que existe más un interés colectivo que individual en el derecho que se invoca, estando radicado éste en cabeza de la asociación sindical como titular del mismo y dado que ésta no intervino como actor en ninguna de las acciones de tutela, resulta improcedente la presente acción por falta de legitimación activa de los actores quienes ejercieron la misma a título individual.

Al respecto esta Corte en Sentencia T-550 de 1993, expuso lo siguiente:

“Efectuado el necesario análisis en el asunto que nos ocupa, encuentra la Corte que, según ya se dijo, quien ejerció la acción de tutela no fue el sindicato de trabajadores como tal —en cuyo evento ha debido actuar su representante legal, bien para instaurar la acción en forma directa, ya para conferir el correspondiente poder— sino que lo hizo un grupo de personas que dijeron ser trabajadores de Colgate y miembros del sindicato —aunque en forma alguna acreditaron tales calidades— y estar agrupadas por el común interés frente a la compañía demandada.

Si esto es así, no estaban legitimados para ejercer la acción los trabajadores en cuanto tales, ya que sus aspiraciones no eran individuales sino colectivas. La distinción entre los sindicalizados y los demás trabajadores no surgió de discriminaciones entre individuos efectuadas por la empresa, sino de la celebración y vigencia de los acuerdos laborales colectivos en mención.

Desde luego —digámoslo una vez más— los empleados de Colgate podían acudir a la acción de tutela —directa o indirectamente— pero, eso sí, para la defensa de sus propios derechos fundamentales —como trabajadores individualmente considerados—, no para la protección de los que hubieran de corresponder al sindicato, pues en tal evento era menester que a nombre de él se actuara y que se acreditara la representación legal de la persona jurídica.

En el proceso revisado no ejerció la acción de tutela el sindicato de trabajadores de Colgate como persona jurídica ni los poderdantes de quien presentó la demanda invocaron la protección de derechos personales sino que buscaban provocar una decisión judicial en materia propia de interés colectivo sindical.

Por tanto, la Corte Constitucional estima que no había legitimación de quienes actuaron, motivo por el cual habrán de confirmarse los fallos de instancia. Ello no rompe con la aludida informalidad de la tutela, pues tal característica parte del supuesto —expresado en la misma Constitución (art. 86)— de que aquel que ejercita la acción, por sí o por medio de otro, tiene interés en la defensa de derechos fundamentales suyos sometidos a violación o amenaza”(2).

(2) M.P. Dr. José Gregorio Hernández Galindo.

Por lo tanto, además de no haberse demostrado vulneración alguna a los derechos invocados por los actores, tampoco están éstos legitimados para ejercer la acción.

3. La existencia de otro mecanismo de defensa.

El precepto constitucional contenido en el artículo 86 en su inciso tercero, indica que dicha acción sólo procederá cuando el afectado no disponga de otro medio de defensa judicial, salvo que aquélla se utilice como mecanismo transitorio para evitar un perjuicio irremediable, imprimiéndole así un carácter subsidiario y residual a la acción de tutela.

La Sala considera del caso analizar si frente al derecho de asociación sindical, existe otro mecanismo de defensa o si la acción de tutela es el mecanismo idóneo y único para su protección. Al respecto, se considera que si bien mediante la acción de nulidad y restablecimiento del derecho ante la jurisdicción contencioso administrativo, se puede controvertir la legalidad del acto o actos administrativos que dieron origen al presente asunto, dentro de este igualmente se puede solicitar la protección constitucional al derecho fundamental, por violación de la norma superior que lo consagra dado que el concepto de “legalidad” debe entenderse desde el punto de vista material y no formal, esto es, toda contradicción entre el acto controvertido y una norma sea ésta constitucional o legal. Así mismo, si resulta evidente que el acto demandado vulnera alguno de los derechos fundamentales, resulta expedito este medio para solicitar la protección inmediata mediante la “suspensión provisional”.

Por lo tanto, se considera que sí existe otro medio de defensa judicial idóneo para obtener la protección pretendida; el que éstos no hubiesen acudido o utilizado en debida forma los mecanismos ordinarios para obtener la protección constitucional pretendida, no hace precedente la acción de tutela, como mecanismo subsidiario o adicional para subsanar su omisión.

Al respecto la Sala reitera lo expuesto en la Sentencia T-069 de 2001, M.P. Dr. Álvaro Tafur Galvis, en que se señaló:

“Al respecto, la Corte ha sido enfática en que la procedencia de la tutela está sujeta a la ineficacia del medio de defensa judicial ordinario, ya que éste puede ser suficiente para restablecer el derecho atacado, situación que sólo podrá determinarse por el juez de tutela, en el caso concreto y frente a los hechos y material probatorio correspondiente.

Sobre el particular la jurisprudencia ha distinguido entre los asuntos que “son objeto de la definición judicial ordinaria y aquellas que caen bajo la competencia del juez constitucional, en relación con la efectiva e idoneidad del medio judicial indicado para proteger a cabalidad los derechos fundamentales” (3) .

(3) Así fue considerado en la Sentencia T-436 de 2000 y reiterado en la Sentencia SU-1067 de 2000, M.P. Fabio Morón Díaz, en los siguientes términos:

“Empero, la Corte ya ha avanzado bastante en la distinción entre las materias que son objeto de la definición judicial ordinaria y aquellas que caen bajo la competencia del juez constitucional, en relación con la efectividad e idoneidad del medio judicial indicado para proteger a cabalidad los derechos fundamentales.

La Corte, en torno al tema, ha manifestado que el medio judicial alternativo, capaz de hacer improcedente la tutela, “tiene que ser suficiente para que a través de él se restablezca el derecho fundamental violado o se proteja de su amenaza, es decir, tiene que existir una relación directa entre el medio de defensa judicial y la efectividad del derecho", a lo cual agregó esta corporación que, “de no ser así, mal puede hablarse de medio de defensa y, en consecuencia, aun lográndose por otras vías judiciales efectos de carácter puramente formal, sin concreción objetiva, cabe la acción de tutela para alcanzar que el derecho (el de naturaleza constitucional fundamental) deje de ser una utopía” (subraya la Corte. Sent. T-03, mayo 11/92).

Así mismo, ha afirmado la Corte en el caso López Anaya que “la existencia del medio judicial alternativo, suficiente para que no quepa la acción de tutela, debe apreciarse en relación con el derecho fundamental de que se trata, no respecto de otros” (negrillas del texto original), lo que significa, según esa reiterada jurisprudencia, que “un medio judicial únicamente excluye la acción de tutela cuando sirve en efecto y con suficiente aptitud a la salvaguarda del derecho fundamental invocado” (subraya la Corte).

“En consecuencia —ha añadido la Corte—, si dicho medio protege derechos distintos, es viable la acción de tutela en lo que concierne que el señalado medio no protege, pues para la protección de aquél se entiende que no hay otro procedimiento de defensa que pueda intentarse ante los jueces”.

“Desde este punto de vista —prosigue— es necesario que el juez de tutela identifique con absoluta precisión en el caso concreto cuál es el derecho fundamental sujeto a violación o amenaza, para evitar atribuirle equivocadamente una vida de solución legal que no se ajusta, como debería ocurrir, al objetivo constitucional de protección cierta y efectiva (arts. 2º, 5º y 86 de la Constitución)” (Sent. T-441 de oct. 12/93).

Ello explica el mandato del artículo 6º, numeral 1º, del Decreto 2591 de 1991, a cuyo tenor “la existencia de dichos medios será apreciada en concreto, en cuanto a su eficacia atendiendo las circunstancias en que se encuentre el solicitante” (subraya la Sala).

No debe olvidarse sin embargo que “en el Estado social de derecho, el funcionario judicial no puede dejar de aplicar el derecho legislado a partir de las normas principios y valores contenidos en el texto constitucional” (4) .

(4) Salvamento de voto de los magistrados Eduardo Cifuentes Muñoz, Vladimiro Naranjo Mesa y Álvaro Tafur Galvis a la Sentencia SU-1067 de 2000, M.P. Fabio Morón Díaz, en al que se tutelaron los derechos de asociación sindical y negociación colectiva.

En otras palabras, en el proceso ordinario en el cual se cuestione la legalidad de un despido, como en este caso, “el juez está en la obligación de estudiar la dimensión constitucional de la desvinculación” (5) .

(5) Ibídem.

“Los trabajadores no pueden estar sometidos al azaroso destino de que la Corte Constitucional seleccione su caso para poder ejercer los derechos que la Constitución les confiere. Por el contrario, tienen pleno derecho a exigir que en el juicio laboral, con aplicación de todas las garantías procesales, el juez natural proteja sus derechos constitucionales e interprete el orden legal a la luz de la Constitución”. (...). “Debiendo la Corte limitarse a corregir sus excesos o deficiencias cuando quiera que incurran en una vía de hecho que lesione los derechos fundamentales de las partes del proceso” (6) .

(6) Ibídem.

El respeto de la supremacía de la Constitución y, por lo mismo, su fuerza normativa, necesariamente lleva, en consecuencia, a que el juez ordinario estudie, aplicando la Constitución y las leyes, la legalidad del despido. Sólo si dicha decisión judicial desconoce los derechos constitucionales de los trabajadores, la tutela se convertiría en mecanismo indispensable de protección.

Así las cosas la Corte ha de insistir en que “el primer llamado a proteger los derechos constitucionales no es el juez de tutela, sino el ordinario. La tutela está reservada para enfrentar la absoluta inoperancia de los distintos mecanismos dispuestos para la protección de los derechos de las personas, no para suplirlos. De otra manera tendría que aceptarse que más temprano que tarde, la acción de tutela perdería completamente su eficacia” (7) . Es necesario en efecto evitar así darle a la acción de tutela “un enfoque y alcance equivocados, particularmente en lo que tiene que ver con los criterios jurídicos de procedibilidad, los cuales atendiendo a lo establecido en los artículos 86 de la Constitución Política y 6º del Decreto 2591 de 1991, determinan el carácter eminentemente subsidiario de este mecanismo de defensa judicial” (8) .

(7) Ibídem.

(8) Salvamento de voto de los magistrados Eduardo Cifuentes Muñoz, Vladimiro Naranjo Mesa y Álvaro Tafur Galvis a la Sentencia SU-998 de 2000, M.P. Alejandro Martínez Caballero, en la que se tutelaron los derechos de asociación y libertad sindical.

No obstante, ser el derecho a la libre asociación sindical un derecho fundamental, no es la acción de tutela el único medio de defensa de que disponen los actores para obtener su protección, pues como se señaló dentro de la misma acción contencioso administrativa podían controvertir su legalidad y además, solicitar como medida previa la suspensión provisional del acto, de considerarse que éste vulneraba el derecho fundamental aquí invocado.

Teniendo en cuenta la Sala que existe otro medio de defensa judicial, se considera del caso estudiar si procedía como mecanismo transitorio a fin de evitar un perjuicio irremediable.

4. Improcedencia de la acción de tutela como mecanismo transitorio por ausencia de perjuicio irremediable. Resarcimiento del posible daño mediante indemnización.

El utilizar la acción de tutela como mecanismo transitorio, implica el que no se haya hecho uso aún del mecanismo de defensa que ordinariamente consagra la ley, pues de haberlo utilizado y agotado o de estar en curso éste, la figura de la tutela como mecanismo transitorio pierde sentido, sin que sea dable al juez de tutela inmiscuirse en asuntos ya decididos con los naturales efectos de cosa juzgada a menos que se presente una vía de hecho dentro de la actuación. Tampoco es dable al juez de tutela intervenir e interferir en el normal desarrollo del proceso cuando está en curso.

Al respecto es conveniente citar la Sentencia T-261 de 1994, M.P. Dr. Vladimiro Naranjo en que al respecto se dijo:

“Observa la Corte que en ningún modo es compatible el ejercicio del mecanismo transitorio si el peticionario ya ha hecho uso de las acciones ordinarias de que dispone, puesto que precisamente la transitoriedad se establece para que antes de poner en marcha el aparato judicial por vía ordinaria, y siempre que se trate de evitar un perjuicio irremediable, se reclame la decisión judicial de amparo o tutela del derecho constitucional fundamental; así, la acción de tutela puede ser utilizada como mecanismo transitorio con fines preventivos y ante la inminencia de un perjuicio irremediable, se ejerce previamente a la acción judicial ordinaria, para evitar la ocurrencia de aquel daño”.

4.1. Ausencia de perjuicio irremediable.

El Decreto 2591 de 1991 por el cual se reglamenta la acción de tutela consagrada en el artículo 86 de la Constitución Política establece en su artículo 6º las causales de improcedencia de la acción de tutela, disponiendo que no procederá:

“1. Cuando existan otros medios de defensa judicial, salvo que aquélla se utilice como mecanismo transitorio para evitar un perjuicio irremediable. La existencia de dichos medios será apreciada en concreto, en cuanto a su eficacia, atendiendo las circunstancias en que se encuentre el solicitante”.

Así mismo, el artículo 1º del Decreto 306 de 1992 señala que el perjuicio no tiene el carácter de irremediable cuando el interesado puede solicitar a la autoridad judicial competente que se disponga el restablecimiento o protección del derecho mediante la adopción de alguna de las siguientes disposiciones: “a) Orden de reintegro o promoción a un empleo, cargo, rango o condición; ...”.

Se observa que para el presente caso no procedía siquiera acudir a la acción de tutela como mecanismo transitorio, por cuando no se da el perjuicio irremediable al disponer los actores de otro medio de defensa judicial a través del cual se podía disponer el reintegro a los cargos que venían desempeñando, a través de la jurisdicción contencioso administrativa de la cual hicieron uso en su oportunidad, razón por la cual no puede utilizarse la acción de tutela como mecanismo adicional o complementario para lograr el propósito perseguido por los actores y que ya surtió el trámite correspondiente sin que les fuera favorable, resultando improcedente la tutela.

4.2. Resarcimiento del daño.

No obstante, haberse señalado que no existe perjuicio irremediable dado que los actores habrían podido obtener el reintegro mediante el otro mecanismo de defensa judicial (acción contencioso administrativa), resulta evidente que si con la decisión de la administración distrital adoptada con miras al interés general de la administración pública, resultaron perjudicados de alguna forma los empleados públicos y trabajadores oficiales en quienes recayó la supresión de los empleos, dicho perjuicio ha quedado resarcido mediante el pago de la indemnización reconocida y cancelada a cada uno, como se desprende de las pruebas aportadas y que obran en los diferentes expedientes objeto de esta providencia.

Sobre el tema ha declarado la Corte Constitucional en Sentencia T-069 de 2001, M.P. Dr. Álvaro Tafur Galvis, lo siguiente:

“Así mismo, y en relación con la supresión de cargos a nivel departamental y la improcedencia de la petición de reintegro, una vez concedida la respectiva indemnización, por ausencia de perjuicio irremediable, en la Sentencia T-1020 de 1999, refiriéndose a lo dicho en la T-729 de 1998, con ponencia del Dr. Hernando Herrera Vergara, se dijo:

“En dicha ocasión, la Corte Constitucional también destacó que el pago de la indemnización, impide que la supresión del cargo produzca un perjuicio irremediable.

Al respecto, expresó:

(...).

No debe olvidarse que la acción de tutela es de naturaleza residual y subsidiaria y no es procedente cuando quiera que existan otros medios de defensa judicial, a menos que se utilice como mecanismo transitorio para evitar un perjuicio irremediable, lo que a juicio de la Corte no se encuentra fehacientemente acreditado en este proceso, sino que por el contrario consta en autos que a los demandantes se les reconocieron, como consecuencia de la supresión de sus cargos, unas indemnizaciones. (...).

En el presente asunto, no se encuentra acreditado el perjuicio irremediable, pues no obstante que los accionantes fueron desvinculados de sus cargos, la administración departamental les reconoció y pagó la correspondiente indemnización. Y será la jurisdicción del trabajo la que decida si en dichos casos, si resulta procedente esta última o el reintegro y pago de los salarios dejados de percibir” (9) .

(9) Sentencia T-729 de 1998, M.P. Hernando Herrera Vergara.

De conformidad con lo anterior por la evidente ausencia de un perjuicio irremediable para los actores, la acción de tutela resulta improcedente.

5. Del principio de la inmediatez de la acción de tutela. Improcedencia como mecanismo adicional o complementario.

La acción de tutela consagrada por la Constitución Política en su artículo 86 señala que toda persona podrá acudir a dicha acción para reclamar la protección inmediata de sus derechos constitucionales fundamentales, cuando quiera que éstos resulten vulnerados o amenazados por la acción o la omisión de cualquier autoridad pública.

Esta corporación en Sentencia C-543 de 1992, declaró inexequible el artículo 11 del Decreto 2591 de 1991 que establecía un término de caducidad para ejercer la acción de tutela respecto de sentencias y providencias judiciales por considerar que la acción de tutela puede interponerse en cualquier tiempo. No obstante, la Corte ha señalado que la presentación de la acción de tutela debe realizarse dentro de un término razonable que permita la protección inmediata del derecho fundamental a que se refiere el artículo 86 de la Constitución Nacional, pudiendo resultar improcedente la acción por la inobservancia del principio de la inmediatez que debe caracterizar su ejercicio, haciendo que este mecanismo no sea ya el más expedito para proteger los derechos fundamentales que se consideran vulnerados con la acción u omisión de la autoridad pública.

Al respecto ha dicho esta Corte en Sentencia SU-961 de 1999, M.P. Dr. Vladimiro Naranjo Mesa, lo siguiente:

“5. Alcances del artículo 86 de la Constitución en cuanto al término para interponer la tutela.

De acuerdo con el artículo 86 de la Constitución, y como lo sostuvo la sentencia que declaró la inconstitucionalidad de los artículos 11 y 12 del Decreto 2591 de 1991 (Sent. C-543/92, M.P. José Gregorio Hernández), la acción de tutela se puede interponer en cualquier tiempo, y sería inconstitucional pretender darle un término de caducidad.

La posibilidad de interponer la acción de tutela en cualquier tiempo significa que no tiene término de caducidad. La consecuencia de ello es que el juez no puede rechazarla con fundamento en el paso del tiempo y tiene la obligación de entrar a estudiar el asunto de fondo.

(...).

Las consecuencias de la premisa inicial, según la cual la tutela puede interponerse en cualquier tiempo, se limitan al aspecto procedimental de la acción, en particular a su admisibilidad, sin afectar en lo absoluto el sentido que se le deba dar a la sentencia. Todo fallo está determinado por los hechos, y dentro de éstos puede ser fundamental el momento en el cual se interponga la acción, como puede que sea irrelevante.

(...).

Hay otro supuesto en el cual, sin que se trate de hechos superados, el tiempo, en conjunto con otros factores, puede jugar un papel determinante. Se trata de casos en los cuales la tutela, por no haberse ejercido dentro de un plazo razonable, vulnera derechos de terceros. Ello hace que se rompa la congruencia entre el medio de protección y la finalidad que se busca: la protección integral y eficaz de los derechos fundamentales de las personas.

Teniendo en cuenta este sentido de proporcionalidad entre medios y fines, la inexistencia de un término de caducidad no puede significar que la acción de tutela no deba interponerse dentro de un plazo razonable. La razonabilidad de este plazo está determinada por la finalidad misma de la tutela, que debe ser ponderada en cada caso concreto. De acuerdo con los hechos, entonces, el juez está encargado de establecer si la tutela se interpuso dentro de un tiempo prudencial y adecuado, de tal modo que no se vulneren derechos de terceros.

Si bien el término para interponer la acción de tutela no es susceptible de establecerse de antemano de manera afirmativa, el juez está en la obligación de verificar cuándo ésta no se ha interpuesto de manera razonable, impidiendo que se convierta en factor de inseguridad, que de alguna forma afecte los derechos fundamentales de terceros, o que desnaturalice la acción.

En jurisprudencia reiterada, la Corte ha determinado que la acción de tutela se caracteriza por su “inmediatez”:

“La Corte ha señalado que dos de las características esenciales de esta figura en el ordenamiento jurídico colombiano con la subsidiariedad y la inmediatez: ... la segunda, puesto que la acción de tutela ha sido instituida como remedio de aplicación urgente que se hace preciso administrar en guarda de la efectividad concreta y actual del derecho objeto de violación o amenaza (10) . Luego no es propio de la acción de tutela el sentido de medio o procedimiento llamado a remplazar los procesos ordinarios o especiales, ni el ordenamiento sustitutivo en cuanto a la fijación de los diversos ámbitos de competencia de los jueces, ni el de instancia adicional a las existentes, ya que el propósito específico de su consagración, expresamente definido en el artículo 86 de la Carta, no es otro que el de brindar a la persona protección efectiva, actual y supletoria en orden a la garantía de sus derechos constitucionales fundamentales.

(10) Cfr. Corte Constitucional. Sala Tercera de Revisión. Sentencia Nº T-1. Abril 3 de mil novecientos noventa y dos (1992).

(...).

“La acción de tutela no es, por tanto, un medio alternativo, ni menos adicional o complementario para alcanzar el fin propuesto. Tampoco puede afirmarse que sea el último recurso al alcance del actor, ya que su naturaleza, según la Constitución, es la de único medio de protección, precisamente incorporado a la Carta con el fin de llenar los vacíos que pudiera ofrecer el sistema jurídico para otorgar a las personas una plena protección de sus derechos esenciales.

Se comprende, en consecuencia, que cuando se ha tenido al alcance un medio judicial ordinario y, más aún, cuando ese medio se ha agotado y se ha adelantado un proceso, no puede pretenderse adicionar al trámite ya surtido una acción de tutela, pues al tenor del artículo 86 de la Constitución, dicho mecanismo es improcedente por la sola existencia de otra posibilidad judicial de protección, aun sin que ella haya culminado en un pronunciamiento definitorio del derecho. Bien puede afirmarse que, tratándose de instrumentos dirigidos a la preservación de los derechos, el medio judicial por excelencia es el proceso, tal como lo acreditan sus remotos orígenes. En el sentir de esta Corte, nadie puede alegar que careció de medios de defensa si gozó de la oportunidad de un proceso y menos todavía si tomó parte en él hasta su conclusión y ejerció los recursos de que disponía. Pero, claro está, si pese a las ocasiones de defensa dentro del proceso y a las posibilidades de impugnación del fallo que le otorgaba el sistema jurídico en obedecimiento a claros principios constitucionales (arts. 29 y 31 de la Carta), el interesado se abstuvo de utilizar los mecanismos a su disposición, tampoco puede acudir a la institución de la tutela como última tabla de salvación de sus pretensiones, por cuanto ello implica el alegato de su propia incuria contra el principio universalmente aceptado y desvirtúa el carácter subsidiario de la acción.

(...).

Si la inactividad del accionante para ejercer las acciones ordinarias, cuando éstas proveen una protección eficaz, impide que se conceda la acción de tutela, del mismo modo, es necesario aceptar que la inactividad para interponer esta última acción durante un término prudencial, debe llevar a que no se conceda. En el caso en que sea la tutela y no otro medio de defensa el que se ha dejado de interponer a tiempo, también es aplicable el principio establecido en la sentencia arriba mencionada (C-543/92), según el cual la falta de ejercicio oportuno de los medios que la ley ofrece para el reconocimiento de sus derechos no puede alegarse para beneficio propio, máxime en los casos en que existen derechos de terceros involucrados en la decisión”.

En el presente caso, se observa que los hechos a los que aluden los actores tuvieron su ocurrencia el 1º de noviembre de 1996 en que fueron despedidos como consecuencia de la supresión de sus cargos de la planta de personal de la secretaría de obras públicas, habiendo transcurrido más de cuatro (4) años para la fecha en que se presentaron las acciones de tutela, no dándose el presupuesto de la inmediatez que debe acompañar su ejercicio a fin de lograr su protección inmediata, pues aun en el evento de haber resultado vulnerado el derecho invocado para el momento en que se hizo uso de la acción de tutela ya se habría consumado. Situación que por demás la hace improcedente.

En efecto, el artículo 6º numeral 4º del Decreto 2591 de 1991 señala como una de las causales de improcedencia de la acción de tutela: “4. Cuando sea evidente que la violación del derecho originó un daño consumado, salvo cuando continúe la acción u omisión violatoria del derecho”.

De otra parte, como está demostrado la mayoría de los actores acudieron a los medios ordinarios de defensa, presentando las acciones pertinentes ante la jurisdicción ordinaria y/o contencioso administrativa, las que resultaron adversas a los intereses de los demandantes y en algunos casos aún están en curso. Por lo tanto, habiendo ya agotado dichas instancias, mal pueden acudir a la acción de tutela como un mecanismo adicional, complementario o como una tercera instancia, haciendo improcedente la tutela, como se señaló en los apartes de la sentencia antes transcrita. Para el evento de aquellas que están en curso mal haría esta corporación en entrometerse en procesos que están en curso y en espera de una decisión.

No existiendo vulneración al derecho a la libre asociación sindical no procede el amparo por considerar que no existe derecho que amerite la protección por vía de tutela, por tanto, debe la Sala proceder a confirmar los fallos de segunda instancia y los de primera que no fueron objeto de impugnación, por ésta y las demás consideraciones anteriormente expuestas.

IV. Decisión.

En mérito de lo expuesto, la Sala Primera de Revisión de la Corte Constitucional, administrando justicia en nombre del pueblo y por mandato de la Constitución,

RESUELVE:

1. CONFIRMAR los fallos de segunda instancia proferidos por los juzgados Cincuenta y Cuatro (54) Penal del Circuito (exp. T-399.678), Tercero (3) Penal del Circuito de Bogotá, D.C. (exp. T-402.536), Veinte (20) Penal del Circuito de Bogotá, D.C. (exp. T-403.361), Veintitrés (23) Penal del Circuito de Bogotá, D.C. (exp. T-402.607), Sexto Penal del Circuito de Bogotá, D.C. (exp. T-404.822) y Juzgado Catorce (14) Penal del Circuito de Bogotá, D.C. (exp. T-403.362); los de primera instancia proferidos por los juzgados Treinta y Uno (31) Civil Municipal de Bogotá, D.C. (exp. T-404.228), y el Juzgado Setenta y Seis (76) Penal Municipal de Bogotá, D.C. (exp. T-414.461), mediante los cuales se denegó el amparo solicitado por los actores, por las razones expuestas en la parte motiva de esta providencia.

2. Por secretaría líbrese la comunicación prevista en el artículo 36 del Decreto 2591 de 1991.

Notifíquese, comuníquese, publíquese e insértese en la Gaceta de la Corte Constitucional y cúmplase.

ACLARACIÓN DE VOTO

Con el debido respeto de manera breve quisiera aclarar mi voto en este caso, cuya parte resolutiva comparto, al igual que la mayoría de las razones que la justifican.

En los considerandos se citan párrafos de la jurisprudencia que a lo largo de varios años ha venido construyendo la Corte Constitucional sobre la naturaleza de la acción de tutela y sobre su relación con las demás acciones y recursos judiciales. No quisiera que mi voto en esta sentencia fuera interpretado como una aceptación de dicha jurisprudencia, en particular respecto de dos puntos: (i) la naturaleza de la acción de tutela, en ocasiones calificada como meramente residual y cautelar, y (ii) la procedencia de la tutela en tres hipótesis, es decir, como vía principal, primero, como mecanismo transitorio, segundo, y como mecanismo complementario en determinadas circunstancias, tercero.

No es ésta la oportunidad para desarrollar los puntos anteriores ya que éstos merecen ser abordados en una sentencia de unificación cuando ello sea necesario.

Fecha ut supra, 

Manuel José Cepeda Espinosa 

____________________________