XBRL en China: desarrollos regulatorios y tecnológicos

Revista Nº 49 Ene-Mar. 2012

Enrique Bonsón*
Francisco Flores**
(España)
 

* Catedrático de Economía Financiera y Contabilidad
** Profesor de Economía Financiera y Contabilidad
Facultad de Ciencias Empresariales
Universidad de Huelva
 

Introducción

La aldea global en que vivimos hoy ofrece interesantes oportunidades para la comunicación, la colaboración y la competencia. Un buen ejemplo de ello es cómo compañías de diferentes continentes se fusionan y cooperan. El triple ganador del premio Pulitzer, Thomas L. Friedman (2006), explicaba cómo Lenovo, una empresa china, adquirió la división de ordenadores personales de IBM mientras que ésta, a su vez, posee casi un quinto de las acciones de aquélla. Aunque cotiza en China, Lenovo tiene su sede central en Armonk, Nueva York, cerca de la sede de IBM.

En un mundo tan interconectado, las tecnologías son fundamentales para dar soporte a tan complejo abanico de relaciones corporativas. De hecho, estas empresas necesitan canales de comunicación adecuados con sus diversos stakeholders, como accionistas, empleados, entidades financieras, entidades tributarias, competidores y en especial autoridades de supervisión.

Internet es el medio preferido para dar soporte a dicha comunicación, y XBRL —eXtensible Business Reporting Language— es el estándar escogido por las autoridades de regulación del gigante asiático para representar, transmitir y procesar la información empresarial, en línea con lo que ha ocurrido desde 1998 en Estados Unidos y Europa.

En el presente artículo, se detallan los principales avances de la adopción de XBRL por parte de las autoridades de supervisión y mercados financieros en China y se pone de manifiesto cómo los proyectos XBRL han permitido un incremento y estrechamiento de las relaciones de cooperación y entendimiento mutuo entre reguladores a nivel global. Adicionalmente, se vislumbran también nuevas funcionalidades que ofrece el estándar para incrementar la integración financiera mundial en el futuro próximo. Así, XBRL se postula como el lenguaje universal para la transmisión de datos corporativos por internet.

1. China: de economía emergente a superpotencia. Oportunidades y retos digitales

Desde la introducción de reformas económicas en 1978, la República Popular China ha llegado a ser la economía con el crecimiento más rápido a nivel mundial. China es el segundo importador de bienes del mundo y el primer país exportador (BBC 2009). Su economía es la cuarta en términos nominales, tan solo detrás de la Unión Europea, Estados Unidos y Japón, pero es la tercera si tenemos en cuenta la paridad de poder adquisitivo. Si prosigue con las actuales tasas de crecimiento anual, es probable que llegue a ser la principal economía del planeta en diez años (Allen 2005). Es miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas —como potencia nuclear y con el segundo presupuesto más cuantioso del mundo en defensa— y también pertenece a la Organización Mundial del Comercio y al G20.

Así, China ha sido calificada de superpotencia por parte de diversos académicos (Muldavin 2006), analistas militares (Uckert 1995) y analistas políticos y económicos (Bergsten 2006). Con el segundo puesto mundial en presupuesto de investigación y cifra de investigadores desde 2006 (BusinessWeek 2006; Financial Times 2006) y liderando el ranking de inversión en energías renovables (Friedman 2010) es posible considerar a China como economía moderna. De acuerdo con el Fortune 500 Global Ranking de compañías por facturación, correspondiente a 2011, 61 son chinas. De entre las 10 empresas con mayor facturación encontramos ejemplos como Sinopec Group —producción y refino de petróleo, quinta posición mundial—, China National Petroleum —mayor petrolera china, sexto lugar—, o State Grid —líder en energía eléctrica, séptima posición— (Global 500 2011). El papel de China como exportador neto y nodo de reservas financieras internacionales es tan relevante que sus posicionamientos a nivel internacional son de importancia capital para entender los equilibrios financieros del futuro próximo, la salida de la crisis financiera global y el sostenimiento de los déficits públicos y privados de que adolece Occidente, incluyendo el mantenimiento del valor de sus monedas. También, su enorme tamaño relativo hace que sus posturas en lo que se refiere a conservación del medioambiente sean observadas con gran atención.

Por supuesto, este enorme impacto en la economía global tiene su reflejo en el ciberespacio. De acuerdo con el China Internet Network Information Centre (2010), existen más de 420 millones de usuarios de internet y más de 11 millones de dominios. El idioma chino es el segundo en la red de redes (Internet World Stats 2010) y el nivel de uso de internet, con cerca de un 29% de la población total, crece vertiginosamente desde el año 2000.

Además, internet no es solo un efecto más del éxito económico: se trata de un elemento fundamental de dicho desarrollo. Así, Wang y Chaudhri (2000) destacaron el amplio acuerdo existente en China respecto al papel prominente de internet a la hora de transmitir información corporativa. Este hecho se ha contrastado en especial en lo referente a sociedades cotizadas. En este sentido, Xiao, Yang y Chow (2004) analizan una muestra formada por las 300 principales compañías, mostrando cómo el uso de internet por parte de las mismas como canal de información corporativa tiene un impacto significativo en el flujo de capital hacia las mismas, incrementando la liquidez de las acciones y reduciendo el coste de capital. Se mencionan dos enfoques teóricos para explicar los motivos que llevan a las empresas a informar a los diversos grupos de interés a través de la red:

Teoría de la agencia, según la cual la divulgación digital se realiza por parte de los administradores de la empresa para justificar sus acciones a los accionistas y obtener su apoyo, corrigiendo así la asimetría de información, y teoría de la señal, de acuerdo con la cual las empresas buscan distinguirse de sus competidores mediante una mayor transparencia. La teoría institucional es un complemento a estos enfoques, aportando razones adicionales para entender la divulgación electrónica, como los mandatos gubernamentales, los efectos de imitación entre empresas o la búsqueda de legitimidad frente a los grupos de interés. Recientemente, Cheung, Jiang y Tan (2010) han proporcionado evidencias adicionales, trabajando con las 100 principales entidades chinas, detectando una relación significativa y positiva entre transparencia corporativa y valor bursátil, especialmente entre compañías ya de por sí rentables. Así mismo, Syou-Ching et ál. (2010) también han explorado la relación entre divulgación de información empresarial en internet y el comportamiento de los precios bursátiles.

Es evidente, por tanto, que la información en formato digital tiene un impacto directo en el valor de las empresas, tal y como es percibido por los accionistas. Estos hallazgos están en línea con estudios homólogos realizados sobre empresas europeas o norteamericanas, y llevan a concluir que internet es el principal medio de comunicación de que disponen los agentes económicos, lo que lleva a una clara preocupación por cuáles son los medios técnicos en los que se sustenta dicho canal digital.

En suma, una gran economía con empresas pujantes necesita de internet como plataforma en la que la comunicación con los diversos stakeholders tiene lugar de manera efectiva. Y existen diversos incentivos para que las empresas de manera voluntaria distribuyan información corporativa por medios digitales. Sin embargo, en ocasiones, estos incentivos no son percibidos como suficientes por todas las empresas, al tiempo que es necesario asegurar un caudal mínimo de información corporativa, especialmente de carácter financiero regulado. Es por esto que, en todos los países, y así también en China, existen mecanismos e instituciones que garantizan la protección del inversor mediante el requerimiento a las empresas de información financiera periódica. Estas instituciones han procurado mantenerse en la vanguardia de los avances tecnológicos en lo que a internet y sus estándares se refiere, incluyendo los desarrollos de XBRL.

2. Estructura institucional y de supervisión

La bolsa de Shanghai —Shanghai Stock Exchange, o SSE, chino:

chino.JPG
— es en la actualidad la sexta del mundo en cuanto a capitalización (WFE 2011), con unos 2,7 trillones(1) de dólares. Por su parte, la bolsa de Shenzhen, —Shenzhen Stock Exchange, o SZSE, chino:
chino-1.JPG
—, ocupa la posición número trece, con alrededor de 1,3 trillones de dólares. Ambas entidades se autoregulan y, al tiempo, están bajo supervisión de la China Securities Regulatory Commission —CSRC—. Las principales funciones de estas bolsas son las de facilitar y autorizar la cotización bursátil, formular normas a nivel operativo, organizar y supervisar acciones y miembros del mercado, regular a las compañías cotizadas, organizar y divulgar información de mercado y otras funciones previstas por la CSRC. Además, las bolsas han firmado unos instrumentos de colaboración denominados Memorandum of Understanding with Overseas Stock Exchanges o MOU con otras bolsas de América, Asia y Europa, con objeto de fomentar las operaciones transfronterizas y la comunicación.

Las dos bolsas colaboran también a nivel internacional en tanto son miembros de la Asian and Oceanian Stock Exchanges Federation —AOSEF—, la International Organization of Securities Commissions —IOSCO— y la World Federation of Exchanges —WFE—.

Las funciones de la CSRC, a nivel ministerial, son las de supervisión de ambas bolsas, así como la de ofrecer información agregada, que se publica semanalmente en su sitio web, tanto en lo que se refiere a acciones como al mercado de futuros. Otro ejemplo de cooperación internacional fue la celebración de un simposio China-Estados Unidos sobre cooperación en materia de auditorías y sus inspecciones que tuvo lugar en Pekín en julio del 2011, con la asistencia de representantes de la CSRC, el Chinese Ministry of Finance —MOF—, el U.S. Public Company Accounting Oversight Board —PCAOB— y la U.S. Securities and Exchange Commission —SEC—, con objeto de mejorar la calidad de la información corporativa auditada en ambos países. Para incrementar la transparencia y cumplimentar más eficientemente las tareas de supervisión, las autoridades chinas no han sido ajenas al desarrollo de XBRL —eXtensible Business Reporting Language— en los últimos años, especialmente en Estados Unidos y Europa, y han desarrollado los pertinentes proyectos de investigación para adoptar dicho estándar.

3. XBRL como facilitador de los procesos de implantación de estándares. Experiencias previas en China: modelo de implementación

Como se recogió en una entrega anterior (Bonsón y Flores 2011), XBRL se ha convertido en el estándar digital por el que apuestan los principales organismos reguladores a nivel internacional para la representación de información corporativa y para su transmisión a los principales repositorios públicos. El objetivo del estándar XBRL es la representación de la información financiera en formato digital, mediante el uso de “etiquetas” o “metadatos” previamente convenidos en el contexto de la comunidad financiera. En principio, XBRL se deriva de XML —eXtensible Markup Language— y se diferencia de HTML —Hyper Text Markup Language—, en tanto este se utiliza únicamente para dar formato visual a la información digital transmitida.

Desde 1998, cuando fue ideado por el experto contable norteamericano Charles Hoffmann, XBRL se ha configurado como el lenguaje preferido por la comunidad financiera internacional, en tanto que importantes reguladores como la Securities and Exchange Commission de Estados Unidos, la fundación IFRS, el Banco Central Europeo o la propia Comisión Nacional del Mercado de Valores —CNMV— española han apostado por el mismo. Pero XBRL no es útil únicamente para la transmisión de información financiera, sino también para otros tipos de informes corporativos. Por ejemplo, desde la Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas —AECA—, a través del trabajo conjunto de sus comisiones de Nuevas Tecnologías y de Responsabilidad Social Corporativa —RSC—, se ha liderado un proyecto internacional que ha recibido el reconocimiento del consorcio XBRL: la creación de taxonomías XBRL para la información de RSC. Así, en tanto que la información disponible en XBRL es cada vez mayor y el abanico de stakeholders es más amplio, se hace más necesario disponer de aplicaciones para procesarla y ofrecer un input adecuado a los procesos de decisión de estos. Así, el International Integrated Reporting Council —IIRC— ha señalado, en su Discussion Paper de 2011, a XBRL como tecnología clave del próximo reporting integrado.

Los desarrollos XBRL en China comienzan en 2006 con la creación del XBRL China Jurisdiction Promotion Organization por parte de la CSRC, la bolsa de Shanghai y otros organismos estatales y centros de investigación. En paralelo, y con un proyecto de investigación propio, la bolsa de Shenzhen también colaboró estrechamente. La jurisdicción se anuncia en 2007. En la actualidad, China posee el estatus de jurisdicción permanente reconocida por XBRL Internacional. En efecto, de acuerdo con lo recogido por el proyecto XBRLPlanet (2011), China fue pionera al requerir a las empresas la elaboración de la información corporativa pública en XBRL.

En 2009, la CSRC promovió la creación de un grupo de trabajo para impulsar estas iniciativas. Estos desarrollos han sido posibles gracias a la colaboración de las autoridades con entidades académicas como la Chinese Academy of Sciences, el Research Institute for Fiscal Science y el UFIDA Research Center, entre otros. Además, los proyectos han supuesto una mayor colaboración entre las autoridades chinas, la SEC estadounidense y el International Accounting Standards Board, IASB.

Como resultado de estos esfuerzos, en la actualidad, las únicas taxonomías XBRL no estadounidenses que ostentan el nivel de approved —el más alto posible— son chinas:

 CL China Listed Taxonomy —CLCID—: CN Listed Company Information Disclosure —CLCID— Security Company Elements —SCE—. Aprobada el 26 de marzo del 2010, recoge los elementos necesarios para cumplimentar la información financiera de acuerdo con la normativa contable china y con las normas específicas para compañías cotizadas. La taxonomía permite reportar, entre otros, elementos de:

• Identificación corporativa, al importar la taxonomía internacional Global Common Documents

• Introducción general sobre la empresa

• Hechos relevantes

• Informe de auditoría

• Informe de gestión

• Estados financieros comerciales e industriales

• Elementos específicos para la banca y los servicios financieros

 China Fund Company Information Disclosure Taxonomy —CFCID—. Aprobada en la misma fecha, representa el marco de reporting consolidado e individual, incorporando elementos como la composición del fondo de inversión y notas sobre la gestión de dicha cartera de inversiones.

De los posibles escenarios de implementación de XBRL, la jurisdicción china ha optado por el más flexible, que a su vez permite a las empresas familiarizarse en mayor medida con las ventajas del estándar y aporta a los inversores y analistas mayor riqueza de análisis: se trata de un esquema análogo al que sigue la SEC estadounidense. Las empresas cotizadas generan no solo el informe XBRL que satisface los requisitos de la taxonomía estandarizada, sino también su propia taxonomía extendida, con elementos adicionales de reporting.

En la entrevista concedida a XBRL Global (2010), Ying Wei, directora general del departamento de regulación contable del Ministerio de Finanzas chino, comenta cómo dicho ministerio ha promovido la convergencia de las normas contables chinas e internacionales, como paso previo a la edición de una taxonomía XBRL que reutilice conceptos ya existentes de manera eficiente. En el transcurso de dicho proceso, se ha encontrado con dificultades como la falta de recursos técnicos.

Para solventarlo, se ha recurrido a una estrecha colaboración con expertos de los EE.UU. En 2005, la bolsa de Shanghai requirió de todas las empresas cotizadas la remisión de informes XBRL. Este compromiso con XBRL se materializa en la celebración de la International XBRL Conference de Pekín, en octubre de 2010. Entre los principales obstáculos en la implementación de XBRL cabe señalar la controvertida actitud de las compañías cotizadas ante los cambios en el sistema de reporting a los reguladores, obstáculo que se salvó mediante la organización de eventos de formación y la mejora del sistema con el feedback recibido. La bolsa de Shanghai promueve también la utilización de informes XBRL por parte de inversores domésticos y foráneos a través de su página web.

4. XBRL ‘Rendering’: el potencial de ‘Inline’ como especificación a implantar

Se ha puesto de manifiesto la creciente necesidad de comunicación digital en un mundo globalizado, y cómo las principales potencias como China y Estados Unidos están apostando por la convergencia del estándar tecnológico XBRL. Se hace necesario, por tanto, conocer qué nuevas funcionalidades ofrece el consorcio XBRL, tratándose de una comunidad virtual muy activa y siempre atenta a las necesidades de la comunidad financiera internacional.

Inicialmente, las taxonomías disponen de Label Linkbase en inglés. Esto incrementa la visibilidad internacional de la información corporativa de las empresas cotizadas chinas, facilitando los flujos de inversión —fig. 1—. Esta funcionalidad salva el escollo lingüístico, que preocupa de manera creciente a la cada vez más integrada comunidad financiera internacional. En efecto, el idioma chino —

chino-2.JPG
Hànyǔ;
chino-4.JPG
Huáyǔ;
chino-5.JPG
Zhōngwén—, es hablado por aproximadamente un quinto de la población del planeta, en alguna de sus variedades. En concreto, el Putonghua o Guoyu, también conocido como mandarín, es la variedad oficial reconocida. Respecto de su representación escrita, y por tanto en pantalla, existen caracteres tradicionales, así como en versión simplificada. Adicionalmente, existe el Hanyu Pinyin, conocido también únicamente como Pinyin, que hace uso de caracteres latinos para transcribir el chino. La tabla 1 ilustra algunas de estas particularidades.

pag24revistacontabliidad.JPG
pag24revistacontabliidad.JPG
 

 

pag25revistacontabilidad.JPG
pag25revistacontabilidad.JPG
 

 

pag26revistacontablilida.JPG
 

 

Así mismo, la estructura y características de idiomas occidentales, como el inglés o el español, resultan claramente diferentes al chino. Por tanto, el uso de Label Linkbases en diversos idiomas resulta crucial en un entorno globalizado. Ahora bien, no basta con una mera traducción, sino que cada vez resulta más necesario disponer de una presentación visual adecuada de los informes XBRL que contienen la información corporativa relevante. Es por esto que, en este sentido, y dado el análisis previo realizado (Bonsón y Flores 2011) respecto de las especificaciones de dimensiones y fórmulas, cabe explorar las potencialidades que ofrece XBRL a raíz de la aprobación de la especificación de Rendering-Inline en abril de 2010. Dicha especificación se debe a la necesidad creciente de representar información financiera y corporativa en un doble formato: procesable automáticamente, pero también legible por el ser humano. El objetivo ha sido crear una extensión de la especificación actualmente en vigor —XBRL 2.1— para garantizar la coexistencia de ambos formatos de manera rigurosa.

Es necesario resaltar que los términos XBRL Rendering, iXBRL y XBRL Inline son conceptos análogos. En términos generales, el concepto rendering hace referencia a la presentación visual en pantalla de un determinado conjunto de datos corporativos. La tarea de presentar la información financiera en un formato procesable se facilita gracias a XBRL. Sin embargo, dicho estándar está pensado principalmente para el procesamiento automatizado de la información y su aprovechamiento para tareas de supervisión y de análisis. Tradicionalmente, la necesidad de visualizar dichos datos en pantalla se solventaba a nivel de aplicación mediante programas específicos o transformaciones-volcados de la información contenida en los informes XBRL hacia otros formatos más visuales como PDF o páginas web basadas en HTML —Hyper Text Markup Language—. En este proceso de volcado de la información se perdía el metaetiquetado de origen, es decir, se extraían las cifras financieras de los informes XBRL para darles formato visual y se sacrificaba la interoperabilidad. Este ha sido el método de trabajo de los reguladores a nivel global hasta la fecha, en tanto han tratado de posibilitar la interoperabilidad y la visualización amigable, dado que el estándar XBRL no contemplaba hasta ahora satisfacer ambas demandas a la vez.

Para solventar este problema surge entonces Inline XBRL. Se trata de proporcionar a los usuarios la funcionalidad adicional de poder visualizar los informes XBRL como si se tratara de una página web HTML, utilizando los programas exploradores de Internet como internet Explorer, Google Chrome y Mozilla Firefox— sin necesidad de prescindir del mismo archivo donde se encuentra el metaetiquetado con las reglas de negocio que permiten analizar la información de manera eficiente.

La filosofía de trabajo es la siguiente: se trata de incrustar las diversas partes de un informe XBRL en el seno de un archivo HTML o XHTML. Es lo que se conoce como Inline XBRL Document. Dicho documento se visualiza mediante su apertura por medio de un programa explorador de internet. Dicho software ignorará los elementos XML propios del informe XBRL y mostrará solo el contenido del mismo conforme a las instrucciones visuales y de presentación recogidas por el etiquetado HTML.

Posteriormente, el Inline XBRL Processor, que es un elemento de software, realiza la tarea contraria, es decir, ignora las instrucciones de visualización HTML y percibe el etiquetado XBRL, con lo que genera así de nuevo el informe XBRL original. Así, resulta necesario disponer de una pieza de software para restaurar el informe XBRL a su estadio original. Sin embargo, no es necesario disponer de ningún software en particular para poder visualizar el Inline XBRL Document, solo el explorador de internet convencional.

La relación entre el informe XBRL original y su versión en formato amigable, o Inline XBRL Document, puede ser de varios a uno, esto es, se pueden combinar informes XBRL diversos, incluso aquellos formulados de acuerdo con distintas taxonomías, con objeto de presentarlos en una misma página web. Esto resulta especialmente útil cuando, por ejemplo, se desea presentar, en el contexto europeo, una comparativa entre dos grupos empresariales cuya compañía matriz sigue principios contables nacionales, pero cuyas cuentas consolidadas deben formularse conforme a las Normas Internacionales de Información Financiera. Esta comparativa podría visualizarse como una página web convencional. Posteriormente, con objeto de realizar análisis más automatizados, mediante el Inline XBRL Processor es posible recuperar cada informe XBRL por separado.

Profundizando en la arquitectura de Inline XBRL, resulta relevante mencionar a los Inline XBRL Document Sets como conjuntos de uno o más Inline XBRL Documents que contienen la suficiente metainformación como para poder transformarse en uno o más informes XBRL de acuerdo con las reglas de mapeo establecidas en la citada especificación. Dentro de cada Inline XBRL Document, los elementos del reporting XBRL están, por así decirlo, “encapsulados” de modo que pueden ser visualizados con un programa explorador de Internet. A su vez el Target Document es la denominación que se le da al Informe XBRL válido que resulta de procesar el Inline XBRL Document. La figura 2 ilustra este proceso de convivencia entre ambos formatos.

pag28revistacontabilidad.JPG
 

 

En la sociedad actual, donde cada vez es más amplio el abanico de stakeholders, la solución Inline supone una manera eficiente y rigurosa de parametrizar los informes XBRL para que se visualicen de manera diferenciada según el tipo de usuario. Así, de entre todos los elementos que conforman las cuentas anuales consolidadas de un grupo cotizado, es posible extraer, para cada grupo de interés —accionistas, entidades financieras, autoridades tributarias, empleados, proveedores, clientes, etc.— los elementos de mayor interés y presentarlos de manera preferente en cada visualización.

Este principio rige también para los usuarios que se encuentren en distintos países, o, como se viene comentando, que utilicen distintos idiomas y/o sistemas de escritura. Así, cuanto más flexible y adaptable sea el modo de visualizar la información corporativa por parte de diversos agentes relevantes, mayor será la posibilidad de enriquecer el análisis utilizando los informes XBRL primarios, dado que una adecuada visualización puede poner de manifiesto la necesidad de calcular nuevos indicadores de análisis.

Estos desarrollos han sido posibles gracias al trabajo previo realizado por el World Wide Web Consortium —w3.org—, en especial a la publicación de las recomendaciones referidas a XHTML —eXtensible HyperText Markup Language—. Este estándar normaliza la creación de documentos web HTML con la rigurosidad propia de XML, del que XBRL es heredero, incrementando así su interoperabilidad. Todos estos desarrollos van encaminados a conseguir, en último término, una web semántica o Web 3.0, en la que el formato visual y las funcionalidades técnicas de la información que circula por internet van claramente diferenciados, pero interrelacionados. En dicho nuevo entorno web, será posible disponer de aplicaciones cada vez más sofisticadas e inteligentes, que interactúen con los usuarios humanos de manera más satisfactoria y eficiente.

Conclusiones

A pesar de las particularidades propias de cada Nación, XBRL se percibe como un estándar ventajoso para su aplicación por parte de diversas instancias de regulación a nivel global. Sus cualidades técnicas van acompañadas de un protocolo de trabajo en grupo que va encaminado a buscar consensos en la comunidad financiera sobre cómo denominar de manera unívoca a cada pieza de información corporativa, y qué relaciones existen entre dichos elementos.

China, como potencia económica y mercado financiero con un peso creciente en el panorama global, ha percibido las ventajas de XBRL para una mayor transparencia corporativa y una mejor gestión de los procesos de supervisión de empresas cotizadas y financieras. Al embarcarse en dichos proyectos XBRL, afianza y estrecha aún más las relaciones con otros países, especialmente con Estados Unidos. Como resultado de este esfuerzo, entre 2007 y 2010 se extiende el uso de XBRL a diversos tipos de entidades como empresas cotizadas y empresas estatales.

Al mismo tiempo que esta cooperación internacional tiene lugar, el consorcio XBRL y los diversos grupos de trabajo en su seno prosiguen con los desarrollos técnicos con objeto de mantener al estándar actualizado y listo para dar respuesta a retos crecientes en el futuro próximo. Muestra de ello son los desarrollos de Inline XBRL, gracias a los cuales ya no es necesario renunciar al formato amigable en pantalla para disfrutar de las ventajas de interoperabilidad que proporciona XBRL. El usuario humano y los soft-bots obtienen plena satisfacción a sus necesidades de información con la misma materia prima digital.

Por todo ello, se augura para XBRL un incremento en su utilización y un aumento en su relevancia como lenguaje que posibilita la integración económica y financiera del mundo.

Bibliografía

ALLEN, F.; QIAN, J. y QIAN, M., (2005) “Law, finance, and economic growth in China”, Journal of Financial Economics, vol. 77, pp. 57-116.

BBC (2009) “Country profile: China”.

http://news.bbc.co.uk/2/hi/asia-pacific/country_profiles/1287798.stm Accessed in July 2009.

BERGSTEN, C. F.; GILL, B.; LARDY, N. R. y MITCHELL, D. (2006) “China: The Balance Sheet: What the World Needs to Know about the Emerging Superpower”. PublicAffairs.

BONSÓN E. y FLORES, F. (2011) “XBRL: expansión internacional y perspectivas futuras”, Revista Internacional Legis de Contabilidad & Auditoría, ed. 46, Legis, Bogotá.

BUSINESSWEEK (2006) “OECD: China to spend $136 billion on R&D”.

CHEUNG, Y.L., JIANG, P. y TAN, W. (2010) “A transparency Disclosure Index measuring disclosures: Chinese listed companies”, Journal of Accounting and Public Policy, vol. 29, pp. 259-280.

CHINA INTERNET NETWORK INFORMATION CENTRE (2010)

http://www.cnnic.cn/en/index/ Accessed in December 2010.

ENGEL, P.; HAMSCHER, W.; SHUETRIM, G.; VUN KANNON, D. y WALLIS, H.

http://www.xbrl.org/Specification/XBRL-RECOMMENDATION-2003-12-31+Corrected-Errata-2008-07-02.htm.

FINANCIAL TIMES (2010) “China overtakes Japan on R&D”.

FRIEDMAN, T. L. (2006) The World is Flat. Penguin Group Australia, Camberwell, 2nd. ed.

FRIEDMAN, L. (2010) “China Leads Major Countries With $34.6 Billion Invested in Clean Technology”, The New York Times.

Global 500 (2011).

http://money.cnn.com/magazines/fortune/global500/2011/countries
/China.html

IIRC (2011) “The International Integrated Reporting Council Discussion Paper”.

http://www.theiirc.org 

— Discussion Paper.

http://www.theiirc.org 

Inline XBRL Schema XBRL International Inc. “Inline XBRL Part 2: Schema 1.0”. Philip Allen e Ian Stokes-Rees.

http://www.xbrl.org/Specification/inlineXBRL-part2/REC-2010-04-20/inlineXBRL-part2-REC-2010-04-20.html 

Inline XBRL Specification

XBRL International Inc. “Inline XBRL Part 1: Specification 1.0”. Philip Allen, and Ian Stokes-Rees.

http://www.xbrl.org/Specification/inlineXBRL-part1/REC-2010-04-20/inlineXBRL-part1-REC-2010-04-20.html 

Internet World Stats (2010)

http://www.internetworldstats.com Accessed in June 2010.

MULDAVIN, J. (2006) “From Rural Transformation to Global Integration: The Environmental and Social Impacts of China‘s Rise to Superpower”. Carnegie Endowment for International Peace.

SYOU-CHIANG, L.; LIN, C.; HUNG-CHIH, L. y WU, F. (2010) “An Empirical Study of the Impact of Internet Financial Reporting on Stock Prices”, The International Journal of Digital Accounting Research, vol. 10, pp. 1-26.

The XBRL Atlas. Asia (2010), vol. 1, n.º 2.

UCKERT, M. B. (1995) “China as an Economic and Military Superpower…” Maxwell Air Force Base. Alabama: Air War College, Air University.

WANG, J. y CHAUDHRI, V. (2000) “Corporate social responsibility engagement and communication by Chinese companies”, Public Relations Review, vol. 35, pp. 247-250.

WORLD FEDERATION OF EXCHANGES

http://www.world-exchanges.org/statistics 

XBRL

http://www.xbrl.org 

XBRL Global (2010) “XBRL with the Ministry of Finance China”, vol. 1, n.º 2.

XBRL Planet.

http://xbrlplanet.org/wp/?page_id="393

XBRL 2.1 XBRL International Inc. “Extensible Business Reporting Language (XBRL) 2.1 Includes Corrected Errata Up To 2008-07-02”

XHTML. eXtensible HyperText Markup Language

http://www.w3.org 

XIAO, J.Z.; YANG, J. y CHOW, C.W. (2004) “The determinants and characteristics of voluntary Internet-based disclosures by listed Chinese companies”, Journal of Accounting and Public Policy, vol. 23, n.º 3, pp. 191-225.

(1) Trillón estilo anglosajón = 1*1012.

(2) Working draft disponible en: http://www.xbrl-cn.org/content.do?method=enlist&id=208&pid=202

(3) Etiquetado chino procesado mediante protocolo LC3.