En la práctica

Tratamiento tributario de las rentas laborales

Revista Nº 206 Mar.-Abr. 2018

Jorge Camilo Paniagua 

Socio Paniagua & Tovar Abogados S.A. 

Para efectos de reglamentar la aplicación del sistema de cédulas, el Gobierno expidió el Decreto 2250 del 2017, cuyos efectos respecto de las rentas de trabajo se explican a continuación:

1. ¿Qué se entiende por rentas laborales? Son aquellas percibidas en virtud de una relación laboral, legal o reglamentaria como salarios, prestaciones sociales, bonificaciones y comisiones, así como las recibidas por honorarios, emolumentos eclesiásticos, compensación por trabajo cooperativo y en general por servicios personales, así no estén cobijadas por un contrato laboral.

2. ¿A quiénes aplica la determinación cedular de las rentas de trabajo? Están sujetos a este procedimiento las personas naturales que realicen las actividades descritas en el numeral anterior, que tengan la calidad de residentes fiscales colombianos, lo cual comprende a nacionales o extranjeros que cumplan con las condiciones establecidas en el artículo 10 del estatuto tributario para el efecto.

3. ¿Cuáles factores inciden en la determinación de la renta por concepto de ingresos laborales? La Ley 1819 del 2016 y el Decreto 2250 del 2017, mantienen el procedimiento de depuración de la renta vigente hasta el año 2016, pero incluyen nuevas condiciones y limitaciones aplicables a las deducciones y exenciones que resulta fundamental analizar.

En efecto, para determinar la base sobre la cual se liquidará el impuesto por rentas de trabajo se debe adoptar el siguiente procedimiento:

i) Se toman la totalidad de los ingresos brutos que sean susceptibles de calificar como renta de trabajo, conforme a lo señalado en el numeral 1º de este documento.

ii) A este monto se le restan los ingresos no constitutivos de renta, entre los que se destacan, los pagos indirectos por alimentación, educación y salud, los aportes obligatorios a pensiones y salud, así como los aportes voluntarios a fondos obligatorios de pensiones.

La figura de los aportes voluntarios a fondos obligatorios de pensiones, puede considerase como una de las principales modificaciones previstas en beneficio de los contribuyentes que perciban rentas laborales, y su aplicación se sujeta, entre otras, a las siguientes condiciones:

• Aplica a los afiliados al régimen de ahorro individual con solidaridad, es decir, a los adscritos a los fondos privados de pensiones.

• Los aportes pueden ser realizados directamente por el trabajador o indirectamente mediante una instrucción que le haga al empleador indicando el monto y la periodicidad del mismo.

• El monto de los aportes no está sujeto a limitación alguna, y para que se mantengan como no gravados se deben destinar únicamente a obtener una mayor pensión o recibir una anticipada.

• Al considerarse como un ingreso no gravado, no se incluye dentro de la limitación del 40% aplicable a las deducciones y rentas exentas, sin perjuicio de destacar que afecta la determinación del ingreso neto sobre el que se aplica el porcentaje mencionado.

• En caso de retiro para fines diferentes a la pensión, estará sujeto a una retención a la tarifa del 15%, y constituirá una renta gravada en el período en que se retire.

• Si el empleador realiza en forma voluntaria el aporte constituye un gasto deducible para efectos del impuesto a la renta.

iii) Una vez determinados los ingresos netos se restan de los mismos las deducciones y exenciones, cuyo monto total no podrá exceder del 40% de los ingresos netos.

• Las deducciones son fundamentalmente las mismas que estaban vigentes hasta el año 2016, por concepto de intereses por crédito de vivienda, gastos de salud (medicina prepagada y pólizas) y dependientes, con excepción de los aportes obligatorios a salud que se tratan como ingresos no gravados.

• Así mismo las limitaciones aplicables al monto de las deducciones se mantienen en los montos vigentes hasta el año 2016, sin perjuicio de la aplicación del 40% mencionado.

• Las rentas exentas corresponden a los aportes voluntarios a fondos de pensiones, cuentas AFC y cuentas de ahorro voluntario contractual (AVC), así como la exención del 25% sobre ingresos laborales prevista en el numeral 10 del artículo 206 del estatuto tributario, y la aplicable a las cesantías e intereses de cesantías.

Respecto de los aportes voluntarios a fondos de pensiones, cuentas AFC y AVC es importante destacar que la exención se limita al 30% del ingreso laboral sin exceder de 3.800 UVT, pero que para su determinación no se deben sumar los aportes obligatorios a pensiones, que a partir del 2017 se consideran ingresos no gravados.

En relación con la exención del 25%, el Decreto 2250 estableció expresamente que aplica a los ingresos por honorarios y servicios personales de contribuyentes que se deban tratar como rentas laborales conforme lo explicado en este documento.

Por último, las cesantías se entenderán realizadas para efectos fiscales cuando sean pagadas directamente por el empleador al trabajador o cuando le sean consignadas en un fondo de cesantías, por lo que deberán ser incluidas por el trabajador como un ingreso por rentas laborales en el año en que ocurra una de las situaciones mencionadas.

Como se indicó, el monto de las exenciones en adición a las deducciones no puede exceder del 40% de sus ingresos netos, ni pueden ser utilizados en forma concomitante en otras rentas cedulares que según la naturaleza de sus ingresos deban determinar.

El resultado derivado de la aplicación del procedimiento señalado, constituirá la renta laboral sobre la que se debe liquidar el correspondiente impuesto.

4. ¿Qué efectos se generan en la determinación de la base de retención en la fuente por rentas laborales? En atención a que la retención en la fuente es un anticipo del impuesto a la renta que debe pagar el contribuyente, los aspectos relacionados con los ingresos no gravados, deducciones y exención señalados en este documento son aplicables para determinar la base de retención aplicable a rentas laborales por parte del empleador o del contratante, según corresponda.

5. ¿Qué otros aspectos importantes contiene el Decreto 2250 del 2017 en materia de rentas laborales? Dentro de los temas relevantes contemplados en el mencionado decreto, se encuentra lo relacionado con la realización de la retención en la fuente cuando dos o más empresas que conformen una unidad de empresa efectúan pagos al mismo trabajador.

En este evento, la retención deberá ser efectuada por parte de la empresa que tenga el carácter principal sobre la totalidad de los ingresos que perciba el trabajador. Así mismo, será esta empresa la que deberá certificar la retención.

Del alcance de las modificaciones efectuadas en la reforma tributaria y sus decretos reglamentarios se concreta la decisión del Gobierno de incrementar la carga fiscal a cargo de los empleados o contribuyentes de rentas laborales, mediante la limitación en el monto que se va a descontar por concepto de deducciones y exenciones.

Así mismo, es indudable que la aplicación del sistema cedular de las rentas implicará una mayor complejidad en la determinación del impuesto de las personas naturales, incrementando el riesgo de procesos de fiscalización por parte de la DIAN.