XBRL: expansión internacional y perspectivas futuras

Revista Nº 46 Abr.-Jun. 2011

Enrique Bonsón* 

Francisco Flores** 

(España) 

* Catedrático de Economía Financiera y Contabilidad  

** Profesor ayudante de Economía Financiera y Contabilidad 

Facultad de Ciencias Empresariales 

Universidad de Huelva 

Introducción

XBRL se ha convertido en el estándar digital por el que apuestan los principales organismos reguladores a nivel internacional para la representación de información corporativa y para su transmisión a los principales repositorios públicos. Como señala Bonsón (2010: 19), este desarrollo se ha logrado mediante la superación de etapas sucesivas. En el caso de España, como caso ilustrativo en el contexto europeo, a partir del año 2000, se siguieron estas fases:

• Prejurisdiccional, de índole académica y dirigida a popularizar el conocimiento del estándar y a generar los primeros contactos con las autoridades contables y supervisoras.

• Jurisdiccional provisional, donde también XBRL comienza a despertar el interés de las empresas tecnológicas y las firmas de auditoría.

• Jurisdicción definitiva y creación de taxonomías, donde la pertenencia estable de entidades públicas y privadas en la Asociación XBRL España y la intensa actividad internacional de esta en la Unión Europea han posibilitado, entre otros avances, la extensión de XBRL a otros países europeos, la publicación de diversas taxonomías y la generación de millones de informes XBRL, donde los esfuerzos se han centrado en la representación de información estrictamente financiera (estados financieros públicos de empresas cotizadas, de empresas no cotizadas, de algunos entes del sector público y de entidades financieras) y de supervisión de solvencia (exclusivamente para entes financieros).

Se pueden calificar estas etapas como “período de oferta de información XBRL”, donde el énfasis se puso en sentar las bases institucionales y tecnológicas imprescindibles para que el estándar lograra alcanzar el grado de desarrollo presente. Estos avances han ido de la mano de la evolución técnica del estándar, en tanto se han emitido nuevas especificaciones técnicas que permiten ahora representar en XBRL los informes corporativos más complejos que demandaba la realidad de la construcción europea, con la aplicación desde 2005 de los International Financial Reporting Standards (IFRS) a los grupos empresariales cotizados, así como con la estrecha colaboración iniciada entre supervisores de la industria bancaria agrupados en el Committee of European Banking Supervisors (CEBS) para la implantación del marco de solvencia financiera de Basilea II.

En la actualidad, con una oferta disponible de informes XBRL tan extensa, es necesario incidir en el aprovechamiento que la comunidad financiera puede lograr, en especial en el contexto emergente de las redes sociales donde los pequeños inversores tienen su lugar de encuentro. El reto es ahora dilucidar qué aspectos serán claves en este “período de la demanda” que se avecina. Así, el objeto del presente artículo es recoger los principales avances que se han producido en XBRL desde el 2007, así como vislumbrar el panorama de la utilización de esta tecnología en el contexto de las nuevas comunidades en línea.

1. XBRL como estándar adaptativo

El objetivo del estándar XBRL es la representación de la información financiera en formato digital, mediante el uso de “etiquetas” o “metadatos” previamente convenidos en el contexto de la comunidad financiera. Desde 1998, cuando fue ideado por el experto contable norteamericano Charles Hoffmann, XBRL se ha configurado como el lenguaje preferido por la comunidad financiera internacional, en tanto que importantes reguladores como la Securities and Exchange Commission de Estados Unidos (SEC), la fundación IFRS, el Banco Central Europeo o la propia Comisión Nacional del Mercado de Valores de España (CNMV) han apostado por el mismo. En parte, estos avances se han logrado gracias a determinadas características técnicas de XBRL que es conveniente resaltar:

• Extensibilidad:

XBRL se fundamenta en el uso de taxonomías: al tiempo que el regulador emite las normas en lenguaje natural para que sean interpretadas y aplicadas por la comunidad financiera, se publica también la “versión digital” de la norma, en forma de taxonomía XBRL, como un diccionario de elementos y de relaciones entre los mismos que se publica en internet y que permite a las aplicaciones informáticas validar y procesar el contenido de los informes XBRL (líneas discontinuas en la figura 1).

 

FIGPAG23.JPG
 

Fuente: elaboración propia

 

Las taxonomías XBRL se pueden extender: esto significa que una empresa concreta puede decidir añadir más elementos al diccionario con objeto de utilizar dichas partidas contables internamente, o bien para publicar un informe XBRL más rico, conservando toda la comparabilidad, dado que se reportan también los elementos de información del diccionario inicial común o taxonomía XBRL original. La SEC permite así que las empresas publiquen tanto los informes XBRL con los datos de la empresa como la taxonomía extendida que dicha entidad ha utilizado.

• Dimensiones:

Mediante esta tecnología, desarrollada ad hoc para dar respuesta a las necesidades de reporting multidimensional para los supervisores bancarios europeos (Eurofiling 2011), es posible reportar un determinado dato que venga referido a tres o más categorías o dimensiones.

• Fórmulas:

Con esta nueva funcionalidad, es posible, desde 2009 (Atos 2009: 6), incorporar en el entorno XBRL complejas reglas de negocio de carácter matemático o lógico.

Se puede comprobar entonces cómo, especialmente desde el 2005, los miembros de los grupos de trabajo XBRL especialistas en “dominio”, o, dicho sea de otro modo, los especialistas en negocio y regulación, han trabajado codo a codo con los expertos técnicos para que las especificaciones del estándar recojan toda la casuística y la complejidad propias de un entorno tan dinámico como el del reporting corporativo internacional. Pero la extensión de XBRL no se debe únicamente a su eficiencia técnica: también ha acompañado y facilitado la expansión de estándares de regulación internacional.

2. XBRL como facilitador tecnológico en la adopción de regulaciones internacionales

La utilización de XBRL por primera vez como soporte tecnológico se está produciendo en diversas ocasiones con la entrada en vigor de nuevas normas o estándares, facilitando el proceso de implementación. Ocurre con los estándares normativos IFRS o Basilea II y también con las guías de calidad para reporting, extendido más allá de la información financiera, como el Global Reporting Initiative (GRI) o las iniciativas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) de la Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas (AECA).

2.1. XBRL y la expansión de las IFRS

Tal y como recoge la web oficial de la IFRS Foundation (IFRS 2011), la vocación de XBRL y de las IFRS es común: la estandarización de la información financiera para promover la comparabilidad y la transparencia. Mientras que las IFRS proporcionan el marco conceptual para generar los estados financieros a partir de los procesos empresariales, XBRL es la herramienta que permite concretar qué ítems de información se transmiten, dado que las IFRS son más bien un conjunto de principios generales que no alcanzan ese grado de concreción. Bonsón (2001) apostaba por la expansión conjunta de ambos estándares, el tecnológico (XBRL) y el contable (IFRS) en el marco de la Unión Europea, y finalmente ambas herramientas han alcanzado una aceptación global. De acuerdo con el informe actualizado de XBRL Planet (2011), el proyecto Wiki a través del cual es posible realizar visualmente este seguimiento, el binomio XBRL-IFRS alcanza también hoy a otros países, como Australia. Las IFRS se aplican ya en empresas cotizadas de Brasil, Canadá, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Turquía, y en breve se aplicarán también en Argentina, Corea, México. Son permitidas y hay procesos de convergencia con ellas en Estados Unidos, India, Indonesia, Japón, Rusia y Suiza. Hay que destacar el hecho de que existen jurisdicciones XBRL en la mayoría de estos países, ya sean provisionales o permanentes, como muestra la lista no exhaustiva de la tabla 1.

También resulta necesario destacar que el propio IASB posee una jurisdicción permanente muy activa, con iniciativas como las traducciones de la taxonomía IFRS-XBRL al alemán, árabe, chino, coreano, danés, español, francés, italiano y japonés, o la publicación de ejemplos ilustrativos de la adopción conjunta de la norma y el estándar. El trabajo de esta jurisdicción se concreta cada año en un calendario bien establecido, que incorpora etapas participativas como la publicación de borradores en el mes de febrero, hasta la publicación de cada versión anual de la taxonomía en el mes de abril.

 

TABPAG25.JPG
TABPAG25.JPG
 

TABPAG26.JPG
TABPAG26.JPG
 

 

2.2. XBRL para la supervisión bancaria: Basilea II, COREP, FINREP y Eurofiling

Fue también en Europa, desde el Banco de Pagos Internacionales de Basilea, Suiza, donde se emitió el Acuerdo de Capital de Basilea II, con objeto de regular las proporciones mínimas de capital de las entidades financieras, los métodos para su cálculo y la disciplina de mercado, esto es, las acciones de transparencia que estas deben realizar. Se trata de una norma que se aplica mediante su adopción en forma de directiva europea y que luego se transpone a cada país. En este proceso, los estados de solvencia resultantes aplicables en cada país podían ser, a priori, difícilmente comparables, como se refleja en la figura 2, tomada de Boixo y Flores (2005: 85). La utilización de la tecnología de dimensiones en la taxonomía COREP solventó este problema. Ahora, esta iniciativa se engloba en un proyecto conjunto denominado Eurofiling, con la taxonomía FINREP, destinada a dar soporte a la transmisión de estados financieros IFRS específicos de la banca europea.

 

FIG2PAG27.JPG
FIG2PAG27.JPG
 

Fuente: elaboración propia

 

2.3. XBRL más allá de las fronteras de la información estrictamente financiera

Las ventajas que tiene representar en XBRL la información financiera también han sido percibidas como deseables para otro tipo de información empresarial, como la que se engloba en la actualidad bajo las iniciativas de RSC, teniendo en cuenta un abanico más amplio de stakeholders.

En primer lugar, cabe destacar la Global Reporting Initiative (GRI), con una taxonomía XBRL en desarrollo. La GRI, una organización internacional con base en Ámsterdam, que agrupa multitud de organismos, asociaciones y empresas, lanzó el proyecto Iniciativa global de divulgación o GRI. El objeto de esta iniciativa es proporcionar, mediante el sistema de divulgación de información empresarial, una herramienta de desarrollo sostenible, en tanto que el reporting de información ambiental y social incentiva a las empresas a controlar más fielmente esas áreas y a competir entre ellas por un mejor desempeño en la materia. En la actualidad, más de 1.000 organizaciones en todo el mundo organizan su divulgación de información tomando como base el documento G3, la guía que sintetiza la divulgación según los postulados de la GRI.

La GRI se encuentra estructurada como sigue:

• Indicadores de desempeño económico: se informa sobre el valor generado y distribuido, los costes, la tesorería, los riesgos financieros, las subvenciones, las inversiones y la posición en el mercado.

• Indicadores de desempeño ambiental: se informa sobre los recursos naturales empleados y sobre los residuos emitidos y tratados.

• Indicadores de desempeño social: se informa sobre las prácticas laborales, incluyendo seguridad, salud y formación, el respeto a los derechos humanos reconocidos por la ONU, especialmente en centros de trabajo fuera de los países desarrollados. Se informa también sobre el respeto a la normativa, el pago de sanciones y la responsabilidad hacia el producto, el cliente y la comunidad, incluyendo las minorías implicadas.

En segundo lugar, en los últimos cuatro años, la AECA, a través del trabajo conjunto de sus comisiones de nuevas tecnologías y de responsabilidad social corporativa, ha liderado un proyecto internacional que ha recibido el reconocimiento del consorcio XBRL: la creación de dos taxonomías XBRL para la información de RSC: el cuadro general de indicadores y el cuadro central de indicadores.

• El cuadro general de indicadores (CGI-RSC) se compone de cerca de 500 indicadores derivados de una selección realizada de veinticinco fuentes, nacionales e internacionales, sobre información RSC: códigos de buen gobierno, índices de sostenibilidad, códigos de conducta, guías para la elaboración de informes y certificaciones, etc. Los indicadores (enunciado-dato), de carácter cualitativo y cuantitativo, están clasificados en ocho grandes grupos: datos generales de la empresa, órganos de gobierno, empleados, clientes, proveedores, comunidad, medioambiente y competencia.

• El cuadro central de indicadores (CCI-RSC) se compone de 27 indicadores clave (Key Performance Indicators) seleccionados a través de un estudio empírico de buenas prácticas en empresas internacionales destacadas en el reporte sobre RSC. Los indicadores son exclusivamente de carácter cuantitativo y se clasifican en tres grandes apartados: económico (9), ambiental (5) y social (13).

Estas dos taxonomías sobre RSC, únicas en el mundo, pueden aplicarse a cualquier empresa u organismo público en cualquier país, dado que en su elaboración se han utilizado únicamente estándares de calidad reconocidos internacionalmente. Está disponible en inglés y español y se preparan otras traducciones. Además, las empresas o instituciones que deseen cumplimentar y publicar su información de RSC en XBRL pueden hacer uso del repositorio mantenido por AECA desde su web (AECA 2011).

Así, en tanto que la información disponible en XBRL es cada vez mayor y el abanico de stakeholders es más amplio, se hace necesario disponer de aplicaciones para procesarla y ofrecer un input adecuado a los procesos de decisión de los mismos.

3. Aplicaciones XBRL disponibles

En la tabla 2 se muestran los resultados de un análisis efectuado a principios del 2011 sobre las páginas web de las jurisdicciones XBRL, tanto permanentes como provisionales, que representaban a países o a organismos (como es el caso de la jurisdicción IFRS) que figuraban en dicha fecha en la web de XBRL Internacional (http://www.xbrl.org/jurisdictions.aspx) y que ofrecían páginas web activas. En total, 26 organizaciones, incluyendo al propio consorcio internacional XBRL. El objeto del análisis fue verificar si dichos sitios oficiales de XBRL en cada país ofrecían de manera sistemática una lista de aplicaciones XBRL que pudieran servir para realizar análisis sobre los informes publicados. Las principales conclusiones que se pueden extractar son:

• La propia estructura de las páginas web de estas entidades difiere sustancialmente de unas a otras.

• Así mismo, no existe una clasificación de aplicaciones estandarizada, si bien es posible inferirla, en tanto los grupos de aplicaciones más utilizados son: creación/modificación de taxonomías XBRL, creación/modificación de informes, validadores, visualizadores y otras herramientas que, en este último caso, sí permitirían realizar algún tipo de análisis sobre la información volcada en los informes XBRL.

• Las aplicaciones que se publican son productos que pertenecen mayoritariamente a las empresas tecnológicas miembros de las jurisdicciones.

• Algunas jurisdicciones se limitan a reproducir el contenido de XBRL Internacional al respecto, o proporcionan un link directo a dicha lista de aplicaciones.

• La mayoría de las aplicaciones disponibles podrían considerarse como herramientas para el “período de oferta” de información XBRL descrito más arriba.

 

TABS123PAGS313233a.JPG
TABS123PAGS313233a.JPG
 

 

Se detecta así una carencia de aplicaciones adecuadas para un incipiente “periodo de demanda”. Como se verá en la sección siguiente, diversos autores han señalado también este hecho.

4. XBRL en el ámbito académico

XBRL se ha consolidado a lo largo de estos años como objeto de estudio por parte del mundo académico. Muestra de ello son los tracks académicos que se organizan en cada conferencia internacional XBRL, o la presencia de ponencias sobre el tema durante las conferencias anuales de la American Accounting Association y de la European Accounting Association, en especial en el marco de los tracks dedicados a Accounting Information Systems.

En cuanto a la presencia de XBRL en las publicaciones académicas, Roohani et ál. (2010: 132) analizan los artículos académicos publicados durante el período 1998-2008, realizando también una comparación con artículos de índole más profesional, constatando lo siguiente:

• El número total de artículos por año ha crecido notablemente, de 79 en el año 2000 a 376 al final del período; los autores identifican 1622 artículos en total, parte de los cuales se publica en 29 revistas académicas.

• La primera revista académica en publicar un artículo sobre XBRL fue The International Journal of Digital Accounting Research, editada por AECA, la Universidad de Huelva (España) y la Rutgers University (EE. UU.). Desde entonces, la temática de los artículos no es solo técnica o divulgativa, sino que hay un interés por el rol de XBRL como factor de internacionalización contable.

• Los artículos han seguido las diversas etapas de evolución de XBRL, desde sus inicios y la creación de las primeras taxonomías hasta las fases de implementación.

• Uno de los principales tópicos de investigación en el futuro será la realización de análisis de información empresarial a partir de informes XBRL, por tanto, la disponibilidad de aplicaciones adecuadas para dicha fase de uso de XBRL es indispensable.

Otro aspecto destacado de las actividades XBRL en el mundo académico son las conferencias y competiciones para estudiantes organizadas por el profesor Roohani en la Bryant University, donde los premios se han otorgado también a aplicaciones y metodologías de análisis XBRL, como categoría específica, reforzando el cambio de etapa hacia un período de demanda de información XBRL. Sus conferencias acogen a especialistas ponentes tanto del mundo académico como del profesional.

5. XBRL y las redes sociales: un nuevo modelo de divulgación de información

Es adecuado pensar en el concepto de diálogo corporativo como una nueva situación en la que la empresa les ofrece a los diferentes stakeholders la posibilidad de analizar la información que ella publica sobre su actuación y les habilita también para exponer sus opiniones públicamente en el mismo espacio virtual. Desde ahora, esta situación ideal puede hacerse realidad gracias a los social media.

El término Web 2.0 fue acuñado por Tim O’Reilly en 2004 para referirse a una segunda generación web basada en el uso de diferentes tecnologías, como el Really Simple Syndication (RSS) —sindicación de contenidos web—, podcasting —sindicación de audio—, mashups —combinación aplicaciones preexistentes—, folksonomies —etiquetado popular—, widgets —herramientas web incrustadas en otros sites para desempeñar una función concreta— y sharing facilities —opciones de redistribución de contenidos web a otros usuarios—. Adicionalmente, gracias a esta base tecnológica, se han desarrollado los denominados social media, aplicaciones que ofrecen servicios a las comunidades de usuarios online: blogs, social bookmarking, wikis, media sharing y social networks, que fomentan la colaboración, el aprendizaje conjunto y el intercambio ágil de información entre los mismos. Cualquier usuario puede crear una aplicación, utilizarla y popularizarla. Ahora es cuando la disponibilidad de informes XBRL encuentra a un usuario potencialmente capaz de utilizar dichos informes de manera masiva y distribuida. La Web 2.0 es así un nuevo entorno de internet donde la participación es el elemento clave.

En este nuevo contexto, se hace necesario un modelo diferente de comunicación empresarial, que permita satisfacer las necesidades de información de los usuarios y mantener o mejorar la reputación corporativa en línea. En este nuevo modelo, el uso de los medios digitales para comunicarse con los diferentes stakeholders, así como recibir de los mismos los comentarios que resulten pertinentes, en un proceso de diálogo, resultan esenciales. Las tecnologías Web 2.0, como la sindicación, y una oferta adecuada de informes en formatos abiertos, como XBRL, representan la combinación que da respuesta a este reto.

Por otra parte, los stakeholders son muy activos, tanto en la generación de contenidos propios (vídeos de Youtube, presentaciones de Slideshare, tweets, entradas de blog, etc.) o incluso aplicaciones, como ocurre en la red social Facebook.

Este caudal de información sobre la empresa que no proviene de la misma sino del público que la monitoriza y opina, constituye la conversación, que la empresa también debe estudiar como fuente de sugerencias de mejora y como laboratorio abierto para detectar tendencias que puedan nutrir sus estrategias y tácticas (figura 3).

Así, mientras que en el diálogo corporativo la empresa sigue teniendo un papel preponderante como agente que genera la acción y gestiona la reacción, en el contexto de la conversación, por el contrario, la empresa entra en condiciones de igualdad con los usuarios con los que se comunica.

 

FIG3PAG37.JPG
FIG3PAG37.JPG
 

Fuente: elaboración propia

 

Estas son las nuevas características de la comunidad en línea en la que el análisis de la información empresarial tiene lugar. Y a estas singularidades deben adaptarse las nuevas aplicaciones XBRL, las destinadas al “período de demanda”. Adicionalmente, y en línea con la estética y el funcionamiento de las nuevas redes sociales, estas aplicaciones deben dar prioridad a la generación de gráficos. Como señalan Marshall et ál. (2010: 48) el caudal de informes XBRL es tal que permite un análisis basado en representaciones visuales que puede ser de interés y fácil de comprender para estudiantes e inversores menos especializados, así como proporcionar también la materia prima para la construcción de herramientas de análisis que permitan realizar exámenes sencillos y ágiles sobre la información financiera y no financiera a analistas más sofisticados.

Con objeto de ilustrar el tipo de aplicación que se describe, investigadores de las universidades de Huelva (España) y de La Haya (Holanda) han creado un prototipo. Esta aplicación, denominada XBRL goes social, realiza un análisis del valor añadido generado y distribuido por las empresas españolas no financieras que cotizan en bolsa y que se encuentran incluidas en el IBEX35. La herramienta importa los informes XBRL alojados en la web de la CNMV (donde también existe una herramienta web que realiza análisis comparativos y evolutivos) y calcula el valor añadido, generando diversos gráficos tipo barra y de sectores que pueden posteriormente compartirse no solo en Facebook sino en una gran cantidad de redes sociales. Esta herramienta es una invitación a la comunidad de empresas de software y de expertos independientes que deseen afrontar el reto: ahora que las redes sociales se están desarrollando, al fin el usuario ideal de los informes XBRL ha aparecido, y en su mano está lograr la democratización del análisis empresarial y la transparencia corporativa.

Conclusiones

XBRL se consolida cada vez más como el estándar en la comunidad financiera, acompañando a las IFRS y a otras normas y estándares internacionales en su expansión y facilitando su implementación al concretar formatos de presentación más explícitos y aportar una metodología de grupos de trabajo exitosa y testada.

XBRL supone la piedra angular de la utilización de información corporativa para el análisis. En especial, su carácter de tecnología abierta y libre de royalties la hace especialmente interesante para su utilización por parte de pequeños inversores que solo necesitan una conexión a internet para consultar información corporativa e intentar interpretarla. Este hecho redunda entonces en una mayor democratización de la comunidad financiera y en un estrechamiento del gap existente entre los inversores institucionales clásicos y el resto de inversores.

La extensión de XBRL como lenguaje digital también para la información de RSC, hace que otros grupos de interés tengan a su disposición las citadas potencialidades. El uso combinado de las redes sociales (Web 2.0) y estándares de alta calidad como XBRL representa un nuevo camino en el análisis de información empresarial del siglo XXI. En este escenario, será necesario comprobar qué otras aplicaciones existen en el mercado, así como potenciar los desarrollos en el contexto de las redes sociales más populares internacionalmente.

Bibliografía

AECA (2011)

http://www.aeca.es

ATOS ORIGIN (2010) “Uso de fórmulas XBRL en entornos regulatorios”. V Congreso XBRL España.

http://www.xbrl.es/vcongresoxbrl/

BOIXO I. y FLORES, F. (2005) “New Technical and Normative Challenges for XBRL: Multidimensionality in the COREP Taxonomy”, The International Journal of Digital Accounting Research, vol. 5, pp. 79-104.

BONSÓN, E. (2001) “The role of XBRL in Europe”, The International Journal of Digital Accounting Research, vol. 1, n.º 2, pp. 101-110.

http://www.uhu.es/ijdar/10.4192/1577-8517-v1_5

— (2010) “El desarrollo de XBRL en España: balance de una década”, Revista de la Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas AECA, vol. 91, pp. 19-21.

MARSHALL, B.; MORTENSON, K.; BOURNE, A.; PRICE, K. (2010) “Visualizing Basic Accounting Flows: Does XBRL + Model + Animation = Understanding?”, The International Journal of Digital Accounting Research, vol. 10, pp. 27-54.

O’REALLY, T. (2005) “What is Web 2.0: Design patterns and business models for the next generation of software”.

http://oreilly.com

ROOHANI, S.; XIANMING, Z.; CAPOZOLLI, E. y LAMBERTON, B. (2010) “Analysis of XBRL Literature: A Decade of Progress and Puzzle”, The International Journal of Digital Accounting Research, vol. 10, pp. 131-147.

SECURITIES AND EXCHANGE COMMISSION, SEC (2011)

http://www.sec.gov/

XBRL BRYANT UNIVERSITY COMPETITIONS AND CONFERENCES (2011)

http://www.xbrleducation.com/

XBRL INTERNACIONAL (2011) “Listado de jurisdicciones”.

http://www.xbrl.org/jurisdictions.aspx

XBRL PLANET (2011)

http://www.xbrlplanet.org/