Sentencia T-080 de febrero 21 de 1997 

CORTE CONSTITUCIONAL 

SALA SÉPTIMA DE REVISIÓN

República de Colombia

REF.: Exp. T-111573

Procedencia: Juzgado Veintiocho Civil Municipal de Santafé de Bogotá

Accionante: Esther Luisa Linares de Villabón

Magistrado Ponente:

Dr. Alejandro Martínez Caballero

Santafé de Bogotá, D.C., veintiuno (21) de febrero de mil novecientos noventa y siete (1997)

2.2. La objeción formulada en la solicitud de tutela radica en que el paciente estaba físicamente presente dentro de la entidad hospitalaria, pero no se le dio la atención debida, porque según el solicitante hubo la tremenda equivocación de aplicársele sodio cuando esto no era lo pertinente.

Ante este criterio hay que aclarar:

En verdad se refiere al tratamiento médico que se le hizo a Alfonso Linares. Siendo ello así, hay que recordar que tal obligación médica es de medio y no de resultado y que por medio de tutela no se puede señalar un cambio de comportamiento en el tratamiento de un paciente salvo cuando no ha habido consentimiento informado éste, salvo que físicamente no hubiera estado capacitado para darlo y si verdad corriera eminente peligro, pero, en el presente caso ello no ocurrió porque el paciente entró por sus propios medios. Por supuesto que esa prestación médica implica el compromiso de tratar lo mejor posible al paciente, para buscar la recuperación de la salud afectada.

Pero como el paciente falleció, no se puede aplicar el artículo 86 de la Constitución que expresamente señala que la protección que da la acción de tutela consiste en una orden para aquél respecto de quien se solicite la tutela a fin de que “actúe o se abstenga de hacerlo”. En el presente caso no se puede dar orden alguna por sustracción de materia, ya que Alfonso Linares falleció. Tampoco se puede hacer un llamado a prevención al hospital Simón Bolívar porque la alegada equivocación en la aplicación del sodio, no se sabe a ciencia cierta si ocurrió o no y, debe haber ocurrido, no se sabe si fue en el citado hospital o en Aguazul (Casanare).

Por supuesto que si el solicitante de la tutela considera que hay algunos indicios en el sentido de que posiblemente se incurrió en culpa al aplicársele el sodio, lo cual pudo haberle precipitado la muerte a Linares, entonces, el interesado puede acudir ante la fiscalía o exigir la indemnización si a ello hubiere lugar, pero no es la acción de tutela la vía adecuada para ello.

___________________________