“Urge una estrategia para promover la cultura del ahorro pensional”

Revista Nº 136 Jul.-Ago. 2006

Para estabilizar el sistema hay que incentivar el ahorro de los trabajadores contratistas. 

Javier N. Rojas 

Para la Revista Actualidad Laboral 

El mejor camino para estabilizar las finanzas del sistema pensional es incentivar el ahorro de los trabajadores contratistas del sector privado en este y enseñarles a las nuevas generaciones la importancia de cotizar para vivir una vejez digna, advierte la abogada y vicepresidenta de pensiones del Instituto de Seguros Sociales (ISS), María del Pilar Serrano.

En entrevista con ACTUALIDAD LABORAL, Serrano explica la manera como se está superando la congestión de las prestaciones de los usuarios que se trasladaron de los fondos privados de pensiones y habla del esfuerzo para disminuir el tiempo de los trámites.

ACTUALIDAD LABORAL: ¿Cuál fue su principal reto cuando asumió este cargo?

María del Pilar Serrano: Acabar la congestión en el reconocimiento de las prestaciones, ser más proactivos y atender mejor al público. El presidente del ISS, Gilberto Quinche, ha sido muy claro en orientar la política de gestión al usuario. El instituto, como casi todas las entidades prestadoras de servicios, se debe a él. Si presta bien el servicio, tiene usuarios satisfechos.

A. L.: ¿Qué situación encontró?

M. del P. S.: No había fluidez en el reconocimiento de las prestaciones. Pero, se debe tener en cuenta que no siempre esa congestión ha sido responsabilidad exclusiva del instituto. Ahí, existe un tema de cultura en diversos frentes. Hay usuarios que acostumbran radicar solicitudes de prestaciones (pensiones), sin el lleno de los requisitos.

A. L.: ¿Qué ocurre entonces?

M. del P. S.: Cuando llega al funcionario respectivo, este empieza a requerir documentos reiteradamente, mientras el solicitante no entrega las pruebas en el debido momento. Pero, cuando este se queja, nunca dice que no entregó la documentación completa, sino que el Instituto no le solucionó.

A. L.: ¿Qué otras causas generan congestión?

M. del P. S.: Cuando una persona retorna al ISS, después de irse a un fondo privado de pensiones, el instituto requiere dos elementos básicos: edad y tiempo. Pero también necesita saber cuál era el salario base de cotización para calcular la liquidación. Cuando se trasladan usuarios de un fondo al ISS, aquel generalmente le entrega a este un cheque por un determinado valor correspondiente a un número de afiliados. El fondo reporta los nombres de los afiliados, pero no precisa cuánto le corresponde a cada uno. El Seguro necesita la información individualizada y que le digan qué valor le corresponde a cada semana para establecer las semanas cotizadas. Obtener esa información representa tiempo.

A. L.: ¿Es un problema de procedimientos?

M. del P. S.: No. El instituto fue creado inicialmente para atender solo al sector privado. Las entidades del sector público que se vinculaban al ISS renunciaban a sus regímenes y se pensionaban por el sistema del sector privado, que era el instituto. Cuando nace la Ley 100, autoriza la mezcla de los sectores público y privado y el traslado de fondos privados a públicos. La idea con la ley era que las personas que iban a continuar en el sistema de prima media con prestación definida siguieran allí toda la vida y que los afiliados a los fondos terminaran allí. Lo que nunca se previó fue que las personas empezaran a trasladarse del uno al otro.

A. L.: ¿Qué efectos tuvo esa situación?

M. del P. S.: Los fondos privados empezaron a registrar a las personas con una información diferente, porque el sistema de reconocimiento de las prestaciones es distinto, se trata de un modelo de ahorro individual. Entonces, ellos tienen la información que necesitamos, pero no depurada como la requerimos. Les ha tocado hacer un trabajo dispendioso; es tan grande y complejo que nos está acompañando la Superintendencia Financiera.

A. L.: ¿Cuánto llevan en ese proceso?

M. del P. S.: Hace cerca de un año estamos trabajando en ese tema, y esperamos que en tres meses los fondos entreguen la información, para que el ISS pueda reconocer las prestaciones de las personas que se han trasladado al instituto.

A. L.: ¿Cuántas pensiones se han represado?

M. del P. S.: Alrededor de 4.500. Ellos han ido avanzando cuando se interpone una tutela o cuando se trata de una urgencia. Pero, ha sido muy difícil adelantar esa tarea, porque no estaban preparados para el retorno de esos afiliados al ISS.

A. L.: ¿Cómo avanzan las pensiones para los empleados públicos?

M. del P. S.: Se está buscando hacer más proactiva la respuesta de las entidades públicas en cuanto a la confirmación de tiempos, cuando hay una persona que ha sido servidor público.

A. L.: ¿Ha disminuido el tiempo de trámite para el reconocimiento de pensiones?

M. del P. S.: En el ámbito nacional, a los ocho centros de decisiones les pusimos unas metas y les hacemos seguimiento diario. En el mes de mayo, por ejemplo, se reconocieron 14.459 prestaciones en todo el país. Esto, se ve reflejado en una baja significativa de los tiempos de reconocimiento: en noviembre del 2005, era de 10,7 meses; en mayo del 2006, era de 6,9 meses, ponderado.

A. L.: ¿Esos tiempos aplican para todas las personas?

M. del P. S.: Es diferente cuando solamente se trata de tiempos del ISS, es decir cuando la historia laboral reposa en el instituto. En este caso, para reconocer una pensión por vejez, vamos en 5,98 meses; por invalidez, en 8,12 meses y de sobreviviente, en 9,5 meses. Cuando son tiempos ISS con fondos privados de pensiones, se disparan a 13 meses. En los casos de tiempos ISS con cajas, suben a 18,75 meses.

A. L.: ¿Cómo ha mejorado el reconocimiento de la pensión de vejez?

M del P. S.: En enero del 2006, estábamos en 7,66 meses. Al finalizar este año, aspiramos a estar en los cuatro meses, en relación con los casos de los tiempos ISS. No lo hemos logrado hacer antes, porque una congestión de años anteriores no se soluciona en tres meses.

A. L.: ¿Qué cambios ha habido en gestión?

M. del P. S.: Lo primordial es la atención al cliente. Si él está satisfecho, tendremos nuevos usuarios. Desde agosto del 2005, se establecieron indicadores de gestión a todos los gerentes del ISS, incluida vicepresidencia. Hoy en día, tenemos el seguimiento diario a esos indicadores.

A. L.: ¿Qué apoyo tecnológico tienen para mejorar la gestión?

M. del P. S.: A partir de agosto del 2006, los nuevos aplicativos reemplazarán a los antiguos. Por eso, con mucha certeza, podemos decir que vamos a empezar a cumplir términos. No solamente van a ser más eficientes, sino que van a hacerles un llamado a los funcionarios que están en la línea de producción, porque le vamos a poner términos a cada uno para tramitar una prestación. Cuando el expediente tiene más del tiempo requerido, el sistema va a dar una alerta, para saber qué está sucediendo.

A. L.: ¿Se requieren ajustes administrativos?

M. del P. S.: Hay que hacerlos, porque cuando nació la administradora de pensiones del Seguro, hace 39 años, solamente se recibían cotizaciones. El año pasado, se recibieron 10.000 solicitudes mensuales de pensión y este año recibimos 12.000 en el mismo periodo. Cada vez hay mayor número de solicitudes de pensiones y nuestra planta de personal está quieta. Hoy cuento con alrededor de 700 funcionarios en el ámbito nacional.

A. L.: ¿Cómo hacer más eficiente el trámite para pensiones?

M. del P. S.: El tema es de falta de cultura de los usuarios y de todos nuestros funcionarios. El presidente del ISS, Gilberto Quinche, ha lanzado el programa de prepensionados. Pero la ciudadanía ha sido mal informada al respecto. Se ha dicho que vamos a reconocer prestaciones dos años antes de la causación; eso no es así. El programa consiste en que estamos aglutinando a un grupo de personas próximas a pensionarse y les decimos cuáles son los requisitos.

A. L.: ¿Qué han detectado en esos grupos?

M. del P. S.: Mucha gente tiene confusión sobre el régimen que le corresponde, y allí les estamos explicando quién tiene derecho al de transición, quién lo perdió y quién nunca tuvo derecho a ese régimen, dónde deben acercarse a presentar los documentos, qué requieren y les damos a conocer la historia laboral para verificarla.

A. L.: ¿Cómo se está enfrentando el fraude?

M. del P. S.: A cada uno de los funcionarios de la línea de producción le asignamos tiempos para que maneje un expediente, de acuerdo con la función que le corresponde. Ahora contamos con nuevos aplicativos que también favorecen el control del fraude y les damos a conocer a las personas cuáles son los regímenes, los procesos, los procedimientos, los requisitos para que no se dejen timar por extraños ni por funcionarios del ISS. Así mismo, invitamos a denunciar a los funcionarios que están pidiendo dádivas por cumplir sus funciones.

A. L.: ¿Cuántos casos se han denunciado a la justicia?

M. del P. S.: Este año, tres con el mismo número de funcionarios detenidos. Pero, el principal instrumento para contener el fraude es el reconocimiento de la prestación en su debido momento.

A. L.: ¿Cómo están las finanzas pensionales del ISS?

M. del P. S.: Para el 2006, en ingresos tenemos presupuestado 7,5 billones de pesos, de los cuales 4,4 billones provienen de la Nación y 2,5 billones, de cotizaciones. El resto, cerca de 600.000 millones, corresponden a otras fuentes, como los cobros de bonos, de cuotas partes, de títulos que se hacen efectivos cuando hay conmutaciones y de conmutaciones.

A. L.: ¿De qué manera pueden aumentar las cotizaciones?

M. del P. S.: A las personas no les gusta cotizar a pensiones, porque no tienen cultura de ahorro. El único ahorro con que cuenta el colombiano es su pensión de vejez. Hay muchos contratistas de la empresa privada que no cotizan a pensiones pensando que se ahorran una plata, pero realmente se están perjudicando para el futuro.