TLC Estados Unidos:¿qué implica en lo laboral?

Revista Nº 169 Ene. -Feb. 2012

Katerine Bermúdez A. 

Abogada asociada de Payán, Urdaneta & Co. 

Profesora Universidad Externado de Colombia 

Doctora en derecho 

El pasado mes de octubre de 2011 el Congreso de los Estados Unidos aprobó el Acuerdo de Promoción Comercial entre la República de Colombia y los Estados Unidos de América(1), conocido por todos nosotros como TLC, que había sido suscrito por los gobiernos de ambos países desde junio del año 2006.

Los reparos que se dieron en el Congreso de los Estados Unidos para la aprobación del TLC radicaron principalmente en la situación de violencia en contra de los dirigentes sindicales(2) y de los defensores de derechos humanos, la impunidad en contra de los autores de dicha violencia y la débil aplicación de los derechos fundamentales en el trabajo de la OIT en la legislación colombiana(3).

Por esto, el Gobierno colombiano en cabeza del presidente Santos presentó en abril de 2011 al Gobierno de los Estados Unidos un plan de acción en el cual se adquirían una serie de compromisos encaminados a mejorar las condiciones de los trabajadores en Colombia, el cual se viene ejecutando hasta la fecha. Dentro de lo relevante estuvo: la creación del Ministerio de Trabajo, contratar cuatrocientos ochenta nuevos inspectores de trabajo en los próximos cuatro años, contar con un sistema para recepción de quejas por violaciones de los derechos laborales, implementar un sistema de mediación y resolución de conflictos en los treinta y dos departamentos del país, reformar el Código Penal para endurecer las penas por el delito de atentados contra la asociación sindical, hacer efectivos los controles a las cooperativas de trabajo asociado para evitar burlas a la legislación laboral, adelantar campañas para prevenir sobre la ilegalidad de los pactos colectivos que vulneren el derecho a asociarse y negociar, y ampliar los recursos para el programa de protección a sindicalistas, entre otros aspectos.

¿Qué esperan los dos países con el tratado?

Las aspiraciones de los países firmantes del acuerdo, son incrementar los intercambios comerciales entre ellos. En particular, EE. UU. quiere recuperar mercados para su sector agropecuario dado que Colombia ha venido comprando estos insumos primarios a Canadá, Brasil y Argentina, y Colombia a su vez espera un crecimiento de un punto anual adicional en la economía del país, la reducción de dos puntos de la tasa de desempleo en los próximos cinco años, así como obtener ventajas competitivas en el mercado estadounidense respecto de otros países que tienen un desarrollo similar al colombiano, como Chile, México, Perú y los centroamericanos que ya tienen suscritos TLC con ese país(4).

La Comisión de Comercio Internacional de los EE. UU. estima que la eliminación de aranceles en Colombia incrementará su producto interno bruto en cerca de US$ 2,5 millones y sus exportaciones en US$ 1,1 billones, abrirá el mercado de servicios en US$ 134 billones a empresas americanas principalmente de las telecomunicaciones, educación y salud, con lo cual se crearán cientos de empleados en ese país(5).

Para Colombia, el acuerdo siempre había estado dentro de sus prioridades. Estados Unidos, su principal socio comercial, recibió el 42% de las exportaciones colombianas en el año 2010 y pese a las preferencias arancelarias otorgadas por el Aptdea(6), los exportadores pagaron US$ 9 millones el año pasado por ingresar sus productos a ese país. Con el TLC, el 99% de los productos que se exporten dejarán de pagar aranceles de manera inmediata, mientras que los de los Estados Unidos serán el 82% y serán bienes de capital o bienes no producidos en el país(7).

Se espera que el tratado entre en vigencia el segundo semestre del año 2013; por ahora, los dos gobiernos han determinado el cronograma de intercambios de información y verificación de actividades, lo que conlleva al proceso de identificar cuáles obligaciones del acuerdo requieren adecuaciones normativas y si hay necesidad de modificar o expedir nuevas disposiciones, por lo cual durante este tiempo cada país estará realizando dichos ajustes(8).

¿Por qué los asuntos laborales quedan en el TLC?

La vinculación de los asuntos laborales al comercio trae como ventajas que se fomenta la competencia leal, se fijan unos estándares mínimos laborales a nivel internacional con los que se protege a los trabajadores de ser explotados y se ayuda a mejorar las condiciones de trabajo de quienes están vinculados a los sectores exportadores, en cuanto sus empleadores saben que pueden hacer responsable a sus estados de eventuales sanciones económicas sino respetan los derechos laborales de sus trabajadores(9).

Cuando el Congreso de los Estados Unidos, mediante la ley TPA (trade promotion authority) del año 2002(10), concedió facultades al presidente de ese país para firmar el TLC con el fin de mantener la competitividad de los Estados Unidos en la economía global, le exigió que en ellos se incluyeran mecanismos de consulta para fortalecer la capacidad de los socios comerciales para promover el respeto de los derechos fundamentales en el trabajo que la ley menciona. Entre ellos están: el derecho de asociación, negociación colectiva, prohibición de cualquier forma de trabajo forzoso, edad mínima de admisión al empleo, condiciones aceptables de trabajo relativas a salarios mínimos, jornadas y salud y seguridad ocupacional, y la promoción del cumplimiento del Convenio 182 de la OIT, relativo a las peores formas de trabajo infantil(11). Por tal razón, en el TLC suscrito con Colombia y en los demás que ha negociado con otros países en los últimos años, se ha incluido un capítulo laboral que hace referencia a estos aspectos.

¿Qué se pacta en materia laboral?

Por lo acordado en los TLC, a partir de la TPA se puede afirmar que hay unos contenidos marco en los capítulos laborales, que hacen referencia a lo siguiente:

• Declaración de compromisos compartidos: reafirma la obligación que tienen los países parte del tratado, en su calidad de miembros de la OIT, de garantizar el cumplimiento de la declaración de Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo de 1998, y procurar además, el reconocimiento y protección en la legislación de cada país de los derechos laborales mencionados en la TPA(12).

• Aplicación de la legislación laboral: este punto es el que hace referencia a que las partes no deben cometer dumping social para promover el comercio. Allí se indica que cada parte debe aplicar su legislación laboral y no debe incurrir en ninguna acción o inacción sostenida o recurrente que afecte el comercio entre ellas

• Garantías procesales e información pública: menciona que cada parte debe ofrecer la posibilidad de que las personas, cuando tengan interés en ello, puedan acudir a un tribunal imparcial e independiente para hacer cumplir la legislación laboral, sean estos de tipo judicial, cuasi judicial o de trabajo, también que hayan unos procedimientos justos, equitativos y transparentes que garanticen el debido proceso, el derecho a la defensa, con audiencias públicas, que hayan decisiones escritas, motivadas, basadas en las pruebas, que se produzcan sin demora, sean revisables y, cuando proceda, sean modificadas.

• Estructura institucional: el capítulo establece dos instituciones. El primero es el Consejo de Asuntos Laborales, integrado por los representantes del nivel ministerial de cada parte, el cual tiene la responsabilidad de supervisar la implementación, el alcance, las actividades de cooperación, preparar informes y resolver las consultas por cualquier asunto del capítulo laboral.

El segundo es el punto de contacto, que corresponde a un delegado de cada parte dentro del Ministerio de Trabajo, cuyas funciones son coordinar los mecanismos y establecer los asuntos prioritarios de cooperación laboral, intercambiar información respecto a leyes y prácticas laborales de cada parte, buscar apoyo de organismos multilaterales para los compromisos laborales comunes, recibir las consultas cooperativas que presenten las partes y las comunicaciones que presenten las personas sobre asuntos relacionados con el capítulo laboral y darles el trámite correspondiente.

• Cooperación laboral: sirve para promover el desarrollo de los países, y se puede llevar a cabo a través de actividades bilaterales o regionales(13), mediante programas de asistencia técnica, intercambio de delegaciones, de información, de asuntos laborales técnicos, de cuestiones tecnológicas y desarrollo de investigaciones, entre otras, para lo cual se deben considerar los puntos de vista de los representantes de los empleadores, de los trabajadores y del público en general y las prioridades del país.

• Mecanismos de solución de controversias: las controversia relativas al capítulo laboral se resuelve a través de las consultas laborales cooperativas, por medio de las cuales una parte le presenta al punto de contacto de la otra una consulta, que debe contener información precisa y suficiente para que la otra pueda responder. Lo que se espera con las consultas es que entre las partes logren una solución mutuamente satisfactoria. En el caso de que entre las partes no logren un acuerdo, una de ellas puede solicitar que se convoque al Consejo de Asuntos Laborales, el cual procurará resolver el asunto para lo cual puede acudir a expertos externos y a procedimientos como buenos oficios, conciliación o mediación.

Si una consulta relativa a una acción o inacción sostenida o recurrente que afecte el comercio entre las partes no es resuelta a través de este mecanismo, la parte reclamante puede acudir al capítulo general de solución de controversias del tratado, pues allí nuevamente se prevé la realización de consultas, que si de nuevo no resuelven la controversia establecen que se convocará a la Comisión de Libre Comercio para que ayude a las partes a resolverla en el caso de no lograrse, para que se apliquen los demás mecanismos de resolución de controversias, entre ellos la convocatoria de un panel arbitral de expertos.

• Sanciones: con el informe final del panel arbitral, las partes resolverán su controversia, la cual normalmente se ajustará a lo que diga este. Si con el informe las partes no llegan a una solución, o habiéndola convenido la parte responsable no la ha cumplido, el panel tendrá que ser convocado y determinará el monto de una contribución monetaria anual(14) que no superará los US$ 15 millones anuales, que serán depositados en un fondo para iniciativas laborales para el mejoramiento del cumplimiento de la legislación laboral. Si la parte no paga la contribución en los términos que se indica en el tratado se puede llegar a la suspensión de beneficios arancelarios para cobrar la contribución.

¿Qué hay de positivo a nivel laboral en los países cercanos en materia de TLC con EE. UU. y sus impactos laborales?

Aunque hay consenso en cuanto a los efectos favorables de los tratados de libre comercio por el crecimiento de las exportaciones y de la inversión extranjera que ello genera, a nivel laboral hay diversidad de posiciones que resaltan lo negativo de lo que ha sucedido en algunos países; sin embargo, no se debe generalizar y ya estando ad portas de entrar en vigencia el tratado, lo que se debe hacer en Colombia, sin desatender ningún aspecto, es tratar de replicar los aspectos positivos de los otros países para lograr unas mejores condiciones laborales y de ellos es que se hace mención a continuación.

México (Tratado de Libre Comercio de América del Norte: Canadá, Estados Unidos y México, suscrito en 1992. Vigente desde 1994)

Los asuntos laborales quedaron unidos al tratado a través del Acuerdo de Cooperación Laboral de América del Norte (Aclan), que además fue el primero en vincular asuntos laborales con el comercio. Si bien hay bastantes reparos de lo que han sido las consecuencias del Aclan para México, lo importante es que se institucionalizaron mecanismos novedosos para la cooperación laboral y para el tratamiento de conflictos(15).

Aunque no se ha llegado a ninguna sanción por incumplimiento del Aclan, el mecanismo de denuncias que allí se establece ha valido como mecanismo de vigilancia internacional y como fuente de información sobre las prácticas laborales de los países que sirve para el uso de funcionarios públicos, especialmente de quienes hacen las políticas públicas, los legisladores, académicos y, en general, de todos aquellos que tengan interés en los asuntos laborales, para preparar soluciones políticas a los problemas de trabajo. Además, los sindicatos, tanto de Estados Unidos como de México, que presentaron denuncias han demostrado a la comunidad internacional las dificultades que enfrentan en ambos países para representar a los trabajadores y en algunos casos han servido como mecanismo de presión para que se tomen medidas encaminadas a la protección de los derechos relativos a la libertad sindical(16).

Chile (TLC Chile - Estados Unidos, suscrito en el 2003. Vigente desde el 2004)

Para el inicio del tratado se firmó un convenio de cooperación técnica, financiado por el Departamento de Estado de los EE. UU. destinado a instaurar nuevos y más efectivos sistemas de control de cumplimiento de las leyes laborales, a través del “reforzamiento de las capacidades de los funcionarios de la Dirección del Trabajo para realizar actividades inspectivas, de prevención de riesgos y mediación en el sitio de empleo; fortalecimiento de la institución para la promoción y fiscalización de las normas laborales, especialmente en lo relativo a los derechos fundamentales; fortalecer la capacidad de planificación de la Dirección del Trabajo para un mejor uso de datos, estudios, indicadores de gestión e impacto orientados a optimizar su labor de fiscalización; fortalecimiento de los sistemas informáticos y estadísticos del servicio como elementos eficaces de apoyo a la labor inspectiva; apoyo al proceso de capacitación de funcionarios judiciales en el uso de los nuevos sistemas y procedimientos originados de los cambios a la justicia laboral y previsional”(17).

Un estudio de la División de Trabajo de Chile para dos de los sectores exportadores más importantes: industria forestal e industria del salmón(18) fueron analizados bajo la perspectiva que los compromisos laborales asumidos en el TLC sirven para mejorar la eficacia de los derechos laborales en las actividades exportadoras, y para ello es fundamental el papel de la Dirección del Trabajo, en cuanto sirve de garante del respeto de las normas laborales, para lo cual no solo debe sancionar a los empleadores que incumplan sino que debe realizar acciones de difusión y prevención de los derechos laborales.

Centro América (Cafta-RD y Estados Unidos, firmado en el 2004(19))

De este acuerdo hacen parte Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, República Dominicana y EE. UU.

Gracias al informe “La dimensión laboral en Centroamérica y República Dominicana construyendo sobre el progreso: reforzando el cumplimiento y reforzando las capacidades”(20), también conocido como Libro Blanco, se identificaron las seis áreas que requieren mayores esfuerzos para concretar un plan de trabajo para que se extienda la “cultura de cumplimiento” en la región(21):

1. Legislación laboral y su aplicación de la legislación, particularmente en dos aspectos: i) libertad de asociación, sindicatos y relaciones laborales, y ii) inspección y cumplimiento de esta.

2. Necesidades presupuestarias y de personal de los ministerios de Trabajo.

3 Fortalecimiento del sistema judicial en materia laboral.

4. Garantías de protección contra la discriminación en el trabajo.

5. Peores formas de trabajo infantil.

6. Fomento de una cultura de cumplimiento.

• A partir de dicho informe, pese a no tener un carácter normativo se han desarrollado varias actividades de cooperación que han beneficiado la institucionalidad en varios países. Un ejemplo de ello, es lo sucedido con la agencia de cooperación de los EE. UU., Usaid, que viene implementando el programa para el “Fortalecimiento de la justicia laboral para Cafta-RD” a fin de lograr que haya equidad, celeridad y transparencia en la administración de justicia para lo cual se trabajan tres componentes: sistema electrónico de manejo de casos, formación y capacitación de jueces y funcionarios judiciales y agilización de procesos judiciales(22).

Perú (TLC Estados Unidos - Perú, suscrito en el 2003. Vigente en el 2009)

El interés de Perú para lograr que se aprobara el tratado con los Estados Unidos exigió que se hicieran varios ajustes a la legislación y a la política laboral a favor de los trabajadores y los sindicatos (los cuales se dieron a causa del tratado). Los cambios se han generado en dos etapas: unos antes de la suscripción del tratado y otros después(23).

Entre los cambios que se dieron antes de la suscripción del tratado se consideran relevantes: la modificación de la Ley de Relaciones Colectivas Laborales para levantar doce de las dieciséis observaciones formuladas por los órganos de control de la OIT sobre libertad sindical; se creó el programa de Fomento del Trabajo Decente y Competitividad Empresarial mediante el cual se dan incentivos y ventajas a las empresas que respeten la legislación y promuevan los derechos fundamentales en el trabajo; se aprobó el Plan para la Erradicación Nacional del Trabajo Forzoso; se aprobó el Plan Nacional de Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil 2005-2010; se incorporó al Código Penal la prohibición de discriminación en materia laboral y como sanción para quien incurra en esa conducta la prestación de servicios a la comunidad(24).

Con ocasión del Protocolo de Enmienda del TLC Perú - EE. UU. de agosto de 2007, el gobierno peruano se comprometió a reformar la legislación referida a contratos de trabajo sujetos a modalidad, subcontratación, derecho a huelga, recursos contra la discriminación antisindical y el derecho de los trabajadores a organizarse. Por ello, en el marco de las facultades legislativas que le otorgó el Congreso al ejecutivo se profirieron las siguientes medidas: se creó la Autoridad Nacional del Servicio Civil como organismo técnico rector del Sistema Administrativo de Gestión de Recursos Humanos del Estado; por ley se establecieron los supuestos de procedencia de la tercerización, los derechos y obligaciones que emanan de su utilización, los casos en los que se desnaturaliza la figura, así como las sanciones respectivas; se aprobó el reglamento de la Ley General de Inspecciones donde se incluye que son infracciones muy graves la realización de actos que impidan el libre ejercicio del derecho de huelga, la realización de actos que afecten la libertad sindical del trabajador o de la organización de trabajadores y la discriminación de un trabajador por el libre ejercicio de su actividad sindical; se estableció por ley un nuevo proceso laboral basado en el principio de oralidad, contemplando facilidades probatorias, plazos muy cortos y legitimación procesal especial en casos de violación de los principios y derechos fundamentales(25).

¿Qué debe pasar en Colombia a nivel laboral?

Dado que el país realizó varios ajustes en su legislación laboral que en teoría lo colocan en un buen nivel de garantía de los derechos de los trabajadores, debe aprovecharse el TLC para lograr que estas se hagan efectivas, para lo cual, además de la sensibilización de los actores sociales, en particular de las micro, pequeñas y medianas empresas sobre la importancia del respeto de estos derechos, es fundamental el fortalecimiento de la inspección del trabajo.

Por esto es fundamental aprovechar los recursos propios y los de cooperación, principalmente para el fortalecimiento de la inspección de trabajo. No basta con que se incremente el número de inspectores de trabajo sino que estos deben estar debidamente calificados y remunerados, y deben contar con recursos para hacer inspección en las empresas.

Sería importante que el Gobierno promoviera programas como Better Factories Cambodia de la OIT, que surgió a raíz del TLC que suscribió EE. UU. con Cambodia y en el cual este último se comprometió a mejorar las condiciones de trabajo en el sector de prendas de vestir. El programa consistía en la realización de visitas no anunciadas a las empresas del sector y la aplicación de una lista de chequeo sobre el cumplimiento de los derechos laborales previstos en la legislación del país y las normas de la OIT, el cual era aprobado previamente por el gobierno, los empleadores y los sindicatos del sector. Una vez aplicada, se generaba un informe con recomendaciones de mejora y visitas de seguimiento para verificar los progresos en cada empresa y a su vez, mediante la consolidación de informes, los progresos del sector.

Colombia podría diseñar un programa similar orientado a que la inspección del trabajo contribuya a mejorar progresivamente el cumplimiento de la legislación laboral, seleccionando una o más industrias del sector exportador para evidenciar la forma en que se han hecho efectivas las medidas del plan de acción propuesto por el gobierno colombiano y sobre todo para mejorar la cultura de cumplimiento de nuestra legislación laboral.

De otra parte, es evidente que los TLC son un mecanismo de presión para obtener respuesta efectiva y expedita a ciertos reclamos, pues los sindicatos a través de comunicaciones públicas y denuncias a los compradores internacionales sobre el incumplimiento de los derechos fundamentales en el trabajo en determinadas empresas o industrias pueden afectar el consumo y con ello lograr una reacción casi que inmediata a su favor. Por eso, se debe ver al TLC como una oportunidad de mejora, y asumir en forma responsable la tarea de hacer un seguimiento a los compromisos adquiridos, para impulsar medidas efectivas para el respeto y consolidación de los derechos fundamentales en el trabajo y el crecimiento económico y social de Colombia.

(1) Aprobado en Colombia por las leyes 1143 y 1166 de 2007.

(2) Las estadísticas indican que en los últimos cinco años, más del 60% de los sindicalistas asesinados en el mundo, se dieron en Colombia.

(3) Mary Jane Bolle. Proposed U.S.-Colombia Free Trade Agreement: Labor Issues, Congressional Research Service, abril 2011.

(4) ABC del Tratado de Libre Comercio suscrito entre Colombia y Estados Unidos. Septiembre de 2011 consultado en: https://www.mincomercio.gov.co/publicaciones.php?id=637. Noviembre 29 de 2011.

(5) http://www.trade.gov/fta/colombia/, consultado el 29 de noviembre de 2011.

(6) Las preferencias estuvieron suspendidas desde el 12 de febrero de 2011, lo que implicaba que más de 3.000 productos colombianos empezaron a pagar aranceles para ingresar a los EE. UU., lo cual en palabras del presidente de la ANDI representaba unos costos de US$ 15 millones por cada mes. Sin embargo, esto se solucionó pues a la par que se aprobó el acuerdo, el Congreso norteamericano también aprobó reanudar las preferencias arancelarias hasta el 31 de julio del año 2013 y con efecto retroactivo.

(7) “Beneficios del TLC entre Colombia y Estados Unidos. Portafolio, 12 de octubre de 2011, versión electrónica: http://www.portafolio.co/negocios/beneficios-del-tlc-colombia-y-estados-unidos.

(8) Implementación Normativa Acuerdo de Promoción Comercial Colombia – EE. UU., noviembre de 2011, Ministerio de Comercio, Industria y Turismo. Consultado en: ww.tlc.gov.co/descargar.php?id=61933, diciembre 2 de 2011.

(9) Raúl Saco Barrios. Cláusulas sociales en los tratados internacionales de Comercio. En: “V Congreso Regional Americano de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social”, Lima, Sociedad Peruana de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, 2001, p. 328.

(10) Esta ley es conocida como fast-track e implica que el Congreso de los EE. UU. autoriza al Presidente para negociar acuerdos comerciales, con la particularidad de que una vez se presentan al Congreso para su aprobación, este solo puede votar aprobando o rechazando el tratado, pues dicha ley indica que no se permiten enmiendas al tratado.

(11) http://www.gpo.gov/fdsys/pkg/PLAW-107publ210/pdf/PLAW-107publ210.pdf, p. 1002, consultado el 2 de diciembre de 2011.

(12) “Artículo 17.7. del TLC. Definiciones

Para los propósitos de este capítulo:

Legislación laboral significa leyes o regulaciones de una parte, o disposiciones de la misma, que estén directamente relacionados con los siguientes derechos laborales internacionalmente reconocidos:

a) El derecho de asociación;

b) El derecho de organizarse y negociar colectivamente;

c) La prohibición del uso de cualquier forma de trabajo forzoso u obligatorio;

d) Protecciones laborales para niños y menores, incluyendo una edad mínima para el empleo de niños, y la prohibición y eliminación de las peores formas de trabajo infantil; y

e) condiciones aceptables de trabajo respecto a salarios mínimos, horas de trabajo, y salud y seguridad ocupacional.

Para mayor certeza, el establecimiento de normas y niveles por cada una de las Partes respecto de salarios mínimos no estará sujeto a obligaciones en virtud de este capítulo. Las obligaciones contraídas por cada parte conforme a este capítulo se refieren a la aplicación efectiva del salario mínimo general establecido por esa parte”.

(13) El capítulo menciona las siguientes actividades, pero sin limitarse a ellas: derechos fundamentales en el trabajo, peores formas de trabajo infantil, administración laboral, inspección laboral, solución alternativa de conflictos, relaciones laborales, salud y seguridad ocupacional, condiciones de trabajo, trabajadores migrantes, asistencia social y capacitación, intercambio de tecnología e información, estadísticas laborales, oportunidades de empleo, género, buenas prácticas laborales, asuntos relativos a la pequeña y mediana microempresa y artesanos.

(14) Cuando el panel vaya a imponer la contribución debe considerar los efectos en el comercio bilateral, lo que duró el incumplimiento, las razones del incumplimiento, el nivel de cumplimiento que razonablemente se podía esperar del país, habida cuenta de la limitación de sus recursos, los esfuerzos realizados para corregir el incumplimiento y cualquier otro factor pertinente. Ver numeral 2º del artículo 21.17 del TLC.

(15) Rainer Dombois. “La regulación laboral internacional en los tratados de libre comercio de Estados Unidos. La experiencia del acuerdo de cooperación laboral de América del Norte, México, Canadá y Estados Unidos”. En: “Vías y escenarios de la transformación laboral: aproximaciones teóricas y nuevos problemas”, Bogotá, Universidad del Rosario, 2008, p. 100

(16) Anil Verma. Coordinador. “Haciendo al libre comercio más justo: la evolución de la protección de los derechos laborales”. En: “Estándares laborales después del TLCAN”, México, Flacso, 1999, p. 116.

(17) http://www.dt.gob.cl/1601/w3-article-63522.html.

(18) ibídem.

(19) La entrada en vigencia por países ha sido la siguiente: El Salvador y Estados Unidos, 1º de marzo del 2006; Honduras y Nicaragua, 1º de abril del 2006; Guatemala, 1º de julio del 2006; República Dominicana, 1º de marzo del 2007, y Costa Rica, 1º de enero del 2009.

(20) Elaborado por el grupo de trabajo de los viceministros de comercio y de trabajo de los países de Centro América y República Dominicana.

(21) http://dwt.oit.or.cr/index.php?option=com_docman&task=doc_details&gid=308&Itemid=215.

(22) http://www.programajusticialaboral.org/?cat=8&title=Acerca de&lang=es.

(23) http://blogs.semanaeconomica.com/blogs/apuntes-laborales/posts/tlcs-que-efectos-laborales-tienen#ixzz1gMBsdMvy.

(24) Jorge Toyama Miyagusuku. Colaboración: Aracelli Morales Arenas. “IV. Previsiones laborales de los tratados de libre comercio: el caso peruano”, Cepal, Colección documentos de proyectos. Fortalecer la productividad y la calidad del empleo, n.º 107, consultado en: http://www.eclac.cl/publicaciones/xml/1/44311/Previsiones_laborales_de_los_tratados_de_libre_comercio_Peru.pdf.

(25) Ibídem.