DECRETO 1694 DE 1971 

(Septiembre 1º)

“Por la cual se reglamenta la expedición y exigibilidad de la tarjeta de identidad establecida por el artículo 109 del Decreto-Ley 1260 de 1970, y se dictan algunas normas sobre identificación de las personas menores de edad”.

El Presidente de la República de Colombia,

en uso de las facultades que le confiere el artículo 120, numeral 3º, de la Constitución Nacional,

DECRETA:

ART. 1º—La tarjeta de identidad establecida por el artículo 109 del Decreto-Ley 1260 de 1970, se expedirá a todos los colombianos mayores de siete (7) años y menores de veintiuno (21), de conformidad con las normas de este decreto, y para los efectos previstos en el mismo.

Esta tarjeta será renovada cuando el interesado alcance la edad de catorce (14) años.

ART. 2º—La expedición y renovación de la tarjeta de identidad compete a la Registraduría Nacional del Estado Civil.

ART. 3º—La tarjeta de identidad perderá su vigencia cuando la persona llegue a la mayoría de edad o cuando fallezca antes de dicha época.

No perderá la tarjeta su vigencia, cuando el titular llegue a los catorce (14) años, pero la falta de su oportuna renovación, en tal ocasión, hará incurrir al responsable en las sanciones administrativas que más adelante se establecen.

ART. 4º—La tarjeta de identidad se elaborará en material que ofrezca seguridad contra la adulteración o falsificación. Contendrá los siguientes datos o espacios:

a) Número de identificación, con indicación de la fecha de nacimiento y sexo;

b) Nombres y apellidos, tal como aparezcan en el certificado de registro civil de nacimiento expedido por el servicio nacional de inscripción, o por la notaría u oficina de registro civil correspondiente;

c) Lugar de nacimiento, con indicación del municipio y departamento;

d) Espacio para impresión dactilar;

e) Espacio para fotografía, y

f) Lugar y fecha de expedición y límite de vigencia.

ART. 5º—La tarjeta de identidad expedida por la Registraduría Nacional del Estado Civil, es el único medio idóneo para la identificación de los menores de edad que hayan cumplido los siete (7) años de nacidos.

ART. 6º—Los padres o las personas bajo cuya guarda o custodia se encontrare un menor, están en la obligación de solicitar la expedición de la tarjeta de identidad, tan pronto como llegue a la edad de siete (7) años. Para tal efecto gozarán de un plazo de tres (3) meses contados a partir de dicha fecha, durante el cual no será exigible el documento para los eventos contemplados en el artículo 22 de este decreto.

La persona que solicite la expedición de la tarjeta después de los tres (3) meses de que trata el anterior inciso, pagará una multa hasta de $ 50.00 a favor del tesoro nacional que impondrá la Registraduría Nacional del Estado Civil.

ART. 7º—La Registraduría Nacional del Estado Civil iniciará el proceso de expedición de la tarjeta de identidad el primero (1º) de enero de 1972.

Las personas que en esa fecha tengan siete (7) años cumplidos, o más, y menos de veintiuno (21) se regirán por las siguientes normas en lo relativo a su identificación personal:

1. Si ya tiene la tarjeta postal del Ministerio de Comunicaciones, podrán seguir utilizándola válidamente como documento de identificación, hasta los catorce (14) años cumplidos, cuando obligatoriamente deberán obtener la tarjeta de identidad.

2. Si son mayores de catorce (14) años y menores de dieciocho (18), necesariamente deberán obtener la tarjeta de identidad, pues cualquiera otra identificación que poseyeren entonces, pretendieren utilizar, carecerá de valor.

Los plazos y sanciones de que trata el artículo 6º de este decreto, serán aplicables en esta oportunidad.

3. Si tienen más de dieciocho (18) años cumplidos no se les expedirá tarjeta de identidad. Su identificación podrán efectuarla con la tarjeta postal.

ART. 8º—Los registradores municipales del Estado Civil, o sus delegados, serán los encargados de tramitar las solicitudes de expedición de la tarjeta de identidad.

Para ello procederán de acuerdo con las normas de este decreto y las instrucciones o pormenores técnicos y procedimentales que señale la Registraduría Nacional del Estado Civil.

ART. 9º—Para la expedición de la tarjeta de identidad deberá presentarse al registrador municipal, una solicitud por duplicado, y un certificado de nacimiento expedido por el servicio nacional de inscripción, o por la notaría u oficina que efectuó el correspondiente registro civil de nacimiento.

Recibida la solicitud, se tomará al interesado una fotografía según las estipulaciones técnicas que determine la Registraduría Nacional del Estado Civil.

ART. 10.—La solicitud de expedición, o de renovación, en su caso además de los datos y espacios indispensables para la identificación y reseña del interesado, que prescribirá la Registraduría Nacional del Estado Civil, podrá contener otras informaciones de carácter estadístico que serán señalados por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística.

ART. 11.—En los ejemplares de la solicitud de expedición se tomarán las impresiones decadactilares del menor, para los efectos de archivo y confrontación con el registro de nacimientos y las plantares cuando así se requieran para la plena identificación.

ART. 12.—Tomadas las impresiones y consignados los datos necesarios, el registrador municipal asignará la parte básica del número de identificación, enviará el original de la solicitud de expedición a la Registraduría Nacional y el duplicado al servicio nacional de inscripción, para que allí, previos los cotejos y anotaciones que se estimen pertinentes, se asigne la parte complementaria, y se le incorpore en los archivos con la codificación de las impresiones dactilares.

Si en el certificado de nacimiento se advierte que al solicitante ya se le había asignado con anterioridad el número de identificación, el registrador municipal pondrá tal número en los dos ejemplares de la solicitud y el servicio nacional de inscripción, a su turno, lo ratificará si fuere el caso, previos los cotejos de impresiones y archivos que sean precisos.

ART. 13.—Asignada la parte complementaria de la identificación por el servicio nacional de inscripción, este comunicará lo pertinente a la Registraduría Nacional del Estado Civil para que esta entidad continúe los trámites necesarios para la expedición de la tarjeta de identidad.

ART. 14.—Una vez diligenciado el material dactiloscópico, la división de identificación de menores, de la Registraduría Nacional del Estado Civil formulará o clasificará la ficha dactiloscópica, hará las búsquedas correspondientes y si se establece que no está repetida la archivará y la pasará al archivo numérico de menores para su inscripción. A continuación se ordenará entregar la tarjeta de identidad al interesado por conducto del registrador municipal o su delegado.

ART. 15.—Los archivos que forme la Registraduría Nacional del Estado Civil con los originales de las solicitudes de expedición de la tarjeta de identidad, debidamente clasificados y ordenados, se utilizarán para la expedición de duplicados de la tarjeta, en caso de pérdida; para su renovación e incluso para la expedición de la cédula de ciudadanía cuando el interesado alcance la mayoría de edad.

Los archivos que se formen en el servicio nacional de inscripción, con los duplicados de las solicitudes, podrán utilizarse para certificar sobre su contenido.

ART. 16.—La tarjeta de identidad se renovará cuando el menor haya cumplido catorce (14) años con el objeto de actualizar y completar su filiación. La solicitud respectiva deberá presentarse por duplicado ante el registrador municipal, quien tramitará la solicitud con arreglo —en líneas generales— al procedimiento establecido para la expedición de la tarjeta original.

ART. 17.—En caso de pérdida, destrucción o deterioro de la tarjeta de identidad podrá el interesado solicitar al registrador o al delegado del lugar donde le fue expedida, un nuevo ejemplar de aquella, que se elaborará y entregará previa revisión de los archivos correspondientes, conservando el mismo número de identificación y adhiriendo una fotografía.

Cuando el menor se encuentre en sitio distinto del lugar donde le fue expedida originalmente su tarjeta, podrá solicitar el duplicado ante el registrador o delegado de la localidad, quien la diligenciará conforme a lo indicado en el inciso anterior, hecha excepción del número de la misma y de la firma del funcionario y luego la remitirá a la división de identificación de menores de la Registraduría Nacional del Estado Civil para su ulterior expedición.

ART. 18.—La Registraduría Nacional del Estado Civil, cancelará las tarjetas de identidad ya expedidas y se abstendrá de expedir las que se encuentren preparadas, por las siguientes causas:

a) Por la muerte del titular;

b) Cuando se impugne la identidad de la persona a quien se le haya expedido o preparado y se acrediten los hechos en que se funde la impugnación;

c) Cuando se hubiere expedido a un menor de siete (7) años o a un mayor de veintiuno (21), y

d) Cuando se trate de una tarjeta doble.

ART. 19.—Cuando la Registraduría Nacional del Estado Civil establezca que se ha expedido más de una tarjeta de identidad a una misma persona por error en la clasificación y archivo de las tarjetas dactiloscópicas u otro motivo, ordenará por medio de resolución motivada las cancelaciones resultantes, dejando vigente la correctamente expedida. Así mismo, cuando demuestre falsa identidad, suplantación o que el titular es menor de siete (7) años o mayor de veintiuno (21).

Cuando de los hechos anteriores se sospeche la comisión de una infracción penal deberá informarse de oficio al funcionario correspondiente.

ART. 20.—Cualquier persona podrá solicitar la cancelación de la tarjeta de identidad en los casos de las letras a), b), c) y d) del artículo 18, con sujeción al procedimiento que para su impugnación se determina en el artículo siguiente.

ART. 21—La impugnación de la tarjeta de identidad puede formularse al tiempo de prepararla, o después de su expedición.

La impugnación se someterá al siguiente trámite:

a) Si se hiciere antes de terminar su preparación, el registrador municipal exigirá al impugnador la prueba en que se funde, y después de oír al impugnado resolverá si suspende la preparación;

b) Si se hiciere cuando ya la tarjeta estuviere preparada o expedida exigirá la prueba en que se funde la impugnación, oirá al impugnado, y junto con su concepto sobre el particular, remitirá los documentos a la división de identificación de menores de la Registraduría Nacional del Estado Civil, para que esta resuelva en definitiva.

ART. 22.—La tarjeta de identidad de que trata este decreto debe presentarse obligatoriamente siempre que sea necesaria la identificación de un menor, pero especialmente en las siguientes oportunidades:

a) Para obtener matrícula en cualquier establecimiento de educación primaria, secundaria o universitaria; público o privado;

b) Para solicitar la cédula de ciudadanía, la libreta militar, el carné judicial, el pase o licencia de conductor, el pasaporte para salir del país, la identificación postal, laboral, tributaria, docente o asistencial;

c) Para presentar declaración de renta, obtener paz y salvo y efectuar otros trámites ante la Dirección de Impuestos Nacionales;

d) Para tomar posesión de un empleo y afiliarse a instituciones públicas de asistencia social;

e) Para comparecer en actos notariales;

f) Para obtener el pago de cheques, letras, nóminas y cuentas, y

g) Para obtener certificados de sanidad siendo entendido que el requisito no se precisa para la aplicación de vacunas ni para la atención médica, sino únicamente para la expedición de los llamados “carnés de sanidad”.

ART. 23.—Los funcionarios o particulares obligados a solicitar la presentación de la tarjeta de identidad, confrontarán la fecha de vigencia que aparece señalada en ella, y si hubiere caducado la tarjeta de identidad será rechazada y el servicio solicitado no podrá prestarse.

ART. 24.—El particular, o el funcionario público que estando obligado a exigir la presentación de la tarjeta de identidad no lo haga, o la acepte con vigencia expirada será sancionado con multa hasta de tres mil pesos ($ 3.000.00) a favor del tesoro nacional, que impondrá la Registraduría Nacional del Estado Civil, sin perjuicio de la responsabilidad civil o penal a que hubiere lugar.

ART. 25.—Los directores de establecimientos de educación tendrán la obligación de exigir la renovación de la tarjeta de identidad a los alumnos que en el transcurso del año lectivo sobrepasen la edad de catorce (14) años.

La tarjeta renovada será requisito indispensable para conceder matrícula a los mayores de dicha edad.

ART. 26.—La Registraduría Nacional del Estado Civil expedirá la tarjeta de identidad a que se refiere este decreto a partir del día dos (2) de enero de 1972.

ART. 27.—Los formatos y fotografías necesarios para la elaboración de la tarjeta de identidad serán costeados por los interesados y suministrados por la Registraduría Nacional del Estado Civil.

ART. 28.—La libreta militar, la tarjeta postal del Ministerio de Comunicaciones, los carnés educacionales, de trabajo o de salubridad, el pase o licencia de conductor, y demás certificados similares, solo pueden utilizarse para los fines específicos respectivos, y en ningún caso como medio de identificación de los menores de edad.

ART. 29.—Este decreto rige a partir de su promulgación y deroga las normas que le sean contrarias.

Publíquese y cúmplase.

Dado en Bogotá, D.E., a 1º de septiembre de 1971.

______________________________________________