Servicio doméstico y seguridad social integral

Revista Nº 138 Nov.-Dic. 2006

Obligatoriedad de la afiliación integral

Los trabajadores del servicio doméstico deben ser afiliados por el jefe de hogar —con responsabilidad solidaria frente a quienes ostenten en la familia la calidad de empleadores por el ejercicio de la facultad de subordinación— a todos los subsistemas de la protección social, no a uno o a varios de ellos.

Es decir, el trabajador debe ser afiliado por su empleador a:

• Régimen de pensiones, por conducto del ISS o de una administradora AFP.

• Régimen de salud contributivo, por conducto del ISS o de una EPS.

• Régimen de riesgos profesionales, por conducto del ISS o de una ARP.

• Régimen de subsidio familiar, por conducto de una caja de compensación familiar que opere en el lugar donde se presten los servicios.

Condiciones de la afiliación

No se trata de afiliación como independiente, pues el servidor doméstico es un trabajador formal, regido por las normas del régimen laboral.

Deben respetarse las normas sobre salario mínimo legal mensual, por lo cual para efectos de estimación de las cotizaciones con destino a la seguridad social estas deben calcularse con base en un salario mínimo legal mensual vigente, aun en el caso en que la jornada de trabajo sea inferior a la máxima legal, evento en el cual el empleador y el trabajador deberán completar en las proporciones que correspondan los aportes en los montos faltantes.

Así mismo, cuando el trabajador doméstico preste sus servicios a varios empleadores (familias), las cotizaciones al sistema de seguridad social se efectuarán en forma proporcional al salario que devengue por cada uno de ellos, existiendo responsabilidad de cada empleador para efectos de afiliación y pago de cotizaciones.

Los trabajadores que no laboren 96 horas o más al mes no tienen derecho a cuota monetaria de subsidio familiar.

Recomendaciones prácticas

• Al iniciar una relación laboral con un trabajador del servicio doméstico, asegurarse de que su afiliación al sistema de seguridad social sea correcta y realizar todas las actividades conducentes a ello.

• Solicitar los formularios de afiliación ante la administradora de pensiones y entidad promotora de salud, o el ISS, que elija el trabajador y ante la administradora de riesgos profesionales y caja de compensación familiar que elija el empleador, y tramitarlos.

• Asegurarse de que en un término no superior a un mes se haya formalizado la afiliación del trabajador a los regímenes del sistema y que puedan realizarse los pagos de las cotizaciones correspondientes.

• Tener en cuenta que a partir del 1º de abril del 2007 la autoliquidación de aportes al sistema de seguridad social deberá hacerse por la planilla integrada con pago vía Internet o utilizar la liquidación asistida (D. 1931/2006).

• En caso de presentarse dilación en la entrega o recepción de los formularios de afiliación a cualquiera de los regímenes, se sugiere solicitar por derecho de petición a la administradora correspondiente la explicación de los motivos y el trámite inmediato.

Si no fuere contestada la petición dentro de los 30 días siguientes o no se resolviere atendiendo lo pedido, puede hacerse uso de la acción de tutela para exigir la respuesta y el trámite correspondiente.

En caso de que no exista una explicación razonable por parte de la administradora de que se trate o se colocaren trabas, o se fijaren procedimientos desproporcionados y dilatorios, corresponde colocar el caso en conocimiento de las autoridades que ejercen la inspección, vigilancia y control sobre tales entidades, solicitándoles a más de la imposición de las sanciones a que haya lugar, la instrucción de afiliación desde el momento en que se cumplieron los requisitos para ello. Esto es, para pensiones y riesgos profesionales, la Superintendencia Financiera; para salud, la Superintendencia Nacional de Salud; y para subsidio familiar, la Superintendencia del Subsidio Familiar, sin perjuicio de reportar el caso igualmente al Ministerio de la Protección Social.

• No admitir en el momento de solicitar el formulario de afiliación o de radicarlo dilaciones, excusas o trabas que no tengan un fundamento legal. Entre ellas: que no hay cupos para trabajadores domésticos; que hay acuerdos de mercado entre administradoras; que no hay formularios; que no se ha reunido el comité de afiliaciones; que la afiliación del servicio doméstico es por el régimen subsidiado de salud; que el trámite toma más de un mes o que está condicionado a la realización de cursos o actividades especiales de los empleadores o de los trabajadores.

Si tales trabas se colocan, es preciso requerir por derecho de petición la afiliación o someter el caso a conocimiento de las autoridades de control.

• Todo rechazo a una solicitud de afiliación debe constar por escrito y fundarse en las razones de ley que se pretendan hacer valer (por ejemplo, estar afiliado el trabajador a otra administradora de pensiones o de salud, violarse el régimen de salario mínimo o de permanencia mínima con una administradora, etc.). En ese evento se debe analizar la razón, ajustarse a lo ordenado por la ley y proceder con el trámite (en el ejemplo, actualizando la afiliación a la administradora que corresponda). Para el sistema de subsidio familiar téngase en cuenta que todo rechazo a una afiliación debe ser adoptado dentro de los 30 días posteriores a la radicación de la solicitud y revisado automáticamente por la Superintendencia del Subsidio Familiar.

• Facilitar la generación de una cultura de la protección social en los trabajadores del servicio doméstico, que haga referencia a los deberes y a los derechos que de él emanan, para lo cual es muy importante acceder a la información sobre los servicios que presta el servicio público de seguridad social. De manera especial se sugiere que el trabajador conozca la gama de servicios sociales que se prestan a través de las cajas de compensación familiar, en frentes tales como la posibilidad de acceder a cuota monetaria de subsidio, a servicios subsidiados, a crédito social y al subsidio de vivienda de interés social.